Irrazonablemente feliz…


Te pregunté si eras feliz, me respondiste… razonablemente feliz.

Y ahora en la penumbra de esta noche en la que un cierto airecillo de primavera entra por mi ventana, me pregunto si ser razonablemente feliz es una respuesta que yo puedo entender.
 ¿Qué significa ser razonablemente feliz?
Yo pensaba que ser razonable era otra cosa. Que podía ser razonable ante un enfado, una discusión, una decisión de futuro, una equivocación, pero… no sabía que ser feliz dependiera de que fuera o no razonable.
Aunque es posible que razonable sea una medida de cantidad y lo que me quieres decir es que eres feliz hasta un punto ¿no? Algo así como… soy kilo y medio de feliz.  No, tampoco lo entiendo.
 Yo cuando soy feliz, lo soy. Es posible que mi felicidad dure un minuto, un parpadeo, pero en ese momento soy intensamente feliz. Con una felicidad que se niega a ser razonable, porque eso implicaría que le pongo freno a esa sensación.
No creo que seas feliz, ni tan siquiera razonablemente feliz. Cuando te pregunté inclinaste la cabeza y meditaste tu respuesta.
Podrías haberme dicho “Soy feliz a ratos” “No soy nunca feliz” “No sé lo que es ser feliz” “Soy feliz” pero…  
Elegiste “razonable” y eso me sonó a respuesta que salía de tu cabeza, pero no de tu corazón.
Luego llegó tu pregunta… ¿lo eres tú?
Sí, lo soy… Irrazonablemente Feliz.
Anuncios

4 comentarios el “Irrazonablemente feliz…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s