Lo encontré…

… un día cualquiera.

La librería estaba en una calle del barrio viejo de la ciudad.

Cuando entrabas te envolvía la penumbra y un olor a papel viejo y amarillo. Las motitas de polvo viajaban por el aire brillando atravesadas por la luz difusa de unos apliques pegados a la pared.  Los libros se amontonaban en estanterías que se curvaban por el peso de las letras y sus envoltorios de cartón. Allá donde miraras la imagen de los libros te acompañaban.

Caminé entre ellos sin saber qué era lo que quería encontrar. Mi pasión por los libros me había llevado a aquella cueva de Alí Babá llena de tesoros esperando a ser descubiertos por mí.

Y como si algún extraño designio me hubiera llevado hasta él… lo descubrí…

la tristeza

” A veces viene la tristeza de un lugar o del aire,

de la amistad caída o de un nombre vacío,

del sueño o de la infancia, de una palabra que no pronunciamos,

de lo que creímos y ya no creemos,

de la esperanza y la desesperanza,

de la dura corteza del amor.

A veces viene la tristeza”

… a José Angel Valente, un poeta que fascina.

Anuncios

6 comentarios el “Lo encontré…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s