La otra mirada…

Estaba sentada en torno a una mesa. En ella había nueve personas. Cuando las miraba pensé que excepto a una, las había conocido, a algunas veinticuatro horas antes, a otras apenas hacía un par de horas. Pero me sentía bien.

Aquella era una cena entre gente que amaba las letras. Y yo amaba las letras. Leer lo que otros habían escrito,  escribir lo que yo imaginaba.

Ellos hablaban de los motivos por los cuales escribe un escritor… económicos, egocentrismo, placer…? Cada uno defendía sus argumentos con pasión.

Yo los miraba. Hablaba muy poco. Tan solo miraba.

casualidad2

Me ensimismé buscando mis propios motivos y comprobé que si escribo es porque no podría dejar de hacerlo. Así de simple. El reto de una página en blanco es lo que me hace feliz. Dejar de ser yo misma para convertirme en cien, mil, personajes diferentes. Ser terrible hoy, para dejar de serlo mañana. Retraída ahora e impulsiva en otro momento. Feliz y desdichada a la vez.

Ensanchar mi mundo llegando a otros mundos que he creado con mi imaginación. Hacer que los sentimientos de quien me pueda leer se desborden. Que los compartan conmigo porque son parte de mi yo más íntimo. Los he vivido. Y así cuando ya parece que no queda nada dentro de mi, seguir viviendo y sintiendo, para poder volver a contar historias.

Es posible que muera un poco en cada una de ellas, pero sé que volveré a renacer convertida en alguien diferente. Así de simple, otra vez.

¿Son esos los mismos motivos que impulsan a escribir a mis compañeros de mesa? ¡No lo sé! Pero tampoco ahora es demasiado importante.

Los miro y me siento feliz. Allí está mi Reflejo, algunos nuevos amigos, y un maravilloso duende que me mira y me hace sospechar que me ha descubierto, porque… ¿sabéis?… él es un duende, como en los cuentos.

Anuncios

23 comentarios el “La otra mirada…

    • Hola, mi querida Chari. Hoy he faltado a mi cita en twitter, pero no he parado en toda la mañana. Gracias por tu presencia constante aquí. Las dos amamos las letras y eso nos une.
      Un beso enorme…

  1. Que bonito María. Has reflejado exactamente lo que es escribir: vivir mil vidas, ser tantos personajes como la imaginación te permita, volar, ser libre… Ah y ese duende que me mira pensando que te has vuelto loca. Si, escribir es eso.
    Un abrazo

    • Es que para mí, Manuela, escribir es precisamente eso, de ahí que no pueda dejar de hacerlo y cuando no tengo tiempo noto como si me faltara algo importante y que necesito.
      Un abrazo desde una tarde de solecillo de otoño…

  2. Debería denunciarte por incitadora a la escritura… A ti, y a las otras dos Chicas de Madrid que me llevaron y guiaron desde aquel café en el Círculo de Bellas Artes a aquel otro en el Café Gijón. Provocadoras de instantes increíbles, de relatos cómplices, de lecturas de los ojos y la mirada en voz alta… Aquellas con las que me ocurrió lo mismo que contigo la primera vez que te vi… Lo recuerdas…?

    Una mirada, una sonrisa y toda aquella tarde de conversación…

    Un beso de esos ” Un beso de esos que ponen contento, y los dos se creyeron ‘signing in the rain’ ”

    – Letra de la canción de Zenet –

    • Ah, querido, Josep, es que tú no lo sabías pero aquella tarde también estaba con vosotros y me pasee desde el Círculo hasta el Gijón. Recorriendo un camino que sabía que recorrería con vosotros en el futuro.
      Y no me denuncies por ser un poco brujilla porque el recuerdo de aquella mirada, aquella sonrisa y la conversación me absuelve de todas “mis fechorías”.
      Un besos de esos de al caer la tarde y sus íntimos deseos…

      • Gualaaaa… Ha dicho “íntimos y deseos” en una misma frase… voy cerrando el negocio por la vía de urgencia… no mujer, tardaré un poquito.

        Un beso querida amiga… sí, sí, he dicho “querida y amiga” en la misma frase… tú verás…!

      • Uys!, miedo me das… no te vayas a pillar un dedo mientras cierras. Hay tiempo, yo aún tengo que ir a por nuestros amigos al aeropuerto. pero luego… bueno, tú ya sabes… ¿No?, pues dile a nuestra común amiga que te lo explique, jiji.

        Besitos entre Pinto y Valdemoro… Ays! no, que me he equivocado, quería decir entre tu casa y la mía.

  3. ¿Sabes?, si tuviese que explicar porqué escribo, no sabría argumentarlo, sólo sé que desde que me decidí a hacerlo, cada vez lo necesito más…
    Tendré que reflexionar más sobre ello. 🙂

    Besos.

    • Hola Alberto,
      Es curioso esto que me dices porque es lo mismo que acabo de contestar a Manuela. Cada vez lo necesito más. Puedo intuir por qué escribo, pero es difícil ponerle palabras a esa necesidad.
      Cuando hayas reflexionado… me cuentas tus conclusiones. Vale?
      Un abrazo entre viernes y sábado…

  4. Yo escribo por escribir,
    y escribo con sentimiento,
    que quiero al aire lanzar
    pesares que llevo dentro.
    Yo escribo por escribir
    y darle salida al alma,
    para que encuentre en las nubes
    el rastro de mi esperanza.

    Un besazo, fuerte de viernes noche.

      • Pluma de escribir te refieres, ¿no? Ay chica, porque de la otra no tengo, chocho. jeje. Perdona, es una mala broma.
        Besote, María, ya en horas de comer.
        PD.- Oye, que yo también siento contenturas cuando te veo.

      • je, je, pero que remalo eres. De escribir, hombre, aunque tampoco pasaría nada si fuera de la “otra”.
        Besines de esos que se dan a la hora de merendar…

  5. Algunos de los mejores momentos llegan leyendo y tantos otros escribiendo. Eso pasa en todas partes, pero lo segundo lo considero más una potencial adicción, al placer por el placer de forma crónica le llaman patología. Un abrazo de esos que les das a la familia cuando acaba el tiempo de visitas en el frenopático. 😉

    • Eso está bien, Eduardo, avisar para por si… en mi caso no llega a ser una adicción, sólo es que me lo paso realmente bien y cuando no lo hago es como echar de menos algo que te hace feliz, pero sin sufrir.
      Besos, de esos que se dan cuando en el frenopático te dan natillas para merendar…

  6. LOS AGAPES DE LOS IONTELECTUALES A VECES NOS EXPRESAN SENTIMIENTOS CONTROVERTIDOS, PUES NADIE ES IGUAL A MADIE, UNOS ES EL INTERES ECONOMICO POR SUBSISRTIR, LOABLE, OTROS POR DAR A CONOCER SUS IDEAS, LOABLE Y OTROS POR QUE LES AGRADA SABER QUE EL RESTO DE LOS MORTALES DISFRUTAN CON CADA PAGINA QUE LEEN DE SUS ESCRITOS Y DISFRUTAN MAS QUE EL LECTOR SOLO CON IMAGUINARLO. ESTO ES MI PENSAMIENTO. UN ABRZO MARIA

    • Sí, Lambertus, esos son los diferentes motivos por los que las personas escriben. Y a mí me parece razonables los motivos de cada uno. Yo, personalmente, es porque me siento feliz cuando lo hago y feliz cuando alguien me lee y pasa un buen rato.
      Más abrazos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s