Paniker y yo…

Llovía, llovía a mares el día que me hablaron de él.

No de él, de su obra. De su estilo brillante y vivaz y de como sus libros son una enseñanza fascinante sobre el arte de vivir.

¿Has leído a Pániker?, me preguntaron.

Y yo no había leído nada de Pániker, pero pensé que mi prestigio como lectora compulsiva se iba al garete ante aquellas personas interesantes, informadas y atentas al mínimo evento cultural.

Así que… dije que sí.

¿Has leído Cuaderno Amarillo? Me preguntaron.

El cielo seguía llorando incontables lágrimas y eso fue lo que me salvó de que descubrieran que era una mentirosilla. El agua interrumpió nuestra conversación.

Pero ya la semilla estaba plantada… ¿el arte de vivir?

 

libro en el sueloAhí sí que no me salvé porque aquel libro se convirtió en una obsesión. Y su búsqueda se convirtió en un largo peregrinaje para encontrar aquel libro, ameno y profundo, según el sentir de los que lo habían leído.

Entre cafés y paseos  en una ciudad que empezaba a sentir hostil, no quedó librería por recorrer. Fuera grande o pequeña, yo entraba con ojos suplicantes preguntando si allí tenían el objeto de mi deseo. Salía decepcionada.

En algunos momentos llegué a pensar que el propio Pániker, allí donde estuviera, se estaba vengando de mí por no haber prestado más atención a su obra.

Un día, paseando mi desencanto, lo entendí. Desde la penumbra de un lugar saturado de libros me llegó la explicación: “Está descatalogado”

Decidí que era el momento de renunciar a conocer las confidencias, porque El Cuaderno Amarillo es un libro de confidencias, del filósofo, ingeniero y escritor, que aboga por una muerte digna.

Pero… no acabó aquí la historia. 

Un sábado de sol, paseaba por la calle Canuda, Pániker ya no ocupaba mi memoria, pero al ver aquella librería de viejo, la antigua inquietud volvió.

Atravesé la puerta como quien se introduce en un templo y me envolvió un aroma a antiguos recuerdos aprisionados en miles de libros y en sus hojas de papel. Avancé despacio mirando a ambos lados y de repente como si siempre me hubiera esperado allí, lo vi. El rostro enjuto de un hombre con una mirada entre adulta e infantil.

 

El “Cuaderno Amarillo”, viejo y mil veces leído, pero que llegaba hasta mí con las palpitaciones de tantas personas que lo tuvieron en sus manos, de tantas sensaciones, recuerdos y hasta rechazos.

Lo cogí casi con reverencia y me dirigí a la caja.

Son diez euros ─dijo el vendedor. Vio mi cara de sorpresa mientras volvía a guardar mi tarjeta de crédito y sacaba un billete.

─ Es de segunda mano señora ─me dijo, como si quisiera aclararme algo que para él era evidente pero para mí no.

─Qué barato puede ser cumplir un deseo ─pensé y me despedí.

Al llegar a la calle no pude evitarlo, abrí el libro por una página cualquiera y leí: “la vida no es un problema a resolver sino una realidad a experimentar…”

Sí, aquel libro prometía ser un tesoro.

Anuncios

31 comentarios el “Paniker y yo…

    • Hola Anna,
      Es para leerlo despacio, pero yo creo que te gustará.
      Muchísimas gracias por tus palabras. Eso me estimula a seguir escribiendo.
      Un abrazo fuerte, fuerte desde aquí…

    • Hola Alberto,
      Sí que valió la pena. Es un libro para leer a ratitos, pero que tiene un gran fondo.
      Ya me contarás tú qué opinas, si lo lees.
      Besetes de tarde…

  1. Gracias por atender mi petición, la otra vez, casi invisible, no pude poner mi comentario. Yo tampoco había oído nada de él y con tu entrada me has dado a conocer un estupendo escritor, del cual, creo tener varias similitudes, soy agnóstica y me gusta la filosofía del taoísmo, que no es ninguna religión, asimismo estoy a favor de “la muerte digna”, de hecho hace tiempo en una notaría hice mi testamento vital. Voy a buscar el libro que indicas o lo buscaré en bibliotecas, sé que será de mi agrado. Mis felicidades por tan interesante blog.

    • Hola Rosa,
      Es que fue un despiste y se me “coló”. Me alegra que ya la hayas podido leer tranquilamente. A mí me lo dieron a conocer unos amigos y estoy contenta de haberlo leído. espero que tengas suerte y lo encuentres. ya me lo dirás.
      El testamento vital… algo que tengo pendiente.
      Muchos besos y contenta de “oírte”…

  2. Me encanta la filosofía, pero tengo que confesarte que Pániker no me llama la atención. No se si abras leído “El mundo de Sofía” de Jostein Gaarder. Para mi fué una forma de entender y plantearme la filosofía, la religión y el misticismo desde los grandes filósofos griegos hasta nuestros días. Lo tengo desde hace muchos años, y de vez en cuando lo vuelvo a leer. Estoy pensando en verlo un poco con mi hija (que tambien se llama Sofia) porque está ahora en la etapa de terror ante la muerte. Y me encanta como describes tus sensaciones al tocar ese libro viejo y releido. Los libros siempre siguen vivos. Un super abrazo.

    • Hola Cris,
      No he leído El mundo de Sofía, pero si que he leído de Gaarder Vita Brevis y es uno de mis libros favoritos. Intentaré leer el que me recomiendas. El único problema es que tengo tanta lectura acumulada que no sé cuando conseguiré leer todo lo que tengo 😦 pero todo llegará.
      Un abrazo cariñoso…

  3. Creo que hace años leí unas cuantas páginas sueltas de un libro de el, me gusto mucho y pensé en buscarlo y leerlo con más profundidad, pero en aquellos momentos me fue imposible y luego se me olvido, gracias a ti he vuelto a recordar.
    Un fuerte abrazo de un martes muy luminoso y soleado, invita a un paseo.

  4. Vos si que sois un tesoro de los de sabiduría intrínseca… Ains que haría yo si no te hubiera o hubiese conocido…?

    Nota Mental para Dominio Público: Quién tenga la oportunidad de sentarse frente a esta Chica se va a llevar dos gratas sorpresas. Una, la manera como explica con detalles -casi a modo de relato- las vivencias y las cosas que le suceden a diario. La otra… no os preocupéis… os lo aseguro… salta a la vista.

    Quedar con ella frente a una taza de café es muy cardiosaludable.

    Un beso de los de ” Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así, aprovecharlo o que pase de largo, depende en parte de ti.”

    -ponle tú la música-

    • Ays, como se nota que eres mi amigo, amiguísimo!!!
      Y así y como me das pie y solo por prescripción facultativa, creo que debemos quedar urgentemente para tomar un café.
      Qué dónde…? Ya lo sabes, donde siempre.

      Otra nota mental: Recordar ponerme en modo “pavo real” después de todos los piropos que me ha echado Josep.

      La música la he puesto el próximo día 13…

      Besetes de esos llenos de expectativas…

  5. Yo me acuso de no haber leído nada de Paniker, y me da mucha rabia porque no puedo expresar lo que sentí al leerle. Pero sí puedo entender el sentimiento de encontrar un libro buscado con devoción, porque ayer mismo encontré uno que llevaba buscando desde hace semanas.

    ¡Cómo me ha gustado tu relato! y qué preciosa sensación la de entrar en la librería Canuda, sensación que no volveremos a sentir nunca más.

    Besos literarios.

    • Entiendo lo que dices, Chelo, porque a mí me ha pasado en algunas ocasiones. Buscar y buscar y cuando ya lo he encontrado, te entra una sensación de triunfo tremenda.
      Qué pena la librería Canuda! Cuando desaparecen ciertos sitios es como si se esfumara una parte de la historia de la ciudad, verdad?
      Mil besos, preciosa y hasta mañanita…

  6. Acabas de despertar mi curiosidad hacía Paniker. No conocía a este autor, y ya corro a la Biblioteca en busca del Cuaderno Amarillo.

    Por cierto… ¿Sabes? Yo también soy de esas que cuando me preguntan si he visto tal o cual película de esas de cabecera, o leído tal libro, a veces me puede esa mentirosilla que hay en mi, y termino diciendo que si, aunque sea que no… Cualquier cosa, con tal de evitar que se descubra que no estoy tan al día como parece.

    Como siempre, todo un placer leerte.

    • Pues ya me dirás, Manu, qué te parece.
      Ya sé que no se debe ser mentirosilla, pero algunas veces nos pierde ese punto de vanidad. Pese a eso, no lo somos demasiado, verdad?
      Mil besos, preciosa…

  7. ¡Qué bonita entrada María! Te juro que uno tiene la sensación de entrar a la librería contigo (la cual sí, es un templo) y hasta ve tu cara de asombro y todo. los libros son así, a veces los elegimos y a veces nos elijen ellos a nosotros. También me gustó eso de que abriste el libro al azar y apareció una frase ya rica en matices y muy prometedora. Parece que te estuviera saludado de una manera cómplice “Oye, estaba ocupado enseñándole a otro que lo necesitaba más que tú en ese momento; pero tranquila, ahora estoy aquí”. Contra lo que se dice habitualmente, los libros sí muerden; y si tenemos suerte nos dejan una Marca profunda.
    Cariños y comparte algunas perlas de ese volumen.

    • Hola Borgeano,
      La cara podía ser igual que la que pone un niño cuando le conceden un deseo. Y es que las librerías me apasionan y si es “de viejo” tienen un encanto añadido. Pienso como tú, que los libros están vivos y que, algunas veces, nos dejan ya no sólo enseñanzas, sino marcas que nos acompañan toda la vida.
      No es un tópico cuando la gentes dice que un libro es un tesoro.
      Mil abrazos desde este lado del mar…

  8. Buenos días María:
    Sin duda ese libro será un tesoro, como uno que tengo yo y abro todos los días!
    Me gusta esa cita de una página con alma.
    “la vida no es un problema a resolver sino una realidad a experimentar”
    Un besazo mi querida María, estaré un tiempito por aquí de cine, gaviota necesita un descanzo.
    Muaskk

    • Y es cierto Carmeta, la vida aunque no es sencilla, está ahí para ser vivida de la forma que elijamos hacerlo.
      Ah! Y gracias por lo del libro.
      Un abrazo cercano…

  9. FESTA DELLA DONNA SOLO L’8 MARZO ?
    NO GRAZIE , IO LA VOGLIO FESTEGGIARE E VENERARE TUTTO L’ANNO QUESTA UNICA E SPLENDIDA CREATURA !.. AUGURI A TUTTE LE DONNE VICINE E LONTANE * BY NANCY *

    • Tienes razón, Nancy, el día de la mujer son todos los días el año, porque para eso somos uno de los milagros de la creación.
      Besos desde aquí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s