La timidez…

Desperté en la mañana, rebuscando en el baúl de las cosas perdidas.

Miro, miro y pienso que quizá no se hayan perdido, tan solo se han teñido con la pátina del olvido.

Mientras le echo un pulso al tiempo, la luz inunda mi habitación y recuerdo que cuando yo era niña, era tímida, demasiado tímida.

Entonces construí a mi alrededor otra imagen. La imagen de una persona para la que los retos sólo eran nuevos obstáculos a saltar, los problemas tropiezos a resolver y y todo ello con lo que llamamos “una cara impresionante”.

Les engañé. Engañé a todos los que me rodeaban y les hice creer, que cuando me sonrojaba era de complacencia y que las miradas de la gente era el alimento que necesitaba mi ego.

Lejos de la realidad. Porque si, por casualidad, llamaba la atención por algo, en mi interior la timidez me agobiaba, aunque el exterior aguantara el reto.

mascara3Llegó un tiempo en que mi disfraz se convirtió en una segunda piel y ya no supe reconocer a la niña tímida que seguía viviendo en mí. De tal manera que cuando alguien me conoce y ve más allá de esa otra imagen y descubre la timidez acurrucada en un rinconcito, me niego a mí misma. Pero al hacerlo,  noto una nota discordante que chirría dentro de mi cabeza.

¿Quien es tímido? Yo no lo soy.

Me piden que presente un libro. Y ahí empieza el reto. ¿Seré capaz? Tengo que serlo, ellos no lo saben.

Cuando me enfrento a muchas caras que me miran,  la nota discordante vuelve a chirriar en mi cabeza y ya no puedo negarme. Porque la timidez, sigue estando ahí y me lo recuerda ya que es una parte de mí misma, que a estas alturas de mi vida ni quiero, ni puedo borrar.

Mis pensamientos se enlazan con la mañana en la que rebuscaba en el baúl de de las cosas perdidas y me recuerdo como la niña tímida que fui, que soy y que seguiré siendo.

De nada sirven las máscaras ni las imágenes que puedas crear de ti a lo largo de tu vida. Sólo están teñidas con la pátina del olvido. Ese yo tuyo profundo y auténtico surgirá para recordarte que lo mejor de ti mismo reside en esa autenticidad.

“Sé tu mismo. Todos los demás, ya están ocupados” Oscar Wilde

 

Anuncios

32 comentarios el “La timidez…

  1. Nada mejor para vencer la timidez que enfrentarse al público en la presentación de un libro, en un recital, en un círculo… Vencer el ánimo que tiende a esconderse. Y qué bien lo has expresado, María. Me ha gustado mucho el enfoque… Un beso y mi cariño siempre.

    • Hola Julie,
      Creo que es una de las cosas que más difíciles resultan para alguien que es tímido. Una presentación, es enfrentarse a muchos rostros que te observan, pero también, como dices, es un ejercicio para superar la timidez.
      Gracias por estar siempre aquí dándome ánimos.
      Un beso enorme…

  2. Precioso texto. Tal vez seamos todos un poco como aquel dios Jano, que con sus dos rostros nos íba mostrando una cara según le convenía. Como en un círculo, en el que las capas y el maquillaje que nos aplicamos va apareciendo y desapareciendo como le da al viento y a la vida.

    Feliz semana

    • Y también como el dios Jano, esas capas de maquillaje no debieran impedir que bajo su advocación, todo tuviera un buen final. Que nos diéramos cuenta que, pese a todas las máscaras, siempre somos y seremos, nosotros.
      Un abrazo y feliz martes, Likati…

  3. (Dicen que los tímidos son perfeccionistas…..
    Te reconoces en esto ?……………………………)

    Cuantas cosas dices que me recuerdan my infancia y juventud!
    Que lucha la nuestra!
    Tu relato es impagable por estilo y significado!

    • Hola Anna,
      La perfección la busco, aunque aún estoy lejos de conseguirla. Y sí, es una lucha, pero si conseguimos, aunque sean pequeñas victorias, ya nos podemos dar por satisfechos.
      Gracias, querida, eres muy amable.
      Un abrazo cercano…

  4. Quien te conoce en grado 1 se asombra de tu “savoir-faire”. Quien te conoce en grado 5 se impregna de tus sabias y azules intenciones…
    Quien -como yo- te conoce en grado 7… ahí amiga mía, es cuando te conviertes en macedonia de sensaciones y aportas un plus de generosidad y cariño que los entendidos queremos siempre como postre…

    Un beso de esos de los de que bonito es verte al natural y sin máscara y en algunas otras ocasiones… [léanse los puntos suspensivos como un grupo de hormigas riéndose a carcajadas]

    • Quien dice que se necesita toda una vida para conocer a alguien, creo que se equivoca. Ya ves, tú y yo hemos necesitado tan sólo cinco minutos y dos cruces de miradas azules, para llegar al grado siete. Quizá por eso, no existen máscaras entre nosotros, sólo intercambio de generosidad y cariño.
      Un beso de esos de entre espárragos y pilpil… no sabría yo qué escoger. Aunque si me preguntan… prefiero esa mirada azul.

  5. Quien no ha tenido un complejo de pequeño o joven???? Yo también tenia uno y me causaba ser una niña introvertida. pero así no se puede llegar a ninguna parte y no se como lo hice que con los años he sabido cuando ser introvertida y a veces algo o bastante extrovertida, en esto muchas veces influyen las buenas amistades.
    Eres estupenda… besote!!!!

    • Cuando eres joven piensas que la única tímida eres tú, pero con el paso del tiempo y las confidencias de los amigos, te das cuenta que es “una enfermedad común en la adolescencia”, casi siempre.
      Tú, sí que eres estupenda, querida Rosa.
      Un abrazo muy apretadito…

  6. La timidez en la niñez nos hace pasar muy malos momentos, será la falta de confianza, la inseguridad que nos hace encerrarnos en un rinconcito o como tu bien dices crear una máscara para engañar a todo el mundo.
    Yo soy de los primer grupo, esa niña que siempre se escondía y he tardado años en dar el paso que tu distes, enfrentarte al mundo, a pesar que lo hacías a través de una máscara.
    Eres una gran persona y quizá esos retazos que te quedan de niña es lo que ahora se ha transformado en esa gran sensibilidad por lo que te envuelve.
    Un abrazo muyyyy fuerte y besitos.
    Cristina

    • Hola Cristina,
      La más cara te protege, pero cuando sólo te enfrentas a ti mismo, te das cuenta que la timidez se ha ido retirando hacia un lugar que casi has olvidado, pero que en cuanto bajas la guardia, allí está de nuevo.
      Asumir que sigues siendo el tímido que eras, te hace sentirte libre.
      Un abrazo, preciosa y gracias siempre, por tus palabras…

  7. ─────▄▌▐▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▌
    ───▄▄██▌█ ░░░░█▀ █ █▀█ █▀█░░-NANI- ▐
    ▄▄▄▌▐██▌█ ░░░░█▄ █ █▀█ █▄█░░░-ABBRACCIO-▐
    ███████▌█▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▄▌
    ▀(@)▀▀▀▀▀▀▀(@)(@)▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀▀(@)▀

    • Es una labor de día a día, de constancia y de valor. Porque, algunas veces, descubrimos cosas sobre nosotros mismos, que no son como esperábamos.
      Otro abrazo para ti, querido Joaquin 🙂

    • Pues cuidadín con eso de hurgar bajo las faldas… puedes encontrar alguna sorpresa que no te esperas 🙂
      Saludos y bienvenido. Yo también hurgaré bajo las tuyas…

  8. Maravilloso texto María, es un placer leerte.
    Y en cuanto a la timidez quiero decirte que respondo a ese patrón que describes. Hay quien se crece hablando en público.
    Hay quienes tenemos que parecer que nos crecemos. ¡Toda una vida!
    Incluido el pasado día 22.

    Un fuerte abrazo y ánimo con esa presentación.

    • Hola Isabel,
      Como ya le comenté a Alberto, la timidez es un mal de juventud que no se cura con la edad porque siempre queda ahí en algún rinconcito. Pero, como dices, hay que crecerse.
      Estoy segura que tú lo hiciste el pasado día 22.
      Un abrazo muy fuerte, fotógrafa de la naturaleza…

  9. “…quizá no se hayan perdido, tan solo se han teñido con la pátina del olvido.” Es una frase preciosa, María.
    Con respecto al tema que tratas, somos dos (o varios) los que sufrimos de mucha timidez en nuestra infancia y a pesar del paso del tiempo, aun quedan resquicios de ella. La ventaja es que ahora tenemos más herramientas para vencerla, aunque siempre nos brinda una dura batalla la muy desgraciada.
    Ánimos; que tú puedes. Supongo que ya nos contarás la experiencia.
    Me da mucho gusto estar por aquí nuevamente.
    Cariños.

    • Querido Borgeano,
      Muy contenta de verte por aquí porque significa que todo vuelve a estar bien.
      Tienes razón, la timidez siempre está ahí, pero con los años y la experiencia, sabemos gestionarla de una forma más sencilla y menos traumática. Por eso ahora puedo y estoy segura que tú también.
      Un abrazo enorme desde aquí y bienvenido…

      • Todo vuelve a estar bien, por fortuna.
        Con respecto a la timidez, aunque podemos gestionarla a veces aun gana alguna que otra batalla y uno se encuentra después con el clásico “¡Ay… por qué no me animé, si era tan sencillo…” Pero en el momento en sí esa sencillez no es tan evidente.
        Abrazo retribuido con creces.

  10. Querida María tú puedes con todo como no! además lo harás divinamente y con la sencillez y elegancia que te caracteriza.
    Que tengas un feliz miércoles.

  11. I come to you with love Especially for You much happiness and good health transmits the iubire.Va want a magical evening and a good night sleep and blessed.


    • Asumirla y poder gestionarla, creo que es una labor de toda la vida, porque cuando crees que la has dejado atrás, ahí está de nuevo.
      Mil besos, Cris, guapa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s