Con el otoño…

… llegó tu sonrisa imaginada.

La puesta de sol, rompiendo en mil colores un cielo que prometía azules, dibujó al atardecer una paleta de rojos y anaranjados.

Ya está aquí , pensé.

Es el tiempo de las uvas, de las manzanas. De los membrillos y las castañas asándose frente al hogar.

De las mantas y los libros en las tardes en que el sol agoniza con susurros velados.

De la nostalgia y acaso de la melancolía.

Del tiempo pintado en rojos, amarillos, dorados y ocres.

Del viento, que se enreda en nuestros pensamientos, evocando otro tiempo y otra estación.

Del agua, que cae dibujando caminos a ninguna parte.

Es la puerta del invierno que se abre mientras, como una sinfonía, suena el crujido de las hojas.

Es el tiempo de otoño.

Feliz otoño de locuras y ternura…!!!

Anuncios

45 comentarios el “Con el otoño…

    • Pues fíjate que ni me había imaginado yo esas uvas como unos ojos (dalinianos)… es lo que tienen las diferentes miradas, que siempre te descubren otros paisajes.
      Besetes, icástico.

  1. No me importa repetirlo mil veces… es una maravilla leerte!!!!! cómo expresas la palabras que tengo en mente pero yo NO se ponerlas por escrito. Repito … te envidio (sanamente)… Un abrazo!

    • Sí, sí que sabes ponerlas por escrito, Rosa, pero me alegra ser capaz de pasar a letras lo que tienes en tu mente. No me envidies por eso.
      Un abrazo inmenso, querida amiga.

  2. Magnific Maria!! Llegint-te quasi voldria que sempre fos la tardor….
    La tardor ens,
    Obsequia amb els codonys i les magranes,
    els bolets i les castanyes,
    la coloració de les fulles dels arbres,
    el sol amagant-se entre els núvols,
    la foscor escurçant els dies!

    • Gracias Narçis!
      Los regalos que nos hace el otoño son, como dices, para desear estar siempre en esta estación. Quizá un poco nostálgica, pero muy bella.
      Me encantan los membrillos y las granadas 😉 😉
      Un abrazote…

  3. El otoño me llena de luz, arena y sal, pero me deja -qué prosaico- falta de bits, de esos con los que comunicarse a través del misterio electrónico. Es lo que tiene andar de acá para allá, que llego tarde o no llego. Pero me compensan esta luz, esta arena y este mar, que también participan del otoño con su caricia y su descanso.

    Besos salados, María.

    • Hola Emma,
      Pese a la falta de bits y a ese andar de acá para allá, siempre llegas en el momento oportuno.
      Comparto en la distancia la luz, la arena y esos atardeceres dorados sobre el mar.
      Besos otoñales teñidos de luz, querida.

    • Hola Francisco,
      Si, el otoño es algo melancólico, quizá por eso sus colores son suaves y dorados, para envolvernos en su calidez y así al arroparnos nos sentimos menos nostálgicos y melancólicos 😉 😉
      Gracias y un beso grande.

  4. Hola María,
    que bien describes al otoño! Me imaginé los bosques de un colorido precioso, el viento que sopla moviendo las hojas y algunos frutales que todavía están cargados de aromas y frutas sabrosas. Evocas sensaciones bonitas……. al final no estaremos tan tristes que el verano haya terminado!
    Un abrazo fuerte

    • Hola Yvonne,
      No debemos estar tristes por el verano pasado. Ahora llega el otoño y hay que disfrutar de su serenidad, de sus colores suaves y de las sorpresas que nos pueda deparar.
      Un abrazo muy grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s