Atraemos…

… aquello que deseamos…

Y aunque también atraemos lo que no deseamos, somos capaces de reconvertirlo o desecharlo.

Por eso somos luchadores.

La vida se compone de pequeños momentos, de situaciones desesperadas, de instantes únicos e irrepetibles, de despedidas físicas y emocionales.

Atrapados en un torbellino de sentimientos que igual nos llevan de la alegría  al llanto, del odio al amor, del egoísmo a la generosidad.

Todas esas sensaciones nos agitan, nos conmueven, nos enternecen, nos atrapan, para finalmente comprobar que no sirve de nada rebelarnos  contra la vida que nos ha tocado vivir.

A veces se nos hace difícil combatir contra las mareas que mueven un destino que, en algunos momentos, podemos cambiar y en otros se nos presenta como algo ineludible.

Como si todo estuviera escrito en un libro al que sólo tenemos acceso cuando los hados lo permiten y no cuando nosotros lo deseamos.

Pero somos luchadores, únicos e irrepetibles…

… y por eso intentamos dirigir nuestra vida, una vida que al fin…

… es sólo nuestra.

Anuncios

64 comentarios el “Atraemos…

  1. Hay una parte que si que está escrita en un libro a mi parecer, pero hay otra que nosotros determinamos María, y lo que nos queda es intentar cambiar algunas de las cosas escritas a través de nuestra lucha diaria.
    y luego el destino ya se encargará de sorprendernos.
    Un beso enorme querida!

    • Hola preciosa Ana,
      Eso es lo que vengo a decir. Somos totalmente capaces de cambiar algunas de las cosas que nos trae el destino. Otras no podemos, porque es imposible, pero ahí está nuestra fuerza, podemos luchar contra ellas, para que, al menos, o nos duelan menos o no se lleven por delante nuestra vida.
      Besetes cariñosos desde el calor de una manta a rayas.

  2. Es verdad. Alguien me regalo una frase.
    Un minuto en la vida no se vive dos veces.
    Debemos y podemos luchar en cualquier momento y este será algo especial.

    Un abrazo.

    • Te regalaron una frase muy sabia, Efe! Es cierto, ningún tiempo hay en la vida que se viva dos veces, por eso hay que conservar los instantes como algo único e irrepetible.
      Besetes anochecidos.

    • Eso es algo que nosotras ya sabemos, querida Isabel. Luchar por la vida y por la felicidad es la esencia del vivir.
      Me alegra verte por aquí, amiga mía.
      Besetes entrañables.

    • Tantos consejos, querida Anna, podemos recuperar cada mañana… Pero hoy este puede ser el consejo. El destino quizá sea voluble, pero podemos hacer un esfuerzo por dirigirlo.
      Besetes desde el frío otoñal.

    • Pues sí, mi querida Julie!
      Somos únicos, maravillosos y aunque en muchos momentos pensemos que esa es una idea falsa, sólo tendremos que mirar alrededor y siempre encontraremos algún ser maravilloso.
      Besetes desde esa estrella que es nuestro cariño.

  3. Una entrada interesante, María. Yo casi añadiría el hecho de que no solo atraemos lo que deseamos(aquello positivo que pensamos nos hará más felices), sino también lo que pensamos. Por ello a veces nos ocurren cosas que no las deseamos, pero las hemos alimentado, consciente o inconscientemente.
    Un abrazo.

    • Hola Q.M.
      No es la primera vez que oigo esta idea que tú planteas. Tendremos que ir con cuidado, porque, si es cierto lo que dices, podemos encontrarnos con más de un problema.
      Gracias por visitarme.
      Besetes de esos que se alimentan conscientemente 😉

    • Querida Joaqui,
      La esencia de la vida, creo que es vivir. Vivir cada instante, bueno o malo, pero siempre con intensidad. Que la vida no pase por encima de nosotros como una apisonadora, pero que la sintamos, porque eso nos hace estar vivos.
      Besetes para mi amigo.

  4. Todo se ordena; si no ¿Qué sería de nosotros? Y se ordena gracias a nuestra capacidad de elegir. Imagina la nostalgia por lo que pudo haber sido y no fue porque en aquel momento elegimos (atraímos) aquello que deseábamos. Y dices bien: somos luchadores. Porque también atraemos lo que no elegimos ni queremos, y ahí viene la lucha por rechazarlo, dominarlo o asumirlo, para recuperar el orden, sea cual sea.

    Un beso ordenado y en desorden a esta hora del crepúsculo.

    • Querida Emma,
      No has podido definir mejor mi pensamiento.
      Pienso que la vida es una lucha, pero que no necesariamente tiene que ser triste, ni dura. Hay momentos para todo y esos momentos difíciles, son los que tenemos que asumir, siendo conscientes de que para recuperar “ese orden” es necesario afrontarlos.
      Besetes que se ordenan desordenan y brillan a esta hora del crepúsculo, amiga mía.

  5. Genial María, un golpe de optimismo y energía tremendo. Yo no puedo pensar que atraemos lo que pensamos….porque en fin….tú ya sabes…Y tampoco deseo una vida en orden, equilibrio…A mí me va el cambio, el fluir, el dejarse llevar, el vivir….al fin y al cabo.

  6. No, mi niña, sé que hay “cosas” que atraemos y nunca las hemos ni siquiera pensado. Esas cosas son las que se escriben en el libro de la vida y que desearíamos que ni existieran las letras para hacerlo.
    Como tú dices, a cada uno nos va una manera de vivir. Tú dejas fluir la vida con lo que eso lleva de cambio y otros persiguen el orden porque es lo que necesitan. Pero todo es vivir. Para mí lo importante es luchar por elegir la forma en la que cada uno deseemos hacerlo.
    Besetes, de esos cariñosos que llevan el nombre de Natalia.

  7. Lo que mucha gente no entiende, María, es que cuando uno quiere apartarlos o apartarse por la razón que fuere (generalmente hastío o simplemente por una cuestión de salud emocional) es tildado de “soberbio” o algo similar. Me estoy refiriendo al segundo punto de tu entrada, donde dices que atraemos, también, a lo que no queremos pero que podemos “reconvertirlo o desecharlo”. Ése es un punto crucial: todo el mundo se considera tan interesante que piensa que sus tonterías deben ser escuchadas por todos los demás como si fuesen verdades reveladas (últimamente me estoy poniendo insoportable, lo reconozco; pero es que sólo quiero estar cerca de gente que me alimente, no de los que me hacen perder el tiempo).
    ¡Perdón por la descarga emocional; pero es que tú eres una de las buenas!

    Besos mil.

    • No, querido amigo, nunca eres ni serás insoportable, doy fe de ello.
      Tenemos todo el derecho, y yo te diría que hasta la obligación, de alejarnos de aquello que afecta nuestra salud emocional o simplemente nos agota. Creo que todos, en algún momento de nuestra vida, hemos utilizado tu misma frase “me hace perder el tiempo” y eso, para mí, significa que no me aporta nada a mi personalmente. aunque no dudo de que para cualquier otra persona sí que pueda ser interesante. Todo es cuestión de respeto hacia las relaciones. Y si el alejamiento es tomado por orgullo, es que la persona que está frente a ti, no ha entendido nada.
      Me quedo con tu descarga emocional y a cambio te envío besetes con alas y mi amistad.

      • Gracias mil, querida; esos besos y abrazos llegaron sanos y salvos. Eso es lo bueno de la amistad sincera.
        Retribuyo con no menos énfasis.

  8. Muy interesante entrada, siempre abierta, es un tema eterno, pues toca “la libertad”. Las cosas pasan, nos pasan, vienen, nos sobrevienen. En medio de grandes pasividades, que nos traen y llevan, pienso que siempre hay un ámbito de expectativa, de sorpresa, de creatividad, de libertad, de incertidumbre, y, en medio de todo ello “algo hacemos”.
    Un abrazo, María

    • Sí, querido Ramón, podemos pensar que siempre queda ese libre albedrío que nos puede llevar a cualquier situación de sorpresa, de incertidumbre o de alegría. Lo importante es no quedarse anclado en la resignación.
      Besetes desde aquí.

  9. Debo ser demasiado tozudo para aceptar que me guíen los designos del destino ya escrito. No puedo, no quiero y no debo aceptarlo. Quiero que sea mi fuerza la que gobierne mis pasos.
    Es mi primer pensamiento de cada dia, mientras preparo el café al alba

    • Y me parece bien que no quieras aceptarlo, Kurt, es más, creo que no debes hacerlo. Y porque no debemos aceptarlo, tenemos la capacidad y la fuerza de cambiarlo. Aunque, algunas veces, el destino nos lo ponga difícil.
      Me uno a tu primer pensamiento y al café al alba…

  10. Bien, María, bien, dices bien. Uno de mis problemas vitales fue siempre saltar por encima de la ola … y me fue bien. Ahora que no salto … mucho mejor.

  11. ¿Que es la vida sin esas luchas diarias? Quién nos las tiene. Y las cicatrices que deja la batalla son los trofeos que llenan nuestras mochilas. Lo bueno es que podemos compartirlas, querida mía. Mil besos

  12. Es muy difícil combatir contra esas mareas de tanta incomprensió y falta de entendimiento.
    Hermoso pots
    Feliz noche de domingo
    He puesto mi blog privado si te apetece, me pides paso.

  13. Muy bellas palabras María, sentimientos y ¡fuerza!

    Una de las máximas en mi vida es: ”coger las riendas de mi propia vida”. No obstante, me resulte inalcanzable en gran parte de ocasiones.

    Muchos besos!

    • Querida Loli, hay momentos en los que con intentarlo ya hemos recorrido una gran parte del camino.
      Sigue siendo como eres, una gran persona.
      Besetes muy, muy cariñosos.

  14. Me ha gustado el comentario anterior porque a mí me pasa lo mismo, quiero dirigir mi vida pero ella no siempre se deja. De todos modos ahí seguimos, luchando, como tú dices.

    • Lo sé, Eva, muchas veces la vida es díscola y no quiere ser dirigida, pero intentarlo es nuestro derecho. Pero, como bien dices, y aunque sea difícil, ahí seguimos y seguiremos luchando.
      Besetes, mi niña.

  15. Un texto lleno de fuerza y determinación, María. Me siento muy identificada con tus palabras. Será por las veces que he caído y me he levantado, y porque la mayoría de las veces, cuando he cambiado algo ha resultado ser para mejor. Un besazo.

    • Es la experiencia la que me hace hablar así, Cris. Como tú, me he caído y levantado tantas veces que hacerlo se ha convertido en hábito que me ha dado muchas recompensas.
      Besetes muy cariñosos, guapísima.

  16. Hola preciosa, que bien estar aquí para escucharte. La clave del contenido que nos narras está en la parte que hablas de ese libro al que tenemos acceso cuando los hados nos lo permiten y cuando nosotros lo deseamos y ahí es cuando podemos acceder a la cabina de mando un ratito y dirigir la nave atrayendo tormentas, arco iris, mareas, suaves brisas ….y aunque nos equivoquemos, debemos siempre rectificar el rumbo y continuar el viaje.
    Me ha encantado estar aquí contigo y bueno…con todos los que te acompañan!!
    Un enorme abrazo

    • Hola querida Leha,
      Es en esos momentos en los que accedemos al libro de nuestra vida, cuando podemos decidir sobre nuestro destino. Es posible que nos equivoquemos, pero siempre tenemos la oportunidad de rectificar, una y otra vez, Es nuestro derecho el poder hacerlo.
      Y a mí me ha encantado que estés un rato en mi casa, compartiendo la vida.
      Besetes, ángel con alas.

  17. Que manera de hacernos reflexionar sobre lo que es nuestra vida y lo que implica el vivir plenamente.
    El no enfrascarse tanto en los problemas, tratar de solucionar y si no es posible, entonces continuar.
    Y luchar y vivír, no dejarse vencer.
    Gracias María. ..me encanta leerte.
    Un abrazo y saludos.
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s