Hablábamos de la fragilidad…

¿Sabes…?

Me gusta la palabra “fragilidad”, porque me sugiere el pétalo de una flor, un cristal suave, el vuelo de un ave, algún pensamiento que se escapa y se diluye en nuestra mente.

Hoy siento miedo de esa palabra, porque me doy cuenta que la fragilidad alcanza a todo lo que vivimos, a las relaciones, a la vida en general. Y no es porque no supiera que la vida en sí misma es fugaz como un suspiro, que lo sé. Es porque, aunque ya debiera haberlo aprendido, hoy me he tropezado, de frente, con esa fragilidad.

Y me ha asustado pensar que las relaciones están también sujetas a ese hilo tan fino que se puede quebrar con sólo mirarlo.

Da igual que la mistad sea sincera y que a ti te parezca sólida, que el amor sea profundo y que te parezca eterno, que la familia esté unida y que te parezca inquebrantable.

Da igual, porque en las vueltas que da la vida, vas perdiendo amigos, familia, amores, atacados por esa fragilidad que provoca que todo salte por los aires.

Personas que han compartido tus días y tu corazón y que, de repente, se convierten en extraños y no sabes el porqué ni el como desaparecen, pero que dejan una tristeza difícil de entender.

¿Y sabes…?

No quiero tener miedo de querer, de compartir por si luego todo se evapora como en un sueño.

Hay que seguir soñando y amando, porque sólo así podremos alejarnos de la fragilidad.

 

Anuncios

51 comentarios el “Hablábamos de la fragilidad…

  1. Comparto tu reflexion. Pero difiero un poco pensando que esas personas que desaparecen , quizás la vida te los trajo en un momento determinado , por alguna razón que puede se nos escape y fuera necesario para ellos o para nosotros eda convivencia. . Quedemonos con los buenos momentos vividos a su lado
    Sin embargo, en otras ocasiones los lazos que establecemos son fuertes y duraderos . Lazos que se mantienen para toda la vida y más allá. Un abrazo infinito querida María

    • Sé que es cierto lo que dices. Hay personas que llegan y pasan porque ese era el sentido de su presencia en tu vida. Y que hay otras que llegan para quedarse. Pero cuando determinadas personas (al margen de que tengan que desaparecer) desaparecen, te queda ese dolor que tarda en desaparecer hasta llegar a la conclusión de que tenía que ser así. Es el miedo al dolor.
      Mil besos mi querida amiga.

  2. Que nuestra amistad Maria y ese hilo tan fino nunca se rompa. Nunca le debemos tener miedo y quedarnos, de los buenos momentos que tuvimos. Todo llega y todo se va, así es la vida, aunque duela. Preciosa refrexion. Y besos de este pequeño, que solo ver lo bueno de la vida.

    • Estoy segura de que será así, mi niño. También estoy segura de que nadie de forma consciente quiere producirnos dolor y mucho menos la vida. Me quedo con tus besos de niño y te dejo un montón de ellos para ti.

  3. Es una pregunta que me he hecho muchas veces….
    De mas joven , cuando una relacion se “arruinaba” , siempre buscaba la culpa en algo que yo pudiera haber echo sin darme cuenta …
    Ahora soy mas fatalista , pero me he quedado con el miedo y no me entrego mas como antes ; he puesto una defensa entre la gente y yo….
    Que triste ¿ verdad?
    Te doy todas las razonas en querer seguir soñando , te lo mereces y te deseo mucha suerte , porque de eso se trata…..
    Y no es verdad lo que decía Shakespeare “Frialty, Frialty , thy name is woman…”, tambien los hombres son frágiles!

    • Mi querida Anna, yo ya no busco culpables cuando “algo” se rompe. Ni tan siquiera me reconozco yo como culpable. Sé, como he dicho antes, que las personas pasan por tu vida y se quedan para siempre o por una temporada. Ahora, en algunas ocasiones, cuando mi deseo es que permanezcan, no puedo dejar de sentir miedo. Pese a eso, me sigo entregando, porque vivir es arriesgarse y yo estoy dispuesta a arriesgarme.
      Estoy de acuerdo contigo, Shakespeare no tenía razón… también los hombres son frágiles. Algunos más que las mujeres.
      Besazos, amiga mía.

  4. Esa fragilidad es muy fuerte, porque nos permite conocer a otras personas, y nada desparece en nuestras vidas, tomo suma experiencia a las vivencias, lo que parece frágil suele ser lo más fuerte. Contempla la tela de la araña… cuántos mundos teje en el aire. Todos somos necesarios para ser más comprensivos para sumar amor a nuestras vidas. Me ha gustado pensar contigo y también recordar lo vivido. Nada es en vano. Un beso.

    • Sí, porque dejar entrar otras personas en nuestras vidas, nos enriquece. Cuando al fin asumes que cada una de ellas pasa por un determinado motivo y por un tiempo, quizá limitado o no, es cuando el miedo desaparece y sumamos esas vivencias que nos hacen cada vez más fuertes.
      Querida Julie, pensar y recordar contigo, siempre es una placer grande, grande.
      Un montón de besos de lunes.

    • Sí, Pablo, tan real como que hay que vivir sin miedo. Conocer personas y sumar experiencias es vivir. El tiempo que duren a tu lado, no importa. Lo importante es conocerlas.
      Un gran abrazo, mi amigo valenciano.

  5. Me gusta pensar que los recuerdos no mueren con la carne, que todo aquello que hacemos, que todo a lo que atribuimos un valor se queda escrito con tinta indeleble en la memoria del mundo, que los hombres inventaron el concepto de JUSTICIA para tener presente la FRAGILIDAD del bien, la indolencia del equilibrio y para tratar de corregir los errores de DIOS…

    Abrazos AMIGA.

    • Estoy segura, Andrés, de que todo queda ahí en el recuerdo y que eso forma parte de nuestro bagaje inmortal para el momento en que nosotros integremos esa parte del universo que compartimos.
      Si el concepto de justicia se inventó para mostrarnos la fragilidad del bien, entonces, quizá ya no pueda sentir miedo de ella.
      Un gran abrazo, amigo mío.

  6. La vida tal y como está enfocada hoy sí que es frágil. Siempre lo ha sido, pero creo que hoy al querer ir más deprisa hay más posibilidades de estrellarse, fragilidad al fin y al cabo. Buena tarde.

    • Hola elcorazóndelmar!
      Con las prisas es posible que todo lo frágil que existe a nuestro alrededor, se rompa. Quizá hay que perder el miedo y tan solo caminar más despacio, siendo conscientes de la fragilidad en todo lo que nos rodea.
      Muchos besetes y gracias por tu comentario.

  7. Me bonito y con qué delicadeza lo explicas. Yo también siento esa fragilidad pero hoy en día solo pienso en ser feliz y si se rompe será porque cada uno tomó un camino distinto pero no me quiero morir de pena por ello.. besss

    • En ello estamos, querida Maribel, en dejar de sentir miedo o tristeza cuando alguien que pasa por nuestra vida, desaparece. Asumir que así tenía que ser y tratar de ser feliz.
      Muy buena tu actitud, tendré que pensar en ello más de una vez.
      Muchísimos besos, mi niña.

  8. Pero que razón tienes y que bonito lo dices …a mí me gustan las cosas frágiles porque siempre lleva una gran dosis de atención, de cariño y de protección para conservarlo con delicadeza….no debemos equivocarnos frágil no es sinónimo de débil aunque sea un término muy parecido….

    Para ti mi preciosa…con un beso revolotean mis alas

    • Mi querida Leha, de frágiles alas pero con un corazón fuerte y cariñoso. A mí también me gusta lo frágil por lo que tiene de amoroso y tierno, y jamás lo confundiré con debilidad. Quizá los más frágiles son los que tienen más fortaleza. Siempre pensaré que cuando alguien se aleje, ya ha cumplido su función en mi vida y eso no me impedirá seguir viviendo y arriesgando.
      Preciosa la canción de Sting!
      Mil besos que llegan hasta tus alas.

  9. ¡Pues claro que hay que seguir arriesgando! No importan los (posibles) dolores futuros; lo que importa es el amor de hoy. Es una pena, sí que nos suceda eso con seres queridos; que de un día para otro cambien tanto que se vuelvan seres completamente extraños; pero aun así no hay que dejarse vencer. Uno debe seguir amando a quien acepte ese sentimiento de parte nuestra.

    Un abrazo.

    • De acuerdo, Borgeano. No puedo estar más de acuerdo contigo. Vivir, arriesgar, amar y pese a los posibles fracasos, seguir arriesgando, amando, viviendo. No es posible de otra manera si queremos vivir sonriendo y con un corazón dispuesto a amar cuando se presente el amor en nuestra vida.
      Ahí coincidimos como en tantas otras cosas, amigo mío.
      ¿Qué hay de tu libro, como lo consigo?
      Mil besos transoceánicos.

    • La fragilidad, fragilidad, Antonio! Hay que entender que está presente en nuestra vida y que por tanto, debemos incorporarla a ella con el menor daño posible.
      Muchos besos, amigo mío.

  10. Sabes Mari? Hace un tiempo aprendí que cada persona que viene a nuestras vidas, lo hace por un motivo y cuando se va es porque ya ha cumplido su misión con nosotros. De manera que si se van hay que buscar la lección que nos han traido y luego dejarlos ir.
    Es duro pero es asi. Besines y abrazos amore

    • Ay, mi Ana!
      Eso también lo aprendí hace mucho tiempo, ahora lo que tengo que hacer es asumir el dolor que te produce la pérdida y que, aunque sabes, que es necesaria no puedes dejar de sentirla como una herida. Cada vez así es menos duro.
      Besetes para ti, amore.

  11. Te gusta la fragilidad no sólo porque sea título de uno de tus libros referido a las Ipomea y pienses en sus pétalos o en las alas de una mariposa , en el fondo te gusta -aunque te asuste- la fragilidad de la Vida porque supone retos y a ti te gusta superarlos, estoy segura, y si algo se rompe o deteriora renace a ella como un lo hace el Ave Fénix.
    Me ha gustado mucho el texto, muy bien escrito -como siempre- e invitando a una excelente reflexión.
    Muchas gracias, querida amiga.
    Besos y abrazos.

    • Querida Isabel, qué bien me conoces!
      Es cierto, me gustan los retos y por eso soy como el Ave Fenix. Es posible que cueste, que me deje algo de piel en cada una de mis pérdidas, pero vuelvo a renacer con cada muerte para volver a empezar. La fragilidad está ahí, en cada instante, pero un día llegará en que la sitúe en el lugar adonde debe estar. Quizá en las alas de una mariposa 😉 😉
      Un besazo enorme, amiga querida.

    • Uno de los trabajos más difíciles de realizar, vivir el presente con alegría y asumir lo que, quizá, nos hace más humanos y por eso nos hace llorar. Me quedo con tu consejo, Martes y lo hago mío.
      Gracias por tu presencia siempre y un abrazo muy cariñoso.

  12. Estoy de acuerdo con Martes, hay que vivir como si esa fragilidad no existiera. En el presente y amando todo lo que se pueda y disfrutando aún sabiendo lo poco que dura todo. Eres muy delicada escribiendo, muy sutil. Me gusta tu “fragilidad”

  13. Pingback: Premios Junior y que calor. | Junior

  14. Que bonito lo dices todo, con esa fragilidad que te caracteriza y que dejas por escrito,
    Cada persona que llega a nuestras vidas, es indudablemente alguien diferente y especial, y nos llena de grandes alegrías, también de tristeza cuando tienen que marcharse.
    Pero dejan en nuestro corazón y en nuestra vida mucha enseñanza .
    Gracias Maria, tu sensibilidad se hace manifiesta y eres

    • Por todas esas enseñanzas es por lo que debemos seguir arriesgando aunque, en algunos momentos, nuestro corazón sufra por ello.
      Gracias Esperanza. Siempre te leo con mucho cariño.
      Muchos besos.

    • Has dado en el clavo, Antonio, algunas veces la vida nos hace sentir que estamos en una lavadora y al salir de ella no sabemos si estamos del derecho o del revés.
      Muchos besetes de jueves veraniego.

  15. ¿Sabes lo que le digo siempre a mi hija? Imagínate que la vida es como una figura exquisita de cristal, se puede romper por causas ajenas a ti, como una corriente de aire, alguien que la golpea con una pelota jugando… pero tu siempre intentarás que dure lo máximo posible, la cuidaras, la limpiaras con delicadeza, incluso la pegarás cuando caiga y se rompa, para poder disfrutar de ella todo el tiempo que sea posible. “Cuida tu vida, como si fuera esa figura”. Un abrazo inmenso y recomponedor.

    • Una comparación preciosa como todo lo que tú haces, Cris. Seguro que ella lo recordará siempre.
      Yo me quedo con ese abrazo tuyo que me envuelve y me recompone. Mil gracias, amiga mía.

  16. Pingback: Premios Junior y feliz agosto. | Junior

  17. Pingback: Junior

  18. Pingback: Premios Junior. Octubre. | Junior

  19. Pingback: Premio Junior y muchas gracias. | Junior

  20. Pingback: Premios Junior 2016. Ultimo del año. | Junior

  21. Pingback: Premio Junior 2017 | Junior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s