Lo que impacta y Todorov…

Buscar las noticias que más impactan, vomitarlas con sensacionalismo barato para reflexión de quien lee y escucha, pero… y después, ¿qué pasa después cuando la noticia que levantaba ampolla y sigue levantándola, se olvida y se busca otra porque la anterior ya no es de actualidad?

Pues ocurre que la tragedia, el dolor, el sufrimiento siguen vivos mientras la vida continúa.

Y os preguntaréis a qué viene esta reflexión mía.

Veo esos campamentos llenos de refugiados que se han jugado la vida cruzando el mar  y buscando nuestra solidaridad. Que han dejado su país, su familia en muchos casos, sus bienes, su vida entera y me invade una sensación de rabia que no puedo controlar al comprobar que les hemos dado con la puerta en la nariz. ¡Qué pena! Y nos llamamos humanos.

Pero siempre aparece un salvavidas para esa sensación de rabia e impotencia.

Oigo, a través del blog de Cristina, el discurso de agradecimiento por el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en el 2008, que recibió Tzvetan Todorov y, de alguna manera, me reconcilio con nuestro género porque veo que aún hay personas públicas que pueden mover conciencias y que lo hacen.

Leo frases como estas:

 “El extranjero no solo es el otro, nosotros mismos lo fuimos o lo seremos, ayer o mañana, al albur de un destino incierto: cada uno de nosotros es un extranjero en potencia”,

“Por cómo percibimos y acogemos a los otros, a los diferentes, se puede medir nuestro grado de barbarie o de civilización”

“Ser civilizado significa ser capaz de reconocer plenamente la humanidad de los otros, aunque tengan rostros y hábitos distintos a los nuestros; saber ponerse en su lugar y mirarnos a nosotros mismos como desde fuera”

La tristeza es la misma, pero cuando sientes como piensa Todorov, sabes que pasará el tiempo y seremos capaces de entender que la persona diferente no es nuestra enemiga, sino que nuestra enemiga es la incomprensión, la cerrazón mental y la intolerancia.

Yo, por lo menos, necesito tener fe en que eso ocurrirá.

Por si os interesa, aquí os dejo el enlace:

http://verne.elpais.com/verne/2017/02/08/articulo/1486561307_927301.html?id_externo_rsoc=FB_CM

 

Anuncios

65 comentarios el “Lo que impacta y Todorov…

  1. Has sabido desarrollar de una manera excelente esta entrada. Me quedo con tus palabras y el pensamiento de Todorov, nuestro enemigo es la incomprensión, la cerrazón mental y la intolerancia.
    Un gran abrazo lleno de energía positiva 😘😘

    • Sólo he seguido el camino que me marcaste. Espero haberlo hecho igual de bien que tú.
      Un abrazo muy estrechito, Cristina. Sí de esos que nos gustan a las dos.

  2. Estoy contigo , María , en todo lo que dices…..
    Es un asunto serio esto , y muy difícil para tratar , pero me da vergüenza la actitud preconcebida , de ver a todo extranjero como nemigo ….
    Hay peligro de terrorismo alrededor nuestro , y puede ser una causa del miedo que sentimos…. Pero ver a gente desesperada y a niños que se mueren de hambre no deberia dejar indiferente a ningún ser humano , ni’ a ningun GOBIERNO QUE SE DECLARE CIVIL…
    Perdón por el desahogo….

    • Estoy contigo, Anna. Entiendo que están ocurriendo tantas cosas peligrosas a nuestro alrededor, que intentemos protegernos, pero ver a todas esas personas desamparadas que se mueren de frío, de hambre y de extenuación y volver la vista hacia otro lado, me parece vomitivo.
      Un abrazo enorme, amiga mía.

  3. Tu maravilloso texto de hoy es broche de oro para la cadena magníficamente labrada por Cristina en su entrada “La maternidad suiza de Elne”.
    Te felicito, querida amiga, por esta nueva denuncia hacia las víctimas de los despropósitos humanos. Nos ha venido muy bien el recuerdo de las frases que recoges de Todorov, así como el enlace. Muchísimas gracias, querida amiga.
    Esperemos que el mundo sea alguna vez el que soñamos.
    Que disfrutes de un bonito fin de semana.
    Un gran abrazo.

    • Como decía en la entrada, querida Isabel, las frases de Todorov, recuperan en mí la esperanza en el ser humano. Que es difícil y complicado conseguir que nos libremos de tanto prejuicio, es cierto, pero también es cierto que cuantas más voces se oigan, más pronto se llegará a conseguir que el mundo sea más justo y comprensivo.
      Gracias, como siempre, por tu compañía.
      Un abrazo grande, grande.

  4. No ocurrirá. La historia de la humanidad es mucho más que la fábula de la bondad. El ser humano se ha desarrollado por su instinto depredador, y sólo se reconoce a sí mismo y a los de su clan. Hacer un donativo para paliar los efectos de una desgracia hace que mucha gente se sienta cómoda con el acto, pero la inmensa mayoría (de hipócritas, por cierto) más allá de esos gestos no están dispuestos a otra cosa.

    • Ay, gallegorey, no creo que la bondad sea una fábula! Que no somos perfectos (ni de lejos) vale, que tenemos instinto depredador, también, pero si solo fuéramos depredadores seríamos como los animales y no existirían personas como, por ejemplo Todorov y todas las que se han jugado la vida por una buena causa.
      Te doy toda la razón en que, ante una tragedia, con un donativo (en muchos casos) ya tranquilizamos nuestra conciencia, pero siempre existe una pequeña parte de gente que sí que es capaz de hacerlo y quizá llegue un momento en que lo pequeño nos lleve a lo grande.
      Esa es mi esperanza. Estoy equivocada? Es posible, pero seguiré pensando que todo puede ocurrir.
      Gracias por tu comentario tan sincero.
      Un abrazote.

  5. Efectivamente, dice bien Todorov cuando aclara lo que a su juicio, y no se puede estar más de acuerdo, caracterizaría a un individuo civilizado. No es el refinamiento, la instrucción o el nivel social que haya alcanzado, sino el reconocimiento del otro. Además, la experiencia de haber vivido su primera juventud y periodo formativo en un régimen totalitario como era el búlgaro lo llevó a poner en valor la libertad, la democracia y la insumisión, al tiempo que se sometía al rigor intelectual en el campo de sus estudios y aportaciones. Pero ese llamamiento a conocer al otro, a complementarse con él, quedaría incompleto si no hubiera profundizado en el afán de conocimiento del propio individuo y de sus contradicciones más íntimas y ocultas; y por si fuera poco, no cae en la ingenuidad de pasar por alto la tendencia ‘natural’ que tenemos de querer al más próximo, de manera que ese reconocimiento no se da de suyo sino que depende del esfuerzo tan necesario para vivir como individuos civilizados.

    Gracias por recordarnos, al hilo de Cristina, este asunto tan candente que no deja de ponernos a prueba, ahora más cuando los diversos populismos y populistas (¿por qué no decir fascistas?) extraen de la necesidad el producto de sus peores fobias, y lo que es peor, consiguen el acatamiento de gentes ensimismadas y atenazadas por el miedo.

    Un beso, amiga.

    • Querido Alfonso, si realmente nos tomáramos la molestia de profundizar en nosotros mismos y descubriéramos el mismo miedo, dolor, preocupación y desengaño que tiene el otro, el que nos mira, quizá dejaríamos de ver a la persona ajena, como nuestra enemiga. Comprobaríamos que hay muchas más cosas que nos unen que las que nos separan y llegaríamos a la conclusión de que este mundo nuestro puede cobijarnos a todos, ya que todos somos humanos y por tanto imperfectos. Y en esa imperfección es donde nos reconocemos unos a otros.
      Las palabras de Todorov, nos enseñan un camino a seguir. El que fue un refugiado y conoció el significado del totalitarismo.

      Gracias a ti, por dejarme tu mirada tan interesante como siempre.

      Mi abrazo grande, grande.

  6. Sobrevivimos. No es disculpa, es una realidad. Las lágrimas me caen días tras una desgracia o catástrofe. Pero milagrosamente me recupero y río a carcajadas en un abrir y cerrar de ojos.
    ¿Esto me hace ser peor persona?
    Realmente no lo sé. solo sobrevivo…
    Besos percebe… estoy más de acuerdo de lo que piensas, solo es un punto de vista también humano

  7. Las frases de Todorov son como un bálsamo… es cierto que la intolerancia es la antítesis de la humanidad, pero al igual que tu, yo también tengo FE e intento cada día aportar mi granito de arena para que esto cambie, a través de mi conducta y de lo que se hacer: enseñar. Un abrazo enorme, amiga.

    • Creo que son esos granitos de arena los que yo pienso que servirán para que un día cambien las cosas. O cambiemos nosotros, pero que llegue un momento en que la intolerancia ya no exista en nuestra vida y el otro, el diferente, no nos inspire miedo.
      Un besote para ti, Cristina, amiga mía.

    • Hola, Antonio!
      Son palabras algo tristes, pero siempre llenas de esperanza y confianza en que algún día haya actitudes que desaparezcan de nuestra vida.
      Contenta de verte aquí.
      Un beso.

  8. Cristina me pasó el enlace hace unos pocos días y coincido contigo en que ese discurso es brillante. Ahora, lo que hay que hacer, es que ese discurso no quede sólo en palabras. Hay que obligar a quienes nos gobiernan (que no son otra cosa que empleados administrativos que nosotros pusimos allí, no son los dueños del país ni en realidad, quienes mandan) a que actúen conforme el sentir del pueblo. Sólo allí podremos empezar a soñar con un mundo mejor y a sentirnos con el derecho pleno de llamarnos humanos.

    Un abrazo.

    • Por lo menos, no debería quedar sólo en palabras. aunque ya sabemos como son los políticos. Están a nuestro servicio, pero en definitiva parecen los amos del país. Y me temo que eso es igual en todos los países, aunque en unos más que en otros ¡claro!
      Algunos seguiremos soñando y aunque sea difícil que se cumplan nuestros sueños, insistiremos para reclamar un mundo mejor para todos.
      Un abrazo viajero, querido Roberto.

      • Es cierto lo que dices, claro está, pero lo mejor está al final, seguiremos soñando y sobre todo reclamando; no hay otro modo.
        Abrazo apretado.

  9. Conviene leer los libros de Todorov, cuyos análisis del discurso aplicados a la realidad nos hacen conscientes de nuestras contradicciones, las propias y aquellas en las que nos hacen caer quienes tienen intereses en mantener el sistema.
    A partir de ahí, profundizar en otros autores y sobre todo actuar para que todo esto no quede en bonitas palabras en “Divinas palabras”.

    • Nuestras propias contradicciones son, a mi entender, las que nos hacen equivocarnos al ver en “el otro” nuestro enemigo. Sin darnos cuenta de que simplemente somos reflejos los unos de los otros. Quizá por eso no nos gusta lo que vemos y lo rechazamos.
      Sí, leer a Todorov y a todos aquellos que como él, nos avisan de que el conocimiento de nosotros mismos, nos llevará al conocimiento de los demás.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo.

      • Supongo que el que más me ha llegado al hablar de la construcción del otro a través de uno mismo -pero construcción positiva-, ha sido Tugendhat en “Egocentricidad y mística”. No es un libro fácil, pero es curioso.
        Un abrazo.

  10. Nos tendríamos que mentalizar que somos descendientes de distintas culturas que llegaron a España y se asentaron aquí, que no somos una raza, sino un compendio de razas y que fuimos inmigrantes y no sabemos si llegaremos a serlo de nuevo. Besos.
    PD: Sigue sin salirme tu entrada en el lector. 😦

  11. La tragedia domina las noticias de ahora. Creo que has logrado calar en el ánimo generalizado de las personas lo que significa que has desarrollado un artículo por demás interesante y lo dicen los que te comentan. Felicitaciones.

    • Demasiadas tragedias, mac, pero ante lo que no puedes cerrar los ojos. Denunciarlas para que no se olviden, es lo mínimo que se puede hacer, ya que los periódicos y las televisiones, lo hacen.
      Besazo y gracias por tu mirada.

  12. Magnifico post María, Creo que contra la intolerancia, no existe nada mejor que el conocimiento. Reconocerse hijo de mil migraciones y por ello poseedor de cien recetas distintas para afrontar la existencia. Tasca le dicen al bar en Polonia y Taberna en Turquía. Pero Biblioteca creo que se dice igual en todos sítios. Un beso.

    • Estoy contigo, Carlos. Somos hijos de tantas migraciones que ni siquiera las recordamos. Y eso es una pena, porque ponerte en el lugar del otro es empezar a comprender y eso es indispensable para la convivencia.
      Quizá lo que pensamos que nos aleja en lo que nos une.
      Un abrazo grandote y gracias por asomarte a mi ventana.

  13. No sé si será la edad pero estoy con gallegorey aunque sigo siendo un idealista. Tocar la fibra como lo haces está bien. Hasta que no tengamos una vida incómoda no iremos más allá de las palabras.

    • Te aseguro que no pretendo tocar la fibra, Antonio.
      Escribí esta entrada por dos razones, una, por las palabras de Todorov que me impactaron y la otra porque sentía rabia al ver el espectáculo de los refugiados y las condiciones en las que están. Me pareció una frivolidad lo que hacen las televisiones y algunos periódicos. La noticia que impacta y al día siguiente a otra cosa.
      Sé que igual peco de ingenua al pensar que podemos cambiar el mundo y convertirlo en algo mejor, pero tengo que ser así porque de lo contrario todo me parecería demasiado triste.
      Un abrazo bien cercano.

      • María, aunque lo pretendieras no tendría nada de malo tocar la fibra. Yo no sería seguidor de nadie que, de una u otra manera, no tocara la mía. Ojalá tocaras nuestro resorte en lugar de la fibra. Con el resto de tu gran entrada estoy tan de acuerdo como indignado por tus sobradas razones.
        Otro abrazo cercano

      • Gracias por entender mis razones, Antonio. Solo soy capaz de escribir a partir de mis sentimientos. Ojalá pudiera tocar todos los resortes y cambiar el mundo, pero por desgracia, solo puedo dejar un pequeño grano de arena.
        Mi cariño.

  14. Entre la película de ayer y esta entrada vamos apañados. Ablando en serio Maria. Este mundo no somos muy humanos y no miramos, lo que pasa. Vivimos para preocuparnos , solo de nosotros mismo. A mi se me encoje el alma cada vez que veo todas estas cosas. Besitos de este pequeño benjamín.

    • No te desesperes, mi benjamín! Simplemente conque sólo una persona piense que lo que está ocurriendo no es normal, ya avanzamos un poco para llegar al entendimiento.
      Un besazo, mi niño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s