De la misma materia de los sueños…

Y dice Shakespeare en La Tempestad,  una obra llena de magia:

Ahora, nuestro juego ha terminado. Estos actores, como les dije, eran sólo espíritus y se han fundido en el aire, en la levedad del aire; y, al igual que la ilusoria visión que representaban, las torres que coronan las nubes, los lujosos palacios, los solemnes templos, el gran globo mismo, sí, con todo lo que contiene, se disolverán y, como estos desvanecidos pasajes sin cuerpo, no dejarán rastro.

Estamos hechos de la misma materia de los sueños y nuestra breve vida cierra su círculo con otro sueño.

¿Estamos hechos de esa misma materia?, me pregunto. Quizá lo que pensamos que es la realidad, tan solo es un sueño en el que sufrimos, amamos, respiramos y reímos y su fragilidad es tal, que al desaparecer el sueño desaparecemos con él.

Los sueños son demasiados etéreos, frágiles, leves. Nubes pasajeras, inquietas, que se desvanecen como los suspiros.

Prefiero hacer de mi vida un sueño y no vivir soñando.

 

 

 

 

Anuncios

35 comentarios el “De la misma materia de los sueños…

  1. Sin duda somos sueños como también sugería Calderón, ojalá pudiéramos hacer “de la vida un sueño” alguien o algo nos veta para realizar lo que tanto queremos, sin embargo muchos sueños se cumplen aún sin quererlo. Hermoso post, María, besos y felices sueños.

    • Y eso es lo que nos salva, querida Julie, que pese a todo, algunos sueños se escapan y llegan a cumplirse. A veces en contra de todo lo previsto.
      Gracias, amiga mía. Muchos besos y sueños realizables.

    • Relatos jjjj
      Se envió
      En fin…. Sigo percebe….
      Yo vivo en eterno sueño, mas con los pies en el suelo.
      No hay más cojones.
      Es lo que tengo.
      Lentejas, si quieres las comes y si no las dejas.
      Está bien tener sueños…
      Pero déjame que dude que también hacen mucho daño cuando despiertas y nunca se cumplen
      Besos percebe

  2. Afirmaba Jorge Luis Borges que si un día en un mismo momento todos los hombres estuvieran despiertos, el mundo se desvanecería. Seguía el genio argentino agradeciendo que afortunadamente siempre había alguien en algún lugar del mundo que continuaba soñando este mundo en el que vivimos.

    • Afortunadamente para mi, yo soy una soñadora empedernida. Y si con eso ayudo a que este mundo no se desvanezca, seguiré soñando con más ilusión.
      Besazos, querido Mitxel.

  3. Parece un juego de palabras cuando dices “hacer de mi vida un sueño y no vivir soñando” pero hay importantes matices que todos conocemos bien. Me apunto a tu sentimiento, querida amiga. Gracias por esta bonita entrada.
    Felices Pascuas y un enorme abrazo.

  4. Asunto complicado, querida María. Lo existente, sea lo que sea, dura más allá de cada existencia particular. Encontramos grabada en el árbol centenario una promesa de amor datada un siglo antes, y nos da testimonio de un sueño que nunca llegaremos a saber si se cumplió, y el árbol estaba ahí antes de que cualquiera de nosotros fuera siquiera soñado. Shakespeare era ante todo un poeta y un creador de ilusión, y la ilusión es pariente del sueño. Pero las ilusiones y los sueños tienen grietas por las que se cuela esa realidad tan inaprehensible como cargada de presencia, lo cual no impide nuestro deseo de soñar y hacer de nuestra vida un sueño.

    Un beso con nostalgia del mar, tan vivido como soñado

  5. Quizá por esas grietas, se cuelan también esos sueños que pensamos que nunca se realizarían y entonces la realidad siempre presente pasa a formar parte de nuestro sueño.
    Un beso desde este mar tan real en nuestra vida, como nosotros mismos, querido Alfonso.

  6. María, bonita entrada… seguir soñando en ese terreno de frágil realidad en la que, como dices, amamos, sufrimos, respiramos y reímos… hasta que nos quedemos dormidos… Un abrazo felíz.

  7. La realidad es una creación de nuestra mente; de allí que lo que pensamos tenga tanta injerencia sobre ella. Claro está, esto que acabo de decir tiene sus límites, ya que hay algo allí afuera que sí existe (no toda la realidad es una imagen mental, claro está) y que a veces se nos impone aunque no queramos. De todos modos, insisto en que algo podemos hacer al respecto: amar y aprender no son dos cosas menores para ir empezando.

    Un fuerte abrazo.

    • Cierto lo que dices, amigo mío, La realidad, algunas veces se impone de una forma tan avasalladora, que duele. De ahí que soñemos en otra realidad, la nuestra. Amar y aprender, son las dos acciones más gratificantes que conozco.
      Gracias por tus miradas, siempre cariñosas. Espero que las mías hacia ti, no sigan viajando al spam.
      Besetes desde aquí.

  8. La levedad del aire … eres un encanto María y yo un torpe y recuperado amante de la belleza, del arte y de las letras, rescatado a mi vejez de las fauces del pragmatismo profesional severo.
    Vaya con este saluda un sincero homenaje a tu constancia, tu arte y a tu generosidad.
    Feliz fin de semana señora del Mediterráneo más azul.

    • Si me preguntaran, querido Enrique, de una persona que fuera torpe, tengo que decirte que la última persona de la que pensaría eso, eres tú. Te admiro por ese rescate del pragmatismo profesional y por tu sensibilidad y delicadeza.
      Un enorme abrazo con mi cariño.

  9. La levedad del aire … eres un encanto María y yo un torpe y recuperado amante de la belleza, del arte y de las letras, rescatado a mi vejez de las fauces del pragmatismo profesional severo.
    Vaya con este saluda un sincero homenaje a tu constancia, tu arte y a tu generosidad.
    Feliz fin de semana señora del Mediterráneo más azul.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s