Una semana negra…

Si pudiera escoger un color para pintar la semana pasada,  sin duda sería el negro. Igual de negro que veo el horizonte sin no cambian las cosas y pronto. Porque si no es así, las mujeres empezaremos a saber lo que significa la palabra miedo. Miedo de vestir de una determinada manera, de sonreír a un extraño, de decidir con quien estamos o no, porque sino sentimos ese miedo, podemos acabar en una tumba.

Alguna vez desconecto e intento pensar en todo aquello que es bello y me serena, pero la realidad se obstina en interferir cuando leo un periódico, veo la televisión u oigo una conversación de sobremesa.

No deseo alejarme de lo que me rodea, pero en algunos momentos lo que ocurre es tan sórdido y deprimente que necesito un esfuerzo añadido para aferrarme a la esperanza que sé que existe. Quizá la próxima vez que vea el vuelo de una mariposa…

El miedo, 

despertó en la mañana

y buscando su sentido,

las palabras viajaron

por oscuras oquedades.

La furia,

intento encontrar a la razón,

en vano,

y el corazón extendió sus manos

para encontrar la nada”

Espero, confío y deseo que la semana que empieza tenga otros tintes.

Anuncios

32 comentarios el “Una semana negra…

  1. Es vergonzoso que hayamos ido hacía atrás en vez de hacía adelante, que el futuro de hoy sea el ayer de nuestros abuelos, cuando el poder de la fuerza era la que mandaba, cuando los hombres demostraban su hombría a base de fuerza y las mujeres la demostraban a base de sumisión. Cuando un hombre podía llegar a su casa y dar una paliza a su mujer por que le miraba mal o eso decía. Donde se forzaba a una mujer y la ley la tildaba de buscona. ¿Que ha cambiado? Nada, de nada. La fuerza prevalece, o te sometes o mueres. La libertad ya no es tal, es libertinaje y abuso de poder en todos los estamentos.
    Mal acaba el que mal anda y no andamos muy bien.
    Besos.

    • Creo que algo hemos avanzado, Antonio, pero con algunas decisiones que están tomando, los avances no se consolidarán y ese es el problema. Mientras haya un solo hombre que vea en la mujer un mero objeto, pienso que nos quedaremos donde estamos. Yo, siempre optimista, deseo que con todo lo que está pasando, se abran algunos ojos. De momento, se ha despertado un clamor y eso ya es importante.
      Un besazo enorme, Antonio y buen día.

      • En eso eso tienes razón María en que se ha levantado un clamor popular y es importante, pero en los tiempos que estamos, es deprimente que sigan matando mujeres por celos e otras historias de sin razón. Esperemos que cambie pronto y para bien. Otro beso para ti y lo mismo te deseo. 😘😘😘

  2. No puedo si no repudiar la barbarie, primero la de esos trogloditas, pero la que de verdad me preocupa es la barbaridad cometida por quienes se suponen que tienen que ser garantes de nuestros derechos. Si no puedes confiar en la justicia entonces solo nos queda el caos.

    Un beso María.

    • Muchos hombres, como vosotros, deberían existir, pero por desgracia, aún quedan demasiados trogloditas y lo que es peor, con corbata. Yo, quiero confiar en la justicia, pero algunas veces, es casi un esfuerzo agotador.
      Mil besos, amigo mío.

  3. La actualidad nos atropella con cada noticia y a veces parece mejor buscar la soledad y mantenerse desinformado, pero si nos empeñamos podemos cambiar la realidad por amarga que sea. Un besazo.

      • Eso es lo que me ocurre, Carlos, que a veces, me encerraría en algún lugar alejado de todo, pero siempre me digo que tenemos que estar ahí para intentar cambiar las cosas, porque sino, mal vamos.
        Oír a Natalie, es una buena opción. Sabía que te gustaría oírla.
        Un abrazo grande.

      • Seguro que tienes razón y hay que enfrentar esas noticias. Pero cuando son dañinas en exceso, también conviene salvaguardar el estado mental que es una parte muy importante de la salud. Un abrazo.

  4. La vida de la humanidad está llena de sombras que conviven de forma pertinaz con la parte vil de su naturaleza. Pero también está llena de luces, y es natural que cada cual busque la manera de sobrevivir y busque los caminos que le conduzca a ellas y pueda ayudar a los demás a encontrarla.
    Gracias por tu texto y poema, María.
    Un abrazo muy fuerte, amiga.

    • Estoy de acuerdo contigo, querida Isabel, lo que ocurre es que hay momentos en que las sombras parecen estar más oscuras, por eso creo que no debo alejarme de la realidad por mucho que me cueste.
      Un besazo muy fuerte, amiga.

  5. Tengo edad suficiente para permitirme el lujo de buscar el escepticismo sin por ello tener mala conciencia. María, ocurren hechos horribles, pero son hechos particulares en el sentido de que cada uno es único: el mal se manifiesta en ellos pero el mal no lo impregna todo: por cada vileza hay miles de muestras de respeto, convivencia y amor; no ocurre nada que que no haya pasado antes con mayor intensidad y cuantía ¡Cuántas mujeres violadas en su propia alcoba, por su propio hombre! Pero la gente callaba: nada se sabía. Hay que denunciar, protestar, quejarse, pero la inmediatez actual nos hace entrar en saturación: el ruido es ensordecedor. Lo que importan son las víctimas, cualquier víctima, y el propósito de que sea la última, aunque esto nunca se consiga.
    Y, linda María, no tengas miedo, porque el miedo mata lo mejor de uno mismo: sé tú misma, viste como quieras y ama a quien te dé la gana. Y di un no rotundo cuando tenga que ser no, que se entienda y respete.
    Desde aquí te mando un beso y una mariposa.

    • Ya lo sé, Alfonso, que hay muchas personas solidarias, respetuosas, comprensivas, pero en este caso me dejé llevar por la indignación y de ahí mi entrada. Somos luz y sombra y aunque parece en algunos momentos, que la sombra lo inunda todo, es momentáneo. Como dices, hay que protestar, denunciar y quejarse y sobre todo no tener miedo. Yo, no estoy dispuesta a tenerlo.
      Mi querido Alfonso, un abrazo inmenso y gracias por tu mariposa.

    • Eso jamás, Tatiana. Aunque algún día cuesta aferrarse a ella, siempre está ahí. Espero que ese final no tarde en llegar.
      Mis besos para ti, querida.

  6. Siempre nos agarramos a la esperanza, pero cuando desde los que imparten justicia no ponen freno a la locura , la esperanza se la amordaza.. Y se ka dice.. Tu estás loca
    Ojala que el clamor popular enmiende la sinrazón, escriba leyes nuevas que abarquen la libertad de todos. De las mujeres también. Ojala que dejen de existir los monstruos. Yo que pensé que sólo existían en lis cuentos. Mil besos

    • Espero que ese clamor llegue alto y claro a quien le corresponde defender a los atropellados de esos monstruos que no respetan nada.
      Muchos abrazos, querida.

  7. Me encanta como escribes, María, pero últimamente tu música … tu música me atrae.
    Ah, semana blanca … siempre, la felicidad casi siempre depende de nosotros mismos
    Feliz tarde

    • El miedo es terrible, Stella, nos inmoviliza, pero algunas veces es necesario aceptarlo como algo que no podemos controlar.
      Siento lo que me dices.
      Un abrazo inmenso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s