Sensaciones

He cerrado la puerta tras de mi. Las calles se extienden mojadas por la lluvia y tapizadas por las hojas de los árboles. Parecen alfombras interminables que prestan un color dorado al paisaje. El aire aún es limpio y la cacofonía de ruidos se siente lejana. La ciudad aún no ha despertado. Camino despacio, sin prisas recreándome en la contemplación de su despertar. Las ventanas a mi paso se iluminan, como ojos que me observan.

Paso por delante de un banco de madera pintado con todos los colores de arco iris y un gato de piel negra y mirada redonda salta a mis pies. Camina un trecho a mi lado. Me ha elegido como su acompañante. Al poco se restriega contra mi pierna y me abandona. ¿Me habrá querido decir adiós?

El olor a pan recién hecho me asalta. Un muchacho con una gran bandeja de croissants sale de una furgoneta cercana. Se cruza conmigo y me sonríe. Sonrisa con croissant. Sólo falta el chocolate. Le sonrío.

Llego a la Gran Vía y me siento bajo los magnolios. Pocas personas pasan frente a mi, pero ninguna, como yo, puede  dejarse llevar por la luz que ya se perfila clara por el horizonte. Todas, caminan rápido.

Cierro los ojos y me pierdo en las sensaciones que me ofrece la mañana cuando aún es virgen.

Feliz semana, después de la lluvia con Eva Cassidy

 

 

 

18 comentarios el “Sensaciones

  1. Comparto las sensaciones mientras camino por la montaña. A lo lejos la silueta de Collserola parece querer ocultar el tumulto de Barcelona, sin embargo, en algún rincón, alguien (como tú) respira lentamente el aire sosegado del día…

    Abrazo desde el otro lado de Collserola

    • Hola, Xabier! Yo no tengo la suerte de tener cerca la montaña, pero si, alguna vez el mar. Así que aprovechó lo que tengo en cada instante.
      Preciosa la sierra de Collserola!!!
      Un abrazo grande.

  2. Esta mañana tuve una sensación, creo que parecida, pero sin croissants. Permanece la humedad del otoño y la hierba parece una alfombra tierna. Ahora, ya en el mediodía, me dejo llevar por la serenidad de tu prosa, como ese gato que te saluda y te marca con su olor amistoso. Buen día, querida amiga.

  3. Siempre vamos demasiado rápido, siempre intentando alcanzar el futuro….y el futuro se burla de nosotros, nos saca la lengua y nos guiña el ojo….me quedo contigo ….mira María una chocolatería…..¿hace un choco??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.