Como ayer…

… también el Día de la Mujer…

Porque para mí, todos los días son de la mujer y del hombre. De todo ser humano que se comporte como tal y como tal respete a todas las personas que rocen su vida, sean del género que sea.

Leí a Eduardo Galeano (magnífico) y no pude evitar dejarlo por aquí…

“Si Eva hubiera escrito el Génesis, ¿como sería la primera noche de amor del género humano? Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente, no ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y que tu marido te dominará. Que todas esas historias son puras mentiras que Adán contó  a la prensa” 

A alguien había que echarle la culpa, no? Pero yo no creo que fuera toda de Adán o de la prensa. Parte de ella si, pero… no toda.

Quizá existen “otros” que deberían sentirse culpables.

Otros que durante muchos siglos han contado un cuento con la idea de hacernos creer que era una verdad absoluta. Que nos han colocado en un pedestal para que, lejos de la realidad, alguien pensara por nosotras. Que sólo nos han pensado como madres y esposas.

¿Donde está esa otra parte de nosotras? Esa parte que grita que queremos ser libres para pensar, para querer, para decidir, para equivocarnos, para disfrutar de nuestro cuerpo.

Me cansa ese pensamiento trasnochado, obtuso y con aroma a incienso.

Yo soy mujer y nunca he querido ser un hombre, porque siempre he pensado que soy capaz de caminar a su lado. Ni delante, ni atrás.

 Y si alguien no está de acuerdo con ello, lo siento, jamás me disculparé por pensar así.

Feliz viernes… con un olor a  primavera que se cuela entre nuestro estado de ánimo con aires de conspirador.

(Imagen de Pixabay)

16 comentarios el “Como ayer…

  1. No te disculpes María!! Largo y duro el camino de las que lucharon porque hoy en día no demos un paso hacia atrás en lo referente a nuestra libertad de decidir y actuar. Y feliz dia tambien a esos hombres que caminan a nuestro lado, ni delante ni detrás. Un abrazo enorme!!

  2. Personalmente, como hombre, no me siento atraído por mujeres que solo piensan en ser madres, esposas y, en definitiva, mujeres sumisas. Busco y me atraen mujeres con iniciativa, ambición y que sepan lo que quieren en todos los aspectos de su vida. Muchas veces se espera de nosotros, los hombres, algo que no tenemos por qué ser. ¿Por qué tenemos que tener más dinero? ¿Por qué tenemos que tener un mejor trabajo? No es justo. En mi caso, me fijo en mujeres que puedan ser compañeras de vida, no esclavas domésticas. Pero por desgracia, sigue habiendo hombres y mujeres que no piensan de ese modo.
    Ojalá algún día esa perspectiva cambie…
    Un abrazo.

    • Toda la razón, Pablo¡
      Yo siempre he creído que las relaciones se establecen en función de la química que nos hace acercarnos a una persona y no a otra, sea del sexo que sea. Tenemos que caminar un trecho muy largo antes de que las cosas cambien. Parece que se ha despertado la inquietud por la igualdad y cada vez será más difícil que se le pare.
      Te dejo un abrazo grande, paisano, y te felicito por tu forma de pensar.

  3. ¿Qué tiene de malo comer una manzana a medias? El asunto no es fácil después de biblias e historias, porque el machismo como cultura y forma de vida está muy arraigado tanto en hombres como en mujeres ¡Cuántas madres fueron transmisoras de ese modo de ver la vida en el seno familiar! Habrá quien nunca haya sido machista ni cantado el ‘Cara al sol’, pero en las Escuelas Nacionales y en los barrios era lo que había. Creo que lo importante es saberlo, sentirlo y poner remedio, por la dignidad y la igualdad de todos; y viene muy bien este movimiento reivindicativo, que no debiera perder su naturaleza por muchos mandamases que anden tirando la caña.
    Un abrazo fuerte, María.

    • Mi querido Alfonso, yo, estoy encantada de compartir con un hombre la manzana porque creo que el tema no va más allá de ser una bonita historia. Es decir, una manzana es una manzana y punto. Pero son demasiados siglos de mensajes machistas, inculcados tanto por hombres como por mujeres, que queda un largo camino por recorrer hasta que nos demos cuenta de lo necesario de la igualdad. Con respecto a los mandamases, ya no te digo nada porque me repugna bastante el oportunismo del que hacen gala, algunos.
      Un abrazo bien grande desde mi Valencia tomada por la multitud.

  4. Pues eso, diferentes, por suerte, pero iguales en derechos y oportunidades.
    La historia de Adán y Eva siempre me ha parecido de lo más machista. Seguro que no la escribió una mujer.
    Besos, María

    • Y viva esa diferencia, Paloma!!!
      Iguales en derechos, eso es lo que tenemos que conseguir y que las próximas generaciones puedan olvidar el machismo que ha imperado durante tantos años.
      Mil besetes, princesa!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.