El Año de Paul Auster…

Siempre ha sido uno de mis autores favoritos desde que hace tiempo leí su libro “El libro de las ilusiones”

libro de las ilusiones

En  su 70 aniversario nos llega su nuevo libro 4321 y con él su regreso después de siete años de silencio.

Ya sabéis que me gusta leer y que todos los géneros me fascinan, pero en el caso de Auster, cuando leo, siempre tengo la sensación de bucear en lo más profundo del alma humana. De sus sentimientos más íntimos y en algunos casos, inconfesables.

El autor deja en su obra sus obsesiones sobre el papel del azar y sus coincidencias.

Poeta profundo, escribió versos como estos:

De sombra a sombra

“Contra la fachada del atardecer:
sombras, fuego y silencio.
Ni siquiera silencio, sino su fuego,
la sombra
que arroja un respirar.

Para entrar en el silencio de este muro
debo dejarme atrás a mi mismo”

Paul Auster nos lleva a disfrutar, de nuevo, del placer de la Lectura. De las tardes largas cuando con un libro en la mano, nos dejamos llevar por la historia y por los personajes, creados por un escritor sin igual., que cuando le preguntaron qué era para él escribir, dijo.

“Para mí, escribir no es una cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia”

Aquí os dejo mis impresiones y si he conseguido que os enamoréis un poco de Auster, me encantará.

Anuncios

Un cariñoso recuerdo…

Regresé del espacio exterior y otra vez estoy entre vosotros. Vuelvo a asomarme a todas vuestras ventanas, pero antes de hacerlo, quiero dejar un humilde homenaje.

Ayer comprobé, otra vez, que las palabras nos acercan a las personas mucho más de lo que pensamos. Ayer se me escaparon las lágrimas.

Se fue, con ese adiós tremendo por lo definitivo, un bloguero muy admirado por mí. Un hombre del cual aprendí muchas cosas. Que sin haberle “conocido personalmente” era un referente de fortaleza y de humanidad.

Aprendí, que la vida hay que lucharla cada día, que expresar el dolor, la impotencia, la rabia, es una catarsis saludable, que el amor, el cariño y la generosidad, hacen el viaje mucho más fácil, que expresar la debilidad es un signo de fortaleza, que las historias de amor existen y que “hay que vivir”, hasta el último aliento.

“A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero” (Miguel Hernandez)

Buen viaje, Dani-Fotonauta, ahora podrás volar libre, pero entre nosotros seguirá vivo el espíritu de tus letras y las miradas que captaste desde tu cámara y que compartiste con las personas que te acompañamos.

Te echaremos en falta…

De regalos… y de libros.

Nunca he sido demasiado afortunada en los sorteos, ni en la lotería, ni siquiera en una de esas rifas que hacen en los colegios al final del curso y tengo que decir, que tampoco me ha parecido mal. Creo que soy una persona bastante afortunada, así ya de entrada, por lo que siempre he pensado que  la suerte en los juegos de azar era justo que fuera a parar a otras personas.

Pero mira… esta vez he sido afortunada con un premio. Y estoy encantada.

¿Que qué premio? Pues nada menos que dos libros de Benjamín Recacha (http://benjaminrecacha.com)

2015-07-16 19.51.20

Benjamín hizo un sorteo entre las personas que comentamos en su blog y parece ser que del sombrero salió mi nombre.

Y, como veis, no contento con su regalo, también vino a traérmelo. Ha sido un placer conocerle.

Su primer libro “El viaje de Pau”, que leí hace tiempo, ya me gustó, porque Benjamín es un autor concienzudo, interesante y buen escritor.

Así que ahora “Con la vida a cuestas” estoy segura que no me va a defraudar.

Será mi compañía para este verano.

Solo me queda dar las gracias a Benjamín por su regalo y prometo contaros como es “esa vida que se lleva a cuestas”

Buenos días y buenas lecturas!!!

Los poemas de Isabel…

“Quienes se mueven entre las risas y los llantos

y se dejan mecer por sus sueños,

siempre llegan donde las olas se detienen

Y la arena se derrumba.

Al son de las mareas”

Así comienza el libro de Isabel (http://destinolanaturaleza.wordpress.comhttp://apalabrandolosdias.wordpress.com ) “Al son de las mareas”.

libro isabel

Y a partir de ese comienzo, la autora nos habla de vida, sueños, presentimientos, tristezas, palabras, preguntas, miedos, naturaleza, belleza, perdón, horas, amor, placidez, contrapuntos…

Y dominando todo, la presencia del mar.

De un mar que Isabel presiente y reconoce, como testigo de su vida, de nuestra vida. Que recoge el reflejo del sol y la estela plateada de la luna.

Que lame las costas con el pulso constante que iguala al de nuestro corazón.

Un mar que es como nuestras vidas.

Un mar que se mueve al son de las mareas.

Felicidades por este libro Isabel, que recoge la belleza de lo que te rodea!!!

 

 

El mar y yo…

Julia de Burgos, poetisa puertorriqueña.
De personalidad impactante, vida corta y desgraciada y verso sensual, fuerte y profundo, nos dejó una obra muy corta, pero tan intensa que se la considera la mejor representante de la poesía de su país.

La carrera del mar sobre mi puerta 
es sensación azul entre mis dedos, 
y tu salto impetuoso por mi espíritu 
es no menos azul, me nace eterno. 

Todo el color de aurora despertada 
el mar y tú lo nadan a mi encuentro, 
y en locura de amarme hasta el naufragio 
van rompiendo los puertos y los remos. 

¡Si tuviera yo un barco de gaviotas, 
para sólo un instante detenerlos, 
y gritarle mi voz a que se batan 
en un sencillo duelo de misterio! 

Que uno en el otro encuentren su voz propia, 
que entrelacen sus sueños en el viento, 
que se ciñan estrellas en los ojos 
para que den, unidos, sus destellos. 

Que sea un duelo de música en el aire 
las magnolias abiertas de sus besos, 
que las olas se vistan de pasiones 
y la pasión se vista de veleros. 

Todo el color de aurora despertada 
el mar y tú lo estiren en un sueño 
que se lleve mi barco de gaviotas 
y me deje en el agua de dos cielos. (Julia de Burgos)

La semana da sus últimos suspiros, se abandonan los tacones, los maletines, los documentos y hasta las gafas.
El mar, aunque mienta, nos susurra que está ahí para nosotros, planchando sus tonos de azul.
El verde de los árboles se refleja en los ojos del colibrí, mientras la araña teje historias de bienvenida.
No hay nada más bello que un poema sobre el mar… aquí os lo dejo…

 

Aprendí…

Todos los días de nuestra vida merecen ser vividos. Con todo lo que nos deparen. Pero hay días que permanecen en nuestra memoria de una forma muy especial.

Días en los que oscilas como un péndulo, de la alegría a la tristeza, de la resignación a la rebelión, del blanco al negro, sin matices, sin limaduras, sin concesiones.

Son esos días en los que te das cuenta de que el peaje por vivir con intensidad, es importante. Pero aunque sea así…

Seguí y aprendí a aplicar las matemáticas a la vida. Descubrí emociones nuevas mientras la brisa del mar agitaba suavemente las cortinas de mi casa. Y con un nuevo sol reinventé cada momento. Te encontré y de tus manos y de tu boca aprendí lo que es el amor.

Quizá no fue un único amor, ni siquiera un amor eterno, pero fue un amor creado de cosas cotidianas.

Formamos un universo pequeño, a nuestra medida. Los regalos que nos hicimos fueron las sonrisas por la mañana, el pañuelo para las lágrimas, el sonido de las palabras resbalando por las comisuras de los labios, las alas que nos dejaban volar a los dos libres e independientes, pero unidos.

Contigo aprendí que la vida sin pasión no valía la pena ser vivida.

Es posible que nuestro tiempo fuera limitado, pero  conocí la felicidad que se encierra en un sólo segundo.

¿Y sabes por qué? Porque fue todo tan fácil como recorrer el camino de la montaña que nos acercaba al cielo y nos hacia desear convertirnos en aquella brisa que se enredaba en mis manos y jugaba con tu pelo.

Fue todo tan sencillo que cuando recuerdo a alguien con ternura y agradecimiento, siempre pienso en ti. Contigo aprendí a amar. Por eso después de tanto tiempo ya no siento que hubiera sido mejor no haberte conocido.

Porque si soy tolerante, si sonrío, si entiendo que nada es eterno… es porque contigo lo he aprendido. Y porque ahora sé que cuando un amor se acaba es porque otros amores nos esperan.

Y solo espero ser capaz de enseñarles a amar tal y como yo lo aprendí de ti.

 

Némirovsky…

Me voy unos días lejos de casa y aunque pasaré por aquí de vez en cuando, estaré algo “desaparecida”.

Antes de irme, quiero dejaros la impresión que me causó un libro que me recomendó “mi librera” Chelo Puente  (http://lalibreriadechelo.wordpress.com).

Empecé pensando que era una bella historia de amor, para terminar comprobando que es un ensayo psicológico y social sobre el amor y que no tiene, como  es previsible desde el principio, un bello final.

La autora, Irène Nemirovsky, desde las primeras páginas de El Malentendido, nos lleva por una historia, que te atrapa, sin perder de vista los distintos matices de una sociedad que se mueve entre la opulencia y la falta de motivaciones.

Malentendido, El_300_CMYK

Denise, joven esposa mimada, en busca de un amor que le haga vibrar e Yves, personaje desengañado, ex combatiente en la primera guerra mundial, acaudalado que ha perdido su fortuna, pero que instalado en la monotonía que le resulta cómoda, vive ensimismado en una indiferencia no libre de resentimiento por la época que le ha tocado vivir.

Se encuentran de vacaciones en Hendaya y su amor es fulminante. Un amor teñido de noches de luna, de mar que se agita al compás de sus sentimientos, de largos días tendidos al sol.

Pero como algunos amores, con la cotidianeidad, no resiste la distinta necesidad y percepción que tiene cada uno del amor. Ella busca un amor expresado con palabras, con “te quiero” y el  un amor silencioso que se exprese desde ese vacío de palabras.

Y no os cuento más… Que seguiré leyendo a Nemirovsky!

No soy crítico literario, así que desde mi modesta opinión, os digo que es un libro muy bello, por el tema, por el desarrollo, por el estudio que la escritora hace de los personajes y como siempre, pese a tocar lateralmente otros temas además del amor, vuelve al punto de partida como un círculo perfecto.

Os lo recomiendo como en su día me lo recomendó Chelo.

ESPANTAPAJARÓN

De una persona a la que admiro y quiero… como persona y como escritora fantástica…

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Hola, soy Clementina

clementina

He venido a presentaros a mis amigos: Nuno y Pajarón. Y a contaros su historia. Me gustaría que todos la conocierais, pero como algunos estáis muy lejos y  por mucho que grite mi voz se perdería en la distancia, le pedí a Felicitas que la escribiera. No penséis que fue fácil. Al principio discutimos un poquito porque  yo quería que la contara, con mi  voz de niña, no con la suya de mayor. Y es que ella no había escrito nunca con voz de niña… Pero bueno, debió de acordarse de cuando era pequeña y llevaba coletas porque comenzó a escribir como yo quería. Al final nos hicimos buenas amigas.

Cuando Felicitas terminó de escribir mi historia,  se la mandó a un señor estupendo, Luís Arizaleta, coordinador de la colección infanto-juvenil AKobloom, de la Editorial Leer-e. A él  le gustó mucho  y nos propuso editarla…

Ver la entrada original 93 palabras más

La abuela Margarita…

Una gran amiga y gran mujer, me regaló estas palabras y he pensado que era un buen momento para compartirlas.

Abuela

“Tengo 71 años. Nací en el campo, en el estado de Jalisco (México), y vivo en la montaña. Soy viuda, tengo dos hijas y dos nietos de mis hijas, pero tengo miles con los que he podido aprender el amor sin apego. Nuestro origen es la madre tierra y el padre sol. He venido a la Fira de la Terra para recordarles lo que hay dentro de cada uno.

-¿Dónde vamos tras esta vida? -¡Huy hija mía, al disfrute! La muerte no existe. Las muerte simplemente es dejar el cuerpo físico, si quieres.

-¿Cómo que si quieres…?

-Te lo puedes llevar. Mi bisabuela era chichimeca, me crie con ella hasta los 14 años, era una mujer prodigiosa, una curandera, mágica, milagrosa. Aprendí mucho de ella.

-Ya se la ve a usted sabia, abuela.

-El poder del cosmos, de la tierra y del gran espíritu está ahí para todos, basta tomarlo. Los curanderos valoramos y queremos mucho los cuatro elementos (fuego, agua, aire y tierra), los llamamos abuelos. La cuestión es que estaba una vez en España cuidando de un fuego, y nos pusimos a charlar.

-¿Con quién?

-Con el fuego. “Yo estoy en ti”, me dijo. “Ya lo sé”, respondí. “Cuando decidas morir retornarás al espíritu, ¿por qué no te llevas el cuerpo?”, dijo. “¿Cómo lo hago?”, pregunté.

-Todo tu cuerpo está lleno de fuego y también de espíritu -me dijo-, ocupamos el cien por cien dentro de ti. El aire son tus maneras de pensar y ascienden si eres ligero.  De agua tenemos más del 80%, que son los sentimientos y se evaporan. Y tierra somos menos del 20%, ¿qué te cuesta cargar con eso?”.

-¿Y para qué quieres el cuerpo?

-Pues para disfrutar, porque mantienes los cinco sentidos y ya no sufres apegos. Ahora mismo están aquí con nosotras los espíritus de mi marido y de mi hija.

-Hola!

-El muertito más reciente de mi familia es mi suegro, que se fue con más de 90 años. Tres meses  antes de morir decidió el día. “Si se me olvida -nos dijo-, me lo recuerdan”. Llegó el día y se lo recordamos. Se bañó, se puso ropa nueva y nos dijo: “Ahora me voy a descansar”.  Se tumbó en la cama y murió. Eso mismo le puedo contar de mi bisabuela, de mis padres, de mis tías…

-Y usted, abuela, ¿cómo quiere morir?

-Como mi maestro Martínez Paredes, un maya poderoso. Se fue a la montaña: “Al anochecer vengan a por mi cuerpo”. Se le oyó cantar todo el día y cuando fueron a buscarle la tierra estaba llena de pisaditas. Así quiero yo morirme, danzando y cantando. ¿Sabe lo que hizo mi papá?

-¿Qué hizo?

-Una semana antes de morir se fue a recoger sus pasos. Recorrió los lugares que amaba y a la gente que amaba y se dio el lujo de despedirse. La muerte no es muerte, es el miedo que tenemos al cambio. Mi hija me está diciendo: “Habla de mí”, así que le voy a hablar de ella.

-Su hija, ¿también decidió morir?

-Sí. Hay mucha juventud que no puede realizarse,  y nadie quiere vivir sin sentido.

-¿Qué merece la pena?

-Cuando miras a los ojos y dejas entrar al otro en ti y tú entras en el otro y te haces uno. Esa relación de amor es para siempre, ahí no hay hastío. Debemos entender que somos seres sagrados, que la tierra es nuestra madre y el sol nuestro padre. Hasta hace bien poquito los huicholes no aceptaban escrituras de propiedad de la tierra. “¿Cómo voy a ser propietario de la madre tierra?”, decían.

-Aquí la tierra se explota, no se venera.

-¡La felicidad es tan sencilla!, consiste en respetar lo que somos, y somos tierra, cosmos y gran espíritu. Y cuando hablamos de la madre tierra, también hablamos de la mujer que debe ocupar su lugar de educadora.

-¿Cuál es la misión de la mujer?

-Enseñar al hombre a amar. Cuando aprendan, tendrán otra manera de comportarse con la mujer y con la madre tierra. Debemos ver nuestro cuerpo como sagrado y saber que el sexo es un acto sagrado, esa es la manera de que sea dulce y nos llene de sentido. La vida llega a través de ese acto de amor. Si banalizas eso, ¿qué te queda? Devolverle el poder sagrado a la sexualidad cambia nuestra actitud ante la vida. Cuando la mente se une al corazón todo es posible. Yo quiero decirle algo a todo el mundo… -… -Que pueden usar el poder del gran espíritu en el momento que quieran. Cuando entiendes quién eres, tus pensamientos se hacen realidad. Yo, cuando necesito algo, me lo pido a mí misma. Y funciona. Hay muchos creyentes que ruegan a Dios, y Dios no les concede. Porque una cosa es ser limosnero y otra, ordenarte a ti mismo, saber qué es lo que necesitas. Muchos creyentes se han vuelto dependientes, y el espíritu es totalmente libre; eso hay que asumirlo. Nos han enseñado a adorar imágenes en lugar de adorarnos a nosotros mismos y entre nosotros. Mientras no te empaches de ti mismo. Debemos sutilizar nuestra sombra, ser más ligeros, afinar las capacidades, entender. Entonces es fácil curar, tener telepatía y comunicarse con los otros, las plantas, los animales. Si decides vivir todas tus capacidades para hacer el bien, la vida es deleite.

-¿Desde cuándo lo sabe?

-Momentos antes de morir mi hija me dijo: “Mamá, carga tu sagrada pipa, tienes que compartir tu sabiduría y vas a viajar mucho. No temas, yo te acompañaré”. Yo vi con mucho asombro como ella se incorporaba al cosmos. Experimenté que la muerte no existe. El horizonte se amplió y las percepciones perdieron los límites, por eso ahora puedo verla y escucharla, ¿lo cree posible?

-Sí.

-Mis antepasados nos dejaron a los abuelos la custodia del conocimiento: “Llegará el día en que se volverá a compartir en círculos abiertos”.  Creo que ese tiempo ha llegado”

 

JUEGO DE NIÑOS

Un regalo bello, bello, que me hace Julie…

Eltiempohabitado's Weblog

 

Captura de pantalla 2010-07-05 a las 18.42.38 Dedicado a María, https://temiromemiras.wordpress.com/  Por su amabilidad al invitarme a escribir este cuento. Para ella, especialmente.

Era un lugar extraño. Allí nada existía sin un “doble”. Era un lugar muy primitivo. Dicen que este lugar se llamaba Tierra. Sus habitantes se alimentaban de sus propias sombras.  Como podéis imaginar en este lugar, siempre lucía el sol.  La sombra, además de alimento, era la casa y el vestido.  Sus habitantes vivían deambulando. El agua no era ni dulce ni salada y cada sombra tenía su propio lago y nadie dependía del otro.  Un día, un niño y una niña, salieron de su sombra a jugar con las luces extrañas. Y entre juego y juego, encontraron una cajita llena de granos dorados, se los repartieron y regresaron cada uno a su sombra.  Durante días, contemplaron su hallazgo, sus formas, su color, su tacto. El niño guardó los granos en su…

Ver la entrada original 153 palabras más