Volvemos a poetizar…

Me abandono,

a tu sabiduría primigenia,

a tus bosques que esconden los misterios,

a los susurros de las hadas y los elfos,

a la suavidad oscura de tus hojas.

Me abandono,

a la dulzura de tus aguas,

al bravo rumor de tus olas indignadas,

al sigilo de tu profundidad inmensa,

a tu silencio paciente e impasible.

Me abandono,

a la sorpresa del viento,

a la certeza sutil de su destino,

a las voces que viajan desde lejos,

a la incertidumbre que susurra en mis oídos

a la oscuridad que bebe mis anhelos.

Me abandono,

a las caricias olvidadas,

a los suspiros tejidos en mi almohada

a la duda que alimenta mis sueños

a la pasión que se viste con mi aliento

Me abandono,

Vida, a tus secretos.

María G. Vicent ©

Anuncios