Yo creo…

Creo que hay personas que llenan tu vida y hay otras que incluso la llenan cuando no están.

Sentada en una cafetería me he entretenido viendo como el sol pálido de esta primavera tardía, desaparecía perseguido por las nubes negras de tormenta. La oscuridad también ha empañado mis pensamientos y he regresado a tu memoria como tantas veces lo he hecho desde que te fuiste, con esa despedida tan terrible, como definitiva.

La lluvia, sigue dibujando los recuerdos de aquellas tardes de primavera madrileña cuando el agua dibujaba senderos sobre los cristales y la vida parecía eterna o quizá pensábamos que lo éramos nosotros. No queríamos creer que nada era eterno y si, en algún momento, pensamos que sí,  nos reímos porque nuestra amistad se vestía con los mismos hilos con los que se tejen los sueños cumplidos.

Llenaste mi vida de amistad, de risas, de discusiones, de sueños, de lluvia brillando  en el asfalto mientras recorríamos las calles sin ningún destino. Le echamos un pulso al destino y perdimos. Me dejaste, mientras caminabas hacia ese lugar del cual dicen que no se vuelve nunca, pero cuando la lluvia cae con la misma intensidad que se dibujaba en tu mirada, vuelves para soplarme al oído lo que intento no olvidar.

Que sigues viviendo en mi vida igual hoy que entonces, amigo mío.

 

No hay tristeza, sólo algo de nostalgia,  sensación física de lo efímero, doblar esquinas envuelta en recuerdos que se diluyen como la niebla de esta primavera tardía.

 

 

Anuncios

Poema de jueves…

AGUA

Agua que lavas las conciencias
La oscuridad que se guarda en la recámara
La mentira que nunca es piadosa
La maldad que se oculta en la mirada
La envidia que te asalta silenciosa
La traición que vive agazapada

Agua que regalas y entristeces
Las orillas que viven marginadas
Los senderos que te prestan compañía
La semillas que nacen olvidadas
La vidas que crecen a tu vera
Los colores que atrapan las miradas

Agua que riegas mis nostalgias
Mi sonrisa de mujer enamorada
La pasión que suspira agradecida
Las lágrimas que viven en mi almohada
La risa que surge de tu boca
El tacto de tus manos alocadas

Agua que discurres por la tierra
llenando de riquezas las miradas.

Feliz fin de semana a toditos, todos…!!!

 

 

Ha llegado…

La lluvia con suavidad golpea el cristal lanzando al aire sonidos de arpegio. Su sonido se mezcla con las olas del mar cercano,  moldeando una sinfonía con toques de sal y espuma.

La brisa balancea los brotes nuevos que bailan al son de la estación que promete.

Ha llegado, dicen las flores que trepan desde la glicinia que abraza la terraza, mientras la linea del horizonte se viste de azul y plata dibujando una grieta dorada por la que el sol apenas se adivina.

La estación de los colores olvidados. Del agua que los ríos arrastran en su alegría. Del renacer de los campos y de la vida que encierra.

Del equinocio, que nos regala los días y las noches tibias.

La estación de la fragilidad, de la luz, de la calidez. De los almendros en flor, de los jazmines y de las rosas.

“Llega con el viento

y abraza tu sonrisa

que se convierte en eco por el campo.

El mundo se despierta

con cantos de aves viajeras

que rasgan el cielo plateado.

El día ha descubierto

que hoy es primavera.

Sólo hay dulzura en mis manos”

Os deseo una feliz, feliz primavera, porque pese a todo, la vida es digna de ser vivida!!!!

 

 

El mar…

Nuestra Gaviota nos ha invitado a participar en un juego. Se trata de escribir un pequeño relato, real o ficticio y publicarlo en su blog (http://gaviotasconamor.wordpress.com)

El que se decida a participar, además de publicar su relato, elegirá a otros seis compañeros para que hagan lo mismo. Es un juego, y al final, el relato que más haya gustado se llevará un premio honorífico, “El corazón de chocolate”.

En mi caso,  Jesús y Rotze, me animaron a entrar en el concurso. Y yo propongo a:

Julie Sopetran (http://eltiempohabitado.wordpress.com)

Soñando con maletas (http://sonandoconmaletas.wordpress.com)

La Librería de Chelo (http://lalibreriadechelo.wordpress.com)

Diario de Palabras (http://diariodepalabras.wordpress.com)

Farolandia (http://loqueahoramismopienso.wordpress.com)

Perfume de mujer (http://elperfumedemujer.wordpress.com)

Y aquí os dejo mi relato.

EL MAR

Poco a poco recorre los últimos kilómetros de la carretera que se dibuja al borde del acantilado. Hasta ella llega el olor del mar y las gaviotas en vuelo rasante, le anuncian que ya está muy cerca de la casa. Deja atrás la última curva y allí está, blanca, acunada por la tarde que empieza a dejarse abrazar por las sombras del anochecer. Baja del coche y una brisa suave le despeina el cabello y enreda la falda en torno a sus piernas. Camina por el sendero que rodea la casa y cuando llega al final, como siempre, lo que ve le fascina.

Sobre el acantilado la casa parece suspendida en el aire. Sus paredes de cristal salpicadas por mil gotas de sal que reflejan la luz mortecina, parecen un espejo. Las sombras la envuelven como una suave caricia. Oye el arrullo del mar allá abajo.

Adivina que golpea las rocas y sabe que en su retorno deja restos de espuma enredada en sus aristas. Su sonido es como una llamada… plash… plash… suena como el corazón.

cielo rojo

Busca el horizonte que se quema en una explosión de rojos ahogados en el agua. Las sombras siguen avanzando.

Ella cierra los ojos y piensa que la oscuridad tiene los mismos tonos que la soledad. Cuando los abre, una luna clara y fría cuelga del cielo. Mira hacia el mar y por una extraña alquimia ve que se han creado sobre él senderos de plata. Un barco solitario los surca.

La luz se enciende en el interior de la casa de cristal. Alguien sale.

Ella baja por el sendero que conduce al mar. Sigue oyendo su llamada. El viento se lleva el sonido de una voz.

Nota que el agua moja sus pies y siente que es fría como su soledad. El agua se enreda en torno a su cuerpo. La envuelve. La mujer oye su sonido al golpear contra las rocas … plash… plash… y piensa, suena como mi corazón.

En lo alto del acantilado la casa de cristal brilla, rescatada de las sombras, por la luz de la luna. La voz la llama más fuerte, planea sobre la superficie rizada del agua. Se pierde.

Los caminos de plata se abren y entrecruzan formando una inmensa tela de araña. El barco sobre ellos surca la noche y la distancia. La luna despierta y blanca lo contempla. El agua choca contra las rocas y deja enganchado en ellas un retazo de mar.

Plash… plas… si, así suena su corazón.

INUNDACIÓN…

Y después de las palabras de Julie Sopetrán… las mías estarían huecas…

Eltiempohabitado's Weblog

 

130113_elefante-con-el-agua-al-cuello_1000000-pictures

Abre la puerta el agua, cruza pasos

paseos, sendas hechas entre las piedras

de la noche

anega los espacios vacíos de las salas oscuras

las que no tienen fondo, ni ventanas

sólo besos

entra de golpe a la cocina, se adentra en el desván

se enfada en los pasillos

las corrientes son voces, baten ansias

y al unísono…  crean lumbre

con sus brazos largos tira los libros al vacío

se los lleva, ya son bailarines silenciosos

danzan sobre sucios remansos

las páginas tiemblan, lloran versos

derraman vida

se van yendo cual barquichuelas rotas

se alejan por las crestas agudas

del monstruo

ostenta mansedumbre y es vertiente y parece dulce

y es salobre

y acaricia y mata con su acídula lengua de cristal

se crece entre los huecos

por donde cada noche pasa la luna para hablarme

de ti… 

y rompe las paredes de las telarañas

donde yo escribo: “quiero”…

Ver la entrada original 39 palabras más

Medio llena…

… sí, mujer, la botella…

— ¡Ah! Esa famosa frase a la que nunca le he encontrado mucho sentido.

¿Cómo que no…?

— La botella está medio llena o medio vacía y ya está. Vaya ganas de marear la perdiz…

Y si yo te dijera qué…

— Y si tú me dijeras… qué?

botella

¿Recuerdas qué día es hoy?

— Hoy es viernes.

Y un día especial, por eso tengo una botella para ti…

— ¡Qué sorpresa! ¿Y  de qué es…?

Es de cristal, pero no sé si estará medio llena o medio vacía…

— Eres imposible, pero, para mí imprescindible.

… lo sé pero…

preferiría ser inolvidable…