Algo que escribí…

El misterio que nos envuelve.

Sí, te parecerá extraño pero cada persona que llega a nuestra vida, lleva con ella un misterio. Esta persona, la otra, la de más allá…

¿La de más allá?, yo creo que en esa mujer todo es evidente.

Pues si, aquella que está en la esquina y parece invisible. Ella también tiene un misterio.

¿Tú crees? Yo pienso que el misterio es lo no evidente, los supuestos en cascada, las preguntas en el aire, la vida secreta, las confesiones en tono bajo, las casas con dos puertas, las piernas cruzadas, el cigarrillo humeando frente a unos ojos entornados, la búsqueda…

Y yo creo que estás equivocada.

El misterio de cada persona se encuentra en e fondo de sus ojos, en el de su alma. Es una luz muy sutil, casi invisible. Imperceptibles para unos, evidente para otros. Que se encuentra detrás de una puerta que abrimos y cerramos a nuestro capricho. Es el camino que conduce hasta lo más profundo de un ser humano  y que siempre te recompensa cuando intentas recorrerlo.

Es la esencia de lo que somos y lo que sentimos. Es lo que escondemos.

Quizá por eso es el camino más difícil de resolver. El misterio del ser humano.

¿Estás de acuerdo conmigo…?

Os dejo con  Nina Simone. Imaginad en la barra del un bar con una copa en la mano, mientras descubrís el misterio de su voz incomparable.

(Imagen tomada de Internet)

 

Anuncios

Como una ventana…

… me decía un amigo querido y lejano…

Como una pequeña ventana… eso es un blog.

Una ventanita a mundos algunas veces lejanos y casi siempre desconocidos a la que se asoman amigos, futuros amigos y algún conocido.

ventana3Y es curioso porque, algunas veces, dejas tu corazón en esos nuevos amigos de los que, en muchos casos, ni siquiera conoces su rostro. Lo haces sin darte cuenta y con el tiempo lees lo que has escrito, lo respondido y compruebas que has abierto tu intimidad como no lo has hecho con personas más próximas. Pero no sientes miedo porque la corriente que has establecido te lleva a pensar que lo que tú has dado ellos te lo han devuelto con creces.

Siempre he pensado que mirar a una persona a los ojos era lo mejor para espiar un poco en el fondo de su alma, pero quizá escribir, es mostrar esa profundidad que buscamos para conocernos.

Tengo amigos (pocos), buenos amigos (menos) y muchísimos conocidos, pero algunos de los mejores me han llegado a través de como quiera que se llame este mundo…

… como ese amigo querido y lejano…