Gracias…

Te miro
Y me asombro
Te abrazo
Y me pierdo
Te beso
Y me elevo
Te sueño
Y me escapo
Te amo
Y me salvo

Hoy, me llega  el Premio Mental Paradise con Transfondo Poético que me ha concedido mi querida Felicitas, porque desde su cariño, opina que me lo merezco.

Cuando visitéis su blog (http://felicitasrebaqueblog.wordpress.com) comprobareis que es una magnífica escritora, que no sólo maneja el lenguaje de una forma perfecta sino que con su gran su imaginación escribe unos preciosos cuentos para niños. Segurmentalparadise-blog-friends-awardo que os gustará su casa y os quedaréis.

Ya veis, un nuevo premio que se une a todos los demás que vamos compartiendo, porque, creo que os lo he dicho muchas veces, pero este blog no sería nada sin vuestros comentarios y vuestras miradas.

Tampoco lo sería sin vuestros blogs porque es desde ellos desde donde yo, muchas veces, me inspiro para asomarme a esta ventana.

Gracias, gracias y gracias, Feli!!!

Que el paseo por el fin de semana, os haga felices…

Una gran broma…

Yo no quería ir.

Nunca me gustaron los tanatorios. Ya el nombre me crea una especie de desazón. Y no es porque me de miedo la muerte. No, no me asusta, pero me horroriza la liturgia que la rodea.

Pero tenía que estar allí porque ella lo necesitaba.

Le di un abrazo grande, esos de oso que tanto nos gustan a las dos. Al hacerlo, me di cuenta que era muy menuda y que se estremecía.

Es curioso, como mi mente se dividió en dos pensamientos; por un lado la rabia que sentía por lo injusto de aquella muerte y por el otro el que no me hubiera dado cuenta de lo chiquita que era aquella persona a la que conocía desde hacía años.

Alrededor todo el muDOLORndo comentaba, decía, alababa al que se había ido y en algunos casos, los menos, se reían por el comentario jocoso del vecino.

Me alejé, necesitaba estar sola porque al tiempo que la angustia me llevaba, pensé en la gran broma que nos gasta la vida. Me sentí engañada porque pensé que tanto hijo de que van por el mundo pisoteando cabezas, ahí siguen y una buena persona que no había hecho daño a nadie, se marchaba así de repente, sin dar tiempo para reaccionar.

Aunque… ¿cómo vas a reaccionar?

Nunca es el tiempo para que la persona a la que quieres se vaya para siempre. Ni para hacerte a la idea que es la despedida final, horrible por definitiva.

Me acerqué para despedirme. Los ojos se me llenaron de lágrimas cuando la abracé de nuevo, pero ya no tenía demasiado claro por qué lloraba, si por ella, por mí o porque la vida, en aquel momento, me parecía totalmente injusta.

No, la vida no era justa, por eso, había que apurarla minuto a minuto porque nunca sabías en que momento te podía dar una puñalada por la espalda.

 

ESPANTAPAJARÓN

De una persona a la que admiro y quiero… como persona y como escritora fantástica…

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Hola, soy Clementina

clementina

He venido a presentaros a mis amigos: Nuno y Pajarón. Y a contaros su historia. Me gustaría que todos la conocierais, pero como algunos estáis muy lejos y  por mucho que grite mi voz se perdería en la distancia, le pedí a Felicitas que la escribiera. No penséis que fue fácil. Al principio discutimos un poquito porque  yo quería que la contara, con mi  voz de niña, no con la suya de mayor. Y es que ella no había escrito nunca con voz de niña… Pero bueno, debió de acordarse de cuando era pequeña y llevaba coletas porque comenzó a escribir como yo quería. Al final nos hicimos buenas amigas.

Cuando Felicitas terminó de escribir mi historia,  se la mandó a un señor estupendo, Luís Arizaleta, coordinador de la colección infanto-juvenil AKobloom, de la Editorial Leer-e. A él  le gustó mucho  y nos propuso editarla…

Ver la entrada original 93 palabras más