Y así me lo contó…

En una de las primeras tardes del verano. Cuando bajo las ramas de un sauce centenario nos protegíamos del sol que caía como una lluvia de oro sobre sus hojas. Apoyaba su cabeza, ya cubierta de cabellos blancos, sobre la lona de la hamaca, mientras con los ojos cerrados me contaba aquella historia de amor que yo pensaba que no podía existir.

¿Sabes, mi niña?, me dijo, yo nunca fui creyente. Vi, sufrí, oí, tantas cosas mientras las manos se juntaban en una plegaria y las cabezas se cubrían con velos que sólo ocultaban la hipocresía, que llegué a la conclusión de que aquel Dios, no era mi Dios, ni era para mí aquella vida en un cielo que duraría toda una eternidad.

Pero pasó el tiempo y él llegó a mi vida, y la vida pasó mientras envejecíamos. Ahora él se ha ido y yo vuelvo a pensar en esa eternidad que nos prometieron y…

¿Sabes, mi niña? Mi único temor es llegar al lugar que sea, un cielo u otra vida y que no pueda compartirlo con él. Sería como vagar sin corazón por toda la eternidad.

Sus manos descansaban sobre la falda y el pecho subía y bajaba como si en cada respiración cupiera toda su larga vida.

Las hojas se balanceaban con la brisa suave, el sol se escapaba pintado de rojo y el silencio se extendía en el aire como una sábana recién lavada.

En mi cabeza una pregunta… ¿podría un amor existir toda la eternidad?

Feliz miércoles, amigos!!!

 

Anuncios

Poetizo en un miércoles…

Cayó la noche,

me iluminó la luna, 

Sonrieron los hombres de mi vida.

Encontraste el amor?, me preguntaron.

Sí, entre vosotros lo dejé.

Ahora,

estoy desnuda”

Un día para oír la voz deliciosa de Natalie Merchant.

 

 

Mira mis manos, lo necesito todo, la dulzura, la luz, la oscuridad, las promesas rotas pronunciadas como plegarias. El abrazo, una canción de cuna, un beso…

Para Carlos (https://bymoya.wordpress.com/) que le gusta Natalie.

Leer con amigos…

En uno de los saltos que voy dando por los Blogs, llegue a Páginas de nieve.

Me encantó ese nombre!!! (https://paginasdenieve.com/).

Imaginé escribir sobre unas páginas que, al deshacerse, llevarían mis letras a todos los lugares a los que no podía llegar.

Y allí me quedé, justo en el día que publicó sobre la Presentación de un libro “Lo que a Cupido nunca conté”

piel-de-mariposa

Y leí lo siguiente:

“¿Imaginas no poder abrazar a tu bebé por miedo a hacerle daño? Esto es lo que le ocurre a muchos papás cuando su bebé nace con Piel de Mariposa. Se trata de una enfermedad poco frecuente e incurable que provoca una extrema fragilidad de la piel, causando heridas y ampollas por todo el cuerpo ante el más leve roce. Su piel es tan frágil como las alas de una mariposa.

Por ellos nos hemos unido muchos autores, para poner nuestro pequeño granito de arena e intentar ayudarles con nuestras palabras. Con la compra de este libro se están destinando los beneficios a la Asociación Piel de Mariposa (DEBRA) desde donde trabajan para mejorar la calidad de vida de los afectados y sus familias. Conoce su labor en http://www.pieldemariposa.es.  Muchas gracias por intentar poneros en su piel, en su piel de mariposa”

Ya sabéis que leer es una de mis pasiones, pero en este caso la recompensa fue mayor, porque este libro nos habla del amor en todas sus formas y saber más sobre el amor… ¿qué os puedo decir?

Os lo recomiendo.

Viajar…

Cuando la tarde moría a golpes de segundos y los últimos rayos de sol iluminaban los adornos dorados del tren de madera que me alejaba de Soller, recordé esta frase:

¿Viajas para revivir tu pasado?  -era en ese momento la pregunta del Khan, que podía también formularse así: ¿Viajas para encontrar tu futuro?

Y la respuesta de Marco: 

El otro lado es un espejo en negativo. El viajero reconoce lo poco que es suyo al descubrir lo mucho que no ha tenido y no tendrá (Italo Calvino, Las Ciudades Invisibles).

Y me di cuenta de que había viajado hasta allí para recuperar esa parte de mi pasado que recordaba brillante, luminosa, como todo aquello que el paso del tiempo dota con una belleza que, como en la mayor parte de los casos, no era como la imaginamos,en la distancia que crea el tiempo.

Cerré los ojos y extendí la mano, La tuya se encontró con la mía. Y allí estaba mi futuro. Lo vi escrito en tus ojos. Siempre había estado, desde el primer día que te conocí. Y te amé de nuevo. Nuestra historia no tenía esa belleza brillante y luminosa. Nuestra historia crecía entre luces y sombras. Entre risas, lágrimas, enfados y desencuentros. Pero crecía con toda la fuerza que surge de un amor que iba más allá de la belleza, de la fantasía. Que iba más allá del propio amor.

Sentí que nada me había defraudado en este viaje por la vida. Estabas tú. Y Marco, en este caso, no tenía razón, yo, en este viaje, he descubierto lo mucho que he tenido y lo que tendré.

Hoy es lunes, lunero… que el día os sonría a todos.

Me pidió…

Me pidió Leha (https://lehahiah0909.wordpress.com/) que le escribiera un poema…

Deja que el mar te acaricie,
que el agua bese tu piel,
que la sal traiga suspiros,
y las olas tu placer.

Deja que el mar te acompañe,
que tus sueños viajen con él,
que la luna lo refleje
en tus alas de papel.

Deja que el mar te seduzca,
que sea tu amigo fiel,
y que las olas de marzo,
alejen tu padecer.

Deja que el mar y su calma,
en un nuevo atardecer,
paso a paso y susurrando
nos reúna junto a él.

Feliz lunes, Leha y para todos los que os asomáis a esta ventana. Os dejo con la voz única de Leonar Cohen… nadie como él.

 

 

Fin de semana…

Hemos recorrido juntos el camino de la costa. El mar, que lame las rocas donde se acaba el acantilado, ha perdido la dulzura del verano y golpea con un sonido inquietante mientras se deshace en espuma. La luz se escapa entre los pinos y borda el paisaje en lilas y rosados.

Nos espera la casa en la isla, unos muebles de madera y unas cortinas, dibujadas de primavera que se impulsan con la brisa de la tarde intentando emprender el vuelo.

Tu brazo en mis hombros me recuerda la suavidad de tu piel y en tus ojos veo la promesa de caricias derramadas sobre el blanco de las sábanas.

La ventana se abre al horizonte de un bonito fin de semana.

 

Os deseo un fin de semana estupendo de la mano de Aretha.

 

Poetizando… de lunes…

“Emprenderé el vuelo vestida con el recuerdo

de un instante que nunca existió.

Más allá del recuerdo tatuado en mi piel

más cercana a las voces de mi propio destino.

Alcanzaré mi futuro en alas del viento

que impulsa lo  mejor de mis sueños.

En la soledad más absoluta,

te olvidaré sin lágrimas.

Porque…

Tú te fuiste y te llevaste

los últimos versos de nuestro poema”

 

Hoy es lunes, lunero, cascabelero y está ahí, con la mejor de sus sonrisas, para animarnos a vivir con toda la intensidad.

Hijos de Atenea…

Siempre he pensado que los libros tienen vida propia y que el destino o, tal vez, la casualidad, los lleva a tus manos.

Hay libros que te recomiendan, hay libros que descubres por ti mismo, hay otros que nunca te interesaron, pero que cuando caen en tus manos, los lees y llegas a la conclusión, de que debías haberlo leído antes, y por fin, existen esos libros que desde el principio te llaman la atención.

Hijos de Atenea

¿Porqué? No sabes bien el porqué. Puede ser el tema, la portada o bien una corazonada…

Algo así me pasó con el libro de Mercedes Pinto (https://mercedespinto.wordpress.com)  “Hijos de Atenea”  que me atrajo desde que lo vi.

Y no me ha defraudado, como no sea, porque se me ha hecho muy corto. Después de leerlo, me he dado cuenta del porqué de su atractivo para mí. Un atractivo que intuí, porque lo que planea por sus páginas en todo momento es el amor.

El libro empieza así:

“A todos los hijos de Atenea, hombres y mujeres, que escogieron el camino del conocimiento y la sabiduría para luchar por la justicia y la igualdad”

Bahati, el protagonista cuyo nombre significa “suerte”, nacido en Angola, en una tribu de bosquimanos y que “cazado” por unos esclavistas, es llevado a Cuba para ser vendido como esclavo.

Y así empieza su historia, que no seguiré revelando, pero en la que el amor y el agradecimiento hacia todas las manos que se extendieron hacia él para ayudarle, se ve reflejado en cada una de las páginas de este libro.

Escrito con una prosa ligera y fácil de leer y con unos personajes, que te atrapan por su bondad y espíritu de superación, se convierte en un libro para leer cualquier tarde frente a un té o una copa.

Enhorabuena, Mercedes!!!

Versos y Premios…

He navegado

en el mar de tu sonrisa

entre los pliegues

que limitan tu cintura.

He caminado

por la tierra de tu piel

entre el monte

que limita tu sexo.

He volado

en el aire que respiras

entre el deseo 

que inspira el surco de tu espalda.

Y he regresado,

sin haberte conocido…

M.G.V.

Y, esta sería mi manera de agradecer a los amigos blogueros que me han querido conceder más Premios.

Porque dos blogs también me han recordado con el Premio Wonderful Team Member Readeship Award. Y son:

Isabel (https://isabelgaviota.wordpress.com) que, desde un blog de pura espiritualidad, nos habla de la perfección y del camino para encontrarla.

Un oasis de tranquilidad que os encantará visitar.

Gracias por tu recuerdo, Isabel.

Gi (https://tagirrelatos.wordpress.com), vuelve a regalarme otro premio, con esa amabilidad tan suya. De ella, ya os he hablado en otras ocasiones porque pienso que suwonderful-readership-award blog es para perderse en esos relatos de extensión máxima o mínima.

No os lo perdáis porque es muy inspirador.

Gracias Gi,  sigue regalándonos tus letras 😉 😉

Y por último Albertitus (https://lasletrasinquietas.wordpress.com) me deja por aquí el Very Inspiring Blogger Award.

El con sus “letras inquietas” nos lleva de un lugar a otro entre información, pensamientos y opinión.

Asomaros a su ventana y sentiréis ganas de quedaros.

Un placer tu premio, Albertitus, muchísimas gracias.very_inspiring_blogger1

Y como esto ya se hace muy largo, sólo me queda deciros, que aquí os los dejo para todos y a disfrutarlos!!!

Comienza la semana con un lunes, lunero, que promete…

De lunes y Celaya…

“Pones la noche. Te pienso.

Pones el día. Te espero.

Y en esta vida me cumplo, madurando con lo triste.

Y aunque todo parece mentira, yo te creo.

Sé que el amor existe”

Leo a Gabriel Celaya y me pierdo en sus poemas.

Y siento que yo quiero salvar esos momentos en los que me convierto…

En el aire que acompaña al pájaro y conversa en su vuelo, en el agua que refleja una luna lunática, en la hoja que canta en un coro de otoño.

En la mano que recorre una espalda amada, en los ojos donde busco un rastro de inocencia, en la boca donde la promesa se convierte en beso.

En un poema, en una canción, en una palabra que me diga que sigo siendo yo.

Hoy es lunes, todo empieza…

… escalad poco a poco la semana.

Y no olvidéis que el amor existe porque nosotros somos quien lo proyectamos en cada pequeño acto de nuestra vida.