Wordpress… y yo.

Esto parece la historia interminable. Sigo pidiendo una solución a WP y no me hacen ni caso. Primero en castellano y luego en ingles. Me siento como una amante abandonada e ignorada (bueno, quizá no tanto, pero si muy fastidiada).

Los comentarios que hago en algunos blogs, ni aparecen y aunque pueda ser una tontería, eso me molesta. Poner un “me gusta” (eso si me lo permite) está bien, pero yo prefiero algunas veces ese comentario que va más allá y que hace sentir a la persona a la que va dirigido que te ha provocado una reacción.

De esta forma no le puedo decir a Julie Sopetran que su poesía me conmueve profundamente, a Johan Cladheart que me resultan muy interesantes sus entradas, a María Bilbao que sus fotos y como describe lo que ven sus ojos, me fascina, a Laacantha que sonrío cuando le leo, a el corazón del mar que me conmueve, a María Miguez que la sigo con entusiasmo, a Icástico que me enganchan sus escritos, a Carlos Montalleri y sus historias de caballeros y damas…

Y así una lista importante de blogueros a los que sigo. Por eso y aunque sé que en algunos casos, no sirve de nada, buscarme en spam hasta que WP decida honrarme con su atención.

Ahora, queridos, os dejo con Bowie y Wild is the Wind, una canción maravillosa.

Anuncios