Pasa el tiempo…

Y aquí estamos de nuevo. Nos encontramos en el mismo momento en el que estábamos hace un año y de la misma forma nos deseamos felicidad.

Vuelvo la vista atrás y no niego que me roza la nostalgia. La nostalgia de las personas que se han ido, de las que se han alejado más allá de mi cariño, de los instantes que hubiera querido hacer eternos y que al fin han resultado más efímeros que el vuelo de una mariposa, del tiempo que ha pasado tan rápido que sólo ha sido como un trazo en el aire, de las palabras que busqué y que nunca pude llegar a encontrar a lo largo de este año que se aleja.

Pero también la añoranza es fugaz y no puedo dejar de sonreír cuando pienso en los nuevos amigos, en las conversaciones, en lo que he aprendido, en lo escrito, en lo que aun queda por escribir, en el cariño recibido, en la mano que ha estrechado la mía, en la mirada amorosa, en las palabras comprensivas, en los paisajes descubiertos, en las copas en torno al fuego de la chimenea, en la poesía, en las lágrimas derramadas por un dolor que no es tuyo pero es como si lo fuera, en la vida que ha sido más que generosa.

Más allá de la ventana hay demasiadas personas sin hogar, sin afecto, sin futuro y sin esperanza. Personas para las que no existe el brillo de las luces.

Por eso y desde mi cariño, sólo os puedo desear que para el tiempo que llega, viváis la vida con toda la intensidad posible porque tenemos la suerte de los privilegiados.

Sed felices, intentad serlo y si esa felicidad sólo dura un segundo… ya es suficiente.

A por otro año, queridos, aquí os dedico mi sonrisa que es lo mejor que creo tener.

Y por supuesto, os dejo con la música… había pensado en un tango, pero es mejor la compañía dulce de Astrud mientras voláis hasta la luna.

Anuncios

Por el tiempo que viene…

Los pinos, pintados en un paisaje crepuscular, desfilan ante mis ojos. El traqueteo del tren me adormece.

De nuevo viajo hacia otro año que empieza.

Habéis sido mis compañeros de viaje, amables cariñosos, comprensivos y muy, muy tiernos.

El próximo año, también os llevaré en mi mochila. No os podré ofrecer grandes cosas. Quizá sólo mi mirada a “vuestras cosas” que siempre estará llena de cariño.

Y no sólo para el próximo año, sino para todos los que estén por venir, os deseo que la felicidad que busquéis, esté ahí al alcance de vuestra mano y de vuestro corazón.

Sin duda, con alegría y más que siempre, hago mías estas palabras…

“Tantos sitios, tantos mundos, tanto espacio y… coincidir” con todos vosotros y vuestras miradas.

 

Me pidió…

Me pidió Leha (https://lehahiah0909.wordpress.com/) que le escribiera un poema…

Deja que el mar te acaricie,
que el agua bese tu piel,
que la sal traiga suspiros,
y las olas tu placer.

Deja que el mar te acompañe,
que tus sueños viajen con él,
que la luna lo refleje
en tus alas de papel.

Deja que el mar te seduzca,
que sea tu amigo fiel,
y que las olas de marzo,
alejen tu padecer.

Deja que el mar y su calma,
en un nuevo atardecer,
paso a paso y susurrando
nos reúna junto a él.

Feliz lunes, Leha y para todos los que os asomáis a esta ventana. Os dejo con la voz única de Leonar Cohen… nadie como él.

 

 

Atraemos…

… aquello que deseamos…

Y aunque también atraemos lo que no deseamos, somos capaces de reconvertirlo o desecharlo.

Por eso somos luchadores.

La vida se compone de pequeños momentos, de situaciones desesperadas, de instantes únicos e irrepetibles, de despedidas físicas y emocionales.

Atrapados en un torbellino de sentimientos que igual nos llevan de la alegría  al llanto, del odio al amor, del egoísmo a la generosidad.

Todas esas sensaciones nos agitan, nos conmueven, nos enternecen, nos atrapan, para finalmente comprobar que no sirve de nada rebelarnos  contra la vida que nos ha tocado vivir.

A veces se nos hace difícil combatir contra las mareas que mueven un destino que, en algunos momentos, podemos cambiar y en otros se nos presenta como algo ineludible.

Como si todo estuviera escrito en un libro al que sólo tenemos acceso cuando los hados lo permiten y no cuando nosotros lo deseamos.

Pero somos luchadores, únicos e irrepetibles…

… y por eso intentamos dirigir nuestra vida, una vida que al fin…

… es sólo nuestra.

Noviembre…

Descendió despacio, planeando entre un viento suave.

Ella la contemplaba a través de su ventana y envidió el color cobrizo de sus planos. Su libertad y ligereza para volar entre todos los obstáculos que existían en el camino.

Quería asomarse más allá del horizonte. Adonde le esperaba la vida. Donde su meta se adivinaba cada vez más cercana.

No deseaba ser más bella, ni más rica, ni siquiera más sabia… sólo quería ser feliz.

Cerró los ojos expresando un deseo.

La hoja revoloteo y como atraída por su mente, se posó en su mano.

Ella sonrió…

Reto de Word Press: Día 3.

Y llegando al tercer día, dejaré dos frase del genial Charlie Chaplin:

“La vida es maravillosa, si no se le tiene miedo” y “Sé tú e intenta ser feliz, pero, sobre todo, sé tú”

La vida, con sus luces y sus sombras, está ahí, esperando ser vivida, pero sería de locos, no pensar que como todas las aventuras, tiene sus riesgos. Lo que se necesita es el valor para asumirlos.
Y nunca, nunca, dejar de ser nosotros mismos.

Disfrutad del tiempo de verano…

Sentires..

Me desperté en la mañana con la mejilla pegada a tu espalda y pensé;

Si esto es la felicidad… aquí construiré mi casa.

 

 

El viernes se estira y se despereza, atrapa la luz y la derrama en forma de promesas.

Sábado, domingo… estarás?

Te espero…

 

 

Mirando hacia atrás…

… a este año pasado y puedo sentir sorpresa, algo de decepción y mucho agradecimiento, porque aunque ha sido un año complicado y difícil en algunos momentos, me siento una persona profundamente afortunada.

Pero se acercan estos días en los que todo el mundo dice quererte, recordarte, desearte lo mejor, y yo pienso lo mismo que todos los años por estas fechas.

Que no siento todos esos deseos de una forma puntual. Yo los siento cada día del año, cada vez que doy un abrazo, cada vez que expreso mis buenos deseos, cuando pienso en las personas que quiero, a las que quiero menos,  e incluso diría que a las que no quiero nada.

Me gustaría que cuando caiga el último minuto de este año nos hiciéramos la promesa de no olvidar que los buenos deseos de paz, amor y felicidad tienen que ser los mismo, sea la época del año que sea.

Brindaré con cava…

Por todos los que han rozado mi vida, por el nuevo año, por los propósitos que cumpliremos y por los que abandonaremos en el camino, por todas las personas que en estos días están solos, por los que no tendrán techo ni nada que llevarse a la boca, por los amigos que se quedaron atrás, por los que nos acompañan desde siempre y por los nuevos que han llegado, por las sonrisas, por nuestros hijos, por los abrazos, por seguir escribiendo y dejando en nuestros escritos una parte de nosotros, por formar parte de la humanidad.

Por vosotros que me habéis dejado, por unos instantes, entrar en vuestras vidas, en vuestras historias, en vuestros sentimientos y que habéis compartido conmigo momentos que serán irrepetibles.

Y luego miraré hacia adelante, pensando que no soy una ingenua al creer que podemos conseguir, en el año que empieza un mundo algo mejor que el que dejamos atrás.

navidad2

“La vida nos espera
a todos
los que amamos
el salvaje
olor a mar y menta
que tiene entre los senos”

Lo dijo Neruda y yo, lo dejo aquí para vosotros.

Sed Felices, queridos todos!!!

¡¡¡Vivid sin cerrar los ojos, pero dejando un resquicio por donde pueda entrar la esperanza!!!

Poetizando el tiempo…

UN SEGUNDO

Solamente hay un segundo
entre tu cuerpo y el mío
y no bastan las palabras
han perdido su sentido.

Las manos cortan el aire
dibujando un recorrido
desde mi pecho a tu pecho
enredándose en suspiros.

Tu boca busca mi cara
y de nuevo la dibuja
labios rojos, piel morena,
ojos color aceituna.

Mi cuerpo te reconoce
atravesando el segundo
y ya no existe distancia,
quisiera parar el mundo.

Que la vida nos arrastra
Y el tiempo nos pertenece
Es demasiada la lucha
si entre dos amores mueres