Dejarse llevar…

Ya casi hace un mes que empezó el nuevo año y con él se han puesto en marcha los proyectos, los planes, las nuevas ideas que se escribieron en una lista cuando los últimos días del año saltaban del calendario.

Este año va a ser diferente. Hablo de mí ¡Claro! Porque este año me voy a dejar llevar. Nada de esperar grandes cosas, ni hacer muchos planes.

Que fluya la vida sin poner ninguna traba en su camino.

Dejaré que los amigos que quieran quedarse conmigo, se queden y los seguiré queriendo como lo he hecho hasta ahora. O quizá más, si es posible. Me resignaré a la pérdida de aquellos que decidan marcharse después de haberse dado un paseo por mi vida y  los seguiré queriendo, sino como un presente, como un bonito recuerdo.

Escribiré con la misma pasión y entusiasmo, pero no me pondré plazos, ni entregas, ni obligaciones. Disfrutaré con la creación, con el personaje, con la página en blanco y con la inspiración y sin ella. Escribiré porque es parte de mi.

Voy  a disfrutar de cada día, con la sensación de que estreno sus horas y que ellas están llenas de momentos para vivir sin que yo tenga que buscarlos.

Me dejaré llevar por el río de la vida disfrutando de la suavidad de la corriente y sin oponerme a ella.

Sí, sin planes, sin proyectos, sólo disfrutando del viaje.

Anuncios