HUELLAS

Cuando me deslizo por la poesía de Julie… siempre se me escapa una sonrisa…

Eltiempohabitado's Weblog

footprintspic2

Somos un quejido insatisfecho
un ruido en el silencio de los mundos
una luz, desordenada, ansiosa
y un pensamiento viejo de profeta
somos como la risa inacabada
un llanto contenido de tristeza
el color de la playa que se adentra
en el profundo hueco de las huellas
somos nube en el agua, o la creencia
que pasa como el aire de la duda
y se pierde en la furia de los tiempos
somos el polvo-carne de la arena
y vamos regresando lentamente
a la raíz oculta de la espuma
desvanecida entre la luz del sueño.

©Julie Sopetrán

footprints-in-the-sand-kicka-witte

Ver la entrada original

JUEGO DE NIÑOS

Un regalo bello, bello, que me hace Julie…

Eltiempohabitado's Weblog

 

Captura de pantalla 2010-07-05 a las 18.42.38 Dedicado a María, https://temiromemiras.wordpress.com/  Por su amabilidad al invitarme a escribir este cuento. Para ella, especialmente.

Era un lugar extraño. Allí nada existía sin un “doble”. Era un lugar muy primitivo. Dicen que este lugar se llamaba Tierra. Sus habitantes se alimentaban de sus propias sombras.  Como podéis imaginar en este lugar, siempre lucía el sol.  La sombra, además de alimento, era la casa y el vestido.  Sus habitantes vivían deambulando. El agua no era ni dulce ni salada y cada sombra tenía su propio lago y nadie dependía del otro.  Un día, un niño y una niña, salieron de su sombra a jugar con las luces extrañas. Y entre juego y juego, encontraron una cajita llena de granos dorados, se los repartieron y regresaron cada uno a su sombra.  Durante días, contemplaron su hallazgo, sus formas, su color, su tacto. El niño guardó los granos en su…

Ver la entrada original 153 palabras más

INUNDACIÓN…

Y después de las palabras de Julie Sopetrán… las mías estarían huecas…

Eltiempohabitado's Weblog

 

130113_elefante-con-el-agua-al-cuello_1000000-pictures

Abre la puerta el agua, cruza pasos

paseos, sendas hechas entre las piedras

de la noche

anega los espacios vacíos de las salas oscuras

las que no tienen fondo, ni ventanas

sólo besos

entra de golpe a la cocina, se adentra en el desván

se enfada en los pasillos

las corrientes son voces, baten ansias

y al unísono…  crean lumbre

con sus brazos largos tira los libros al vacío

se los lleva, ya son bailarines silenciosos

danzan sobre sucios remansos

las páginas tiemblan, lloran versos

derraman vida

se van yendo cual barquichuelas rotas

se alejan por las crestas agudas

del monstruo

ostenta mansedumbre y es vertiente y parece dulce

y es salobre

y acaricia y mata con su acídula lengua de cristal

se crece entre los huecos

por donde cada noche pasa la luna para hablarme

de ti… 

y rompe las paredes de las telarañas

donde yo escribo: “quiero”…

Ver la entrada original 39 palabras más