Llegó el lunes… y la poesía.

Hundió los pies en la arena

mientras el agua tocaba una canción.

Sus huellas dibujaron la esperanza

y no sintió remordimientos

por haberle robado un suspiro al tiempo.

Tan sólo abrazó la soledad que la rodeaba

con la suavidad de los recuerdos

y siguió su camino.

La luna,

dejó una lágrima tras ella.

!!!Feliz lunes de primavera, amigos!!!

Anuncios

Palabras disidentes.

Israel (eldestrio.wordpress.com) me hace un regalo. Sólo fue un, como dice él, comentario escueto, pero ha captado todo el sentido de lo que yo le proponía. Pasión, sensibilidad, disidencia… Gracias, Isra!

Historias a Medida

La llamada le sobrevino mientras arrastraba su vieja pluma Parker por otro erial nevado al que sabía que nunca le llegaría la primavera del éxito. Palabras sembradas en otro folio más predestinado a terminar de ocupa en una papelera, ya fuera arrugado en la que había bajo la mesa, o puede que encuadernado para abultar con clase en alguno de esos vertederos de ilusiones que vacían cada noche las limpiadoras de las editoriales.

Ni siquiera recordaba haberse presentado a ese concurso, tan solo uno entre docenas. O cientos tal vez, boletos de una lotería inútil de la que los continuos fracasos no lograban rehabilitarla. Ni desde luego esperaba el imposible que ahora le estaban contando. Colgó. Tardó unos cuantos minutos en poder cambiar la Parker por un teclado.

Los pasajes llegaron por mensajero antes de que bajara de la nube, quizás para impedir que los pies hollaran de nuevo el…

Ver la entrada original 455 palabras más

Tiempo de Furia…

Voy a escribir y las palabras se quedan contenidas entre mis dedos. Explicar de una forma  clara y comprensible lo que siento, pero… todo lo que acude a mi mente ya se ha dicho. Entonces… ¿qué podría añadir más?

Cuando era joven pensaba que sólo sentiría dolor por mi misma o por las personas que amara, pero ahora, aunque tarde, me doy cuenta de que estaba muy equivocada.

¿Y sabéis porqué? Porque hoy me duele todo.

Me duelen las personas que me rodean, me duelen las palabras rotas por los golpes, me duele la sinrazón, el interés, la hipocresía, el salvajismo y la violencia, me duelen las tergiversaciones, me duelen las banderas y quien las agita contra las diferentes opiniones, me duele el mal ejercicio del poder medido y controlado, me duele la falta de objetividad…

Me duele, me duele todo, en este tiempo de furia.

“No te rindas, aun estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.
 
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo”
(Mario Benedetti)

 

Bloguero con buen rollo…

Ya hace unos cuantos días que me regalaron un Premio, que me encantó. Tengo que decir que “todos me gustan”, pero este tiene un nosequéquequeseyo.

Y no sólo mpremio-bloguero-con-buen-rolloe gustó el premio, sino la persona que se acordó de mí. Un bloguero que no necesita ninguna presentación porque es más famoso, que el más famoso de los famosos.

Sin duda estoy hablando de Oscar (https://historiastrastudni.wordpress.com) que desde su blog Historias tras tu DNI, nos alegra la vida con sus reflexiones, historias cotidianas, humor, gustos y costumbres.

Si no le conocéis todavía os recomiendo ya, pero ya, que vayáis allí porque recibiréis una calurosa bienvenida, además de un montón de cariño porque él es así… cariñoson.

Gracias y gracias, Oscar, por este premio tan lindo. Para ti va este poema.

“Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento”  (Luis García Montero)

Y para todos, un premio más a compartir, así con… MUY BUEN ROLLO.

 

Atraemos…

… aquello que deseamos…

Y aunque también atraemos lo que no deseamos, somos capaces de reconvertirlo o desecharlo.

Por eso somos luchadores.

La vida se compone de pequeños momentos, de situaciones desesperadas, de instantes únicos e irrepetibles, de despedidas físicas y emocionales.

Atrapados en un torbellino de sentimientos que igual nos llevan de la alegría  al llanto, del odio al amor, del egoísmo a la generosidad.

Todas esas sensaciones nos agitan, nos conmueven, nos enternecen, nos atrapan, para finalmente comprobar que no sirve de nada rebelarnos  contra la vida que nos ha tocado vivir.

A veces se nos hace difícil combatir contra las mareas que mueven un destino que, en algunos momentos, podemos cambiar y en otros se nos presenta como algo ineludible.

Como si todo estuviera escrito en un libro al que sólo tenemos acceso cuando los hados lo permiten y no cuando nosotros lo deseamos.

Pero somos luchadores, únicos e irrepetibles…

… y por eso intentamos dirigir nuestra vida, una vida que al fin…

… es sólo nuestra.

Reto de Word Press: Día 2.

Hoy mi frase es de Virginia Wolf…

“Empiezo a desear un lenguaje parco como el que usan los amantes, palabras rotas, palabras quebradas, como el roce de las pisadas en la acera, palabras de una sílaba como las que usan los niños cuando entran en un cuarto donde su madre está cosiendo y cogen del suelo una hebra de lana blanca, una pluma, o un retal de chintz. Necesito un aullido, un grito”

Llega un momento en que la palabreria y las conversaciones desatadas, te hacen desear la simplicidad de un gesto, la rotundidad de una interjección, la liberación de un sonido.
Quizá, el silencio.

Disfrutad del agosto…

Regresé… de Madrid

Siempre he creído que todas las ciudades tienen un alma escondida y que sólo la podremos descubrir paseando por sus calles, hablando con las personas que las viven y disfrutando de todo lo que nos ofrecen.

Y si además cuentas con una de esas personas que se enteran de todo lo que respira debajo de sus humos, de sus ruidos y de su caos, entonces la mejor experiencia está servida.

Yo, tengo esa suerte.

He visitado muchas veces Madrid, incluso viví en ella durante algún tiempo, pero me había olvidado de su vitalidad y energía. Esta vez, he vuelto a sentirla entre los lugares que he visitado y las personas con las que he compartida mis visitas y paseos.

Estuve en el Museo Reina Sofía contemplando “Fuego Blanco”, la colección de pintura moderna del Kunstmuseum de Basilea y aunque, tengo que decir, que no soy precisamente, una entendida en pintura, me pareció muy recomendable.

En el Centro Conde Duque, con Ouka Leele y su exposición “A donde la luz me lleve”, un homenaje a Asturias con unas fotos maravillosas, llenas de una belleza, intimista y onírica y, en algunos momentos sombría, pero que te transportan al verde húmedo del norte.

Y  ya para terminar mi recorrido, asistí en la sala La Cuarta Pared, a  una conversación entre Juan José Millás y el fotógrafo Jordi Socias. Dos personajes, casi entrañables, que nos regalaron dos horas de un diálogo interesante, divertido e inteligente.

Y luego, el Jardín Botánico, los paseos, las cervecitas disfrutando del sol aún pálido de primavera, las noches con ese misterio que me encanta, sus callejuelas, su historia y por encima de todo, el calor de los amigos.

Madrid, para mí, aunque demasiado grande, sigue siendo una ciudad fascinante.

“Anocheció Madrid que parecía

cubierto del cristal más transparente

que estaba amaneciendo de repente

con tanta claridad como de día.

Luces vivas sus calles repartía

poblando la ciudad, más que de gente,

de destellos de luz resplandeciente

que el aire embelesaban de alegría.

El cielo miró arder desde su abismo,

como un diamante en negro terciopelo

Madrid, alma encendida a su espejismo:

ciudad nocturna en urna de su hielo,

Narciso enmascarado de sí mismo,

y Eco, muda de asombro, el mismo cielo” (José Bergamín)

 

Curarme de ti…

He decidido, que hoy voy a curarme de ti. No sé si lo conseguiré.

Pueden pasar días, quizá semanas… espero que no sean años.

No sé si será difícil, pero lo voy a intentar.

Por eso, lo mejor es no pensarte, Pero… ¿cómo no pensarte?. Creo que no es posible… igual si mirara hacia otro lado. Pero no puedo.

Te veo en todas partes. Aunque… ¿no será que te llevo conmigo?

Así no podré curarme.

¿Quizá en la soledad?, pero ¡no! también llenas mi soledad.

¿Porqué? ¡maldita sea, no puedo curarme de ti!

¿Sabes que haré? Aceptaré mi enfermedad y la mimaré y cuidaré.

Reuniré todo el amor que pueda encontrar por ahí.

El perdido, el olvidado, el que se quedó a medio camino. Y con todos ellos llenaré una bolsa y te le entregaré y así podrás hacer con ella lo que quieras.

Puedes regalarlo, tirarlo o puedes invertirlo en quien desees. También puedes devolvérmelo aumentado.

No sé lo que harás tú, pero yo si que sé lo que voy a hacer.

He decidido que no quiero curarme de ti.

Quiero seguir contigo días, semanas… años.

Mirando hacia atrás…

… a este año pasado y puedo sentir sorpresa, algo de decepción y mucho agradecimiento, porque aunque ha sido un año complicado y difícil en algunos momentos, me siento una persona profundamente afortunada.

Pero se acercan estos días en los que todo el mundo dice quererte, recordarte, desearte lo mejor, y yo pienso lo mismo que todos los años por estas fechas.

Que no siento todos esos deseos de una forma puntual. Yo los siento cada día del año, cada vez que doy un abrazo, cada vez que expreso mis buenos deseos, cuando pienso en las personas que quiero, a las que quiero menos,  e incluso diría que a las que no quiero nada.

Me gustaría que cuando caiga el último minuto de este año nos hiciéramos la promesa de no olvidar que los buenos deseos de paz, amor y felicidad tienen que ser los mismo, sea la época del año que sea.

Brindaré con cava…

Por todos los que han rozado mi vida, por el nuevo año, por los propósitos que cumpliremos y por los que abandonaremos en el camino, por todas las personas que en estos días están solos, por los que no tendrán techo ni nada que llevarse a la boca, por los amigos que se quedaron atrás, por los que nos acompañan desde siempre y por los nuevos que han llegado, por las sonrisas, por nuestros hijos, por los abrazos, por seguir escribiendo y dejando en nuestros escritos una parte de nosotros, por formar parte de la humanidad.

Por vosotros que me habéis dejado, por unos instantes, entrar en vuestras vidas, en vuestras historias, en vuestros sentimientos y que habéis compartido conmigo momentos que serán irrepetibles.

Y luego miraré hacia adelante, pensando que no soy una ingenua al creer que podemos conseguir, en el año que empieza un mundo algo mejor que el que dejamos atrás.

navidad2

“La vida nos espera
a todos
los que amamos
el salvaje
olor a mar y menta
que tiene entre los senos”

Lo dijo Neruda y yo, lo dejo aquí para vosotros.

Sed Felices, queridos todos!!!

¡¡¡Vivid sin cerrar los ojos, pero dejando un resquicio por donde pueda entrar la esperanza!!!

Me preguntaba…

Estábamos sentadas una frente a otra y removíamos en el pasado como si lo hiciéramos entre un montón de ropa vieja.

Y allí encontramos las palabras que nunca dijimos, las que dijimos y deseamos callar, los lugares que fueron comunes y después dejaron de serlo, las ocasiones que tuvimos para olvidar y las perdimos, la confianza mutua, entregada y fiel que se diluyó en una tarde de verano.

chicas

 

Te preguntaba donde debería dibujar la línea que marca hasta donde  se debe llegar para conservar una amistad.

¿Más lejos, más cerca?

¿Qué es lo que mide ese punto de inflexión en que decides que ya no  vale la pena luchar por ella?

¿Acaso alguien lo sabe?

¿Tú lo sabes?