En noviembre…


DOLOR

A veces, cuando rompe la noche,

el brillo enciende tus ojos,

el regalo de un dios desconocido.

A veces, cuando rompe la noche,

me inunda un mar turbulento

que me obliga a vagar por el olvido.

A veces, cuando rompe la noche,

se quiebra la lágrima,

en el cristal de mi impotencia.

A veces, y sólo a veces,

cuando rompe la noche,

se apaga la llama del dolor.

Y resucito en tu cuerpo.

(Imagen de Pixabay)

 

Anuncios

Un poema en julio…

Acaba julio con las lluvias en el norte y el calor en el sur. Me he rodeado de árboles y soledad mientras mi mente y mis manos buscaban un respiro en la tarea de vivir cada instante y ser capaz de disfrutarlo.

Le digo adiós a julio y regreso al mar, allí donde está mi casa, pero antes de que se acabe os dejo con el sabor de la música y la poesía.

Tus ojos hablan de ti, de mi,

de un verbo posesivo,

de un infinito declinado.

de deseos escapados,

de luchas en territorios devastados,

de heridas marcadas por el tiempo.

Hablan de pensamientos encontrados,

de sueños sin futuro, ni pasado,

de caminos perdidos y evitados.

de ti, de mi,

del tiempo rescatado,

de otra vida que hemos olvidado.

Llegó el lunes… y la poesía.

Hundió los pies en la arena

mientras el agua tocaba una canción.

Sus huellas dibujaron la esperanza

y no sintió remordimientos

por haberle robado un suspiro al tiempo.

Tan sólo abrazó la soledad que la rodeaba

con la suavidad de los recuerdos

y siguió su camino.

La luna,

dejó una lágrima tras ella.

!!!Feliz lunes de primavera, amigos!!!

Volvemos a poetizar…

Me abandono,

a tu sabiduría primigenia,

a tus bosques que esconden los misterios,

a los susurros de las hadas y los elfos,

a la suavidad oscura de tus hojas.

Me abandono,

a la dulzura de tus aguas,

al bravo rumor de tus olas indignadas,

al sigilo de tu profundidad inmensa,

a tu silencio paciente e impasible.

Me abandono,

a la sorpresa del viento,

a la certeza sutil de su destino,

a las voces que viajan desde lejos,

a la incertidumbre que susurra en mis oídos

a la oscuridad que bebe mis anhelos.

Me abandono,

a las caricias olvidadas,

a los suspiros tejidos en mi almohada

a la duda que alimenta mis sueños

a la pasión que se viste con mi aliento

Me abandono,

Vida, a tus secretos.

María G. Vicent ©

Leer con Amigos

Siempre es un placer leer, pero con cada letra, con cada historia y con cada libro sientes emociones diferentes.

Te puedes sentir intrigado, emocionado, fascinado, aburrido o interesado, pero en cualquier caso, nunca indiferente.

Hoy os traigo un libro muy especial, como especial es la persona que lo ha escrito.

Porque Isabel (https://apalabrandolosdias.wordpress.com/https://destinolanaturaleza.wordpress.com) y la poesía forman un todo. Su poesía despierta emociones porque hace un recorrido por todo aquello que nos mueve, nos conmueve y nos hace vibrar.

La poesía de Isabel, es pura magia. Magia que nos envuelve, que atrapa y que hace que deseemos compartir con ella lo que piensa, siente y padece.

Resultado de imagen de las farolas caminan las calles

 Ojalá te traiga muchas alegrías tu tercer poemario, Isabel. Que “tus farolas” no caminen sólo una calle, sino que vuelen hasta más allá de donde vuelan nuestras miradas para así compartir entre todos tus versos.

Amigos, aquí os dejo “Las Farolas caminan la calle”, seguro que disfrutáis con su lectura tanto como lo hice yo.

Leer con amigos…

Hacía días que no os dejaba por aquí uno de esos libros que voy leyendo y que me llegan a través de amigos blogueros que deciden lanzarse a la publicación de sus obras.

Son muchos y muy buenos, por eso me encanta cuando puedo dar aquí mi opinión sobre su obra, que, dicho de paso, es la mía y no quiere decir nada más que… me ha gustado de una manera u otra.

El libro de hoy es un libro de poemas muy especial escrito por Libe Li (http://libelia.blogspot.com.es/) una buena amiga y una excelente poetisa, que deja el alma y la piel en cada verso de sus poemas.poetame_libe_li

“No encontré mi norte,

ni recé, ni soñé, ni lloré.

Viví.

Y en ese corto instante sentí,

sentí la vida entera”

Dice la autora.

Y con estas palabras nos ata a su poesía que envuelve con una sensualidad que deriva en deseo, en pasión descrita en verso y en erotismo que traspasa la piel.

Ha dicho su editor:

“Después de muchos años, este poemario sale a la luz y en él se recogen aquellas hojas sueltas y cuadernos manuscritos que han permanecido guardados hasta este momento en el que se abre al mundo y su alma se desnuda para todos nosotros”

Un estupendo desnudo el que nos ofrece Libe y que tiene que ser leído.

Os lo recomiendo… disfrutaréis.

Buena lectura, amigos.

 

Poetizo en un miércoles…

Cayó la noche,

me iluminó la luna, 

Sonrieron los hombres de mi vida.

Encontraste el amor?, me preguntaron.

Sí, entre vosotros lo dejé.

Ahora,

estoy desnuda”

Un día para oír la voz deliciosa de Natalie Merchant.

 

 

Mira mis manos, lo necesito todo, la dulzura, la luz, la oscuridad, las promesas rotas pronunciadas como plegarias. El abrazo, una canción de cuna, un beso…

Para Carlos (https://bymoya.wordpress.com/) que le gusta Natalie.

Poetizando…

Hoy os dejo aquí un Poema Solidario para el Proyecto de Scripto.es destinado a Médicos Sin Fronteras.

Creo que es un Proyecto magnífico.

CIERRA LA PUERTA

Cierra la puerta, madre, cierra la puerta,

Que no quiero que entren las nubes negras,

Ellas llenan de polvo mis pensamientos

Y me persiguen oscuras hasta en mis sueños.

Esta noche, madre, miré a los cielos

Y las balas cubrían el firmamento,

no era brillante y luminoso

todo estaba cubierto de un tono rojo.

Dime, madre, dime, porqué nos odian,

Si como ellos somos carne y memoria,

Como ellos amamos y sonreímos,

Y solo deseamos nuestro camino.

Quiero volar, madre, quiero volar lejos,

Más allá de la luna y mis pensamientos.

Bajo un cielo azul lleno de estrellas,

Lejos del dolor y de la miseria.

Quiero dormir madre, quiero dormir,

Acurrucado en tu pecho,

Y que el sonido de la guerra

sea un mal sueño.

Cierra la puerta, madre, cierra la puerta.

María G. Vicent

Un lunes y un poema…

Me has pedido
la luna y las estrellas
las huellas en mi piel
mis cicatrices.

Me has pedido
caminos recorridos
la verdad absoluta
mis recuerdos.

Me has pedido
lo que tengo
lo que tuve,
mi legado.

Me has pedido
mis sueños,
mis heridas,
mi pasado.

Yo te di lo que tenía… un corazón enamorado.

Otra semana, otro lunes para intentar ser felices, amigos.
Intentadlo!!!