Poetizando en mayo…

Azul y arena,

las rocas vestidas de sal,

y la tristeza en tu mirada,

mujer de muchas soledades.

Quisiste,

y sólo encontraste olvido.

Hoy tus ojos,

no reflejan el amor de aquellos días.

Azul y arena,

y el mar que lame tus heridas.

Las promesas huyen en bandada.

y lloras.

Pero tú sabes, ya tarde,

que el amor no necesita de promesas.

 

Feliz semana a toditos todos…

Espero…

adios… curarme de ti en unos días.

Tengo que dejar de entenderte, de comerte, de leerte.

Creo que puedo conseguirlo. Sólo necesito tiempo, distancia, soledad.

¿Crees que está bien que te quiera una semana? No es demasiado, pero tampoco es poco, es suficiente.

En esa semana recogeré todo lo que se ha hablado de amor en todo el mundo y lo arrojaré al mar. Te arrullaré con las olas que arrastren esas palabras. Y también arrojaré los silencios. ¿Sabes? Los silencios son las mejores palabras de amor.

Es tan solo una semana para reunir todo el amor que ha existido en el tiempo.

Y te lo daré. Tú haz con él lo que desees. Puedes utilizarlo, guardarlo, arrojarlo al mar para que busque las palabras. Lo que quieras.

Me miras, no es posible ¿Verdad?

No es posible una semana para entender todo lo que siento.

Porque lo que siento es igual a salir del purgatorio para caer en el infierno.