Categoría: Otros

Espero…

adios… curarme de ti en unos días.

Tengo que dejar de entenderte, de comerte, de leerte.

Creo que puedo conseguirlo. Sólo necesito tiempo, distancia, soledad.

¿Crees que está bien que te quiera una semana? No es demasiado, pero tampoco es poco, es suficiente.

En esa semana recogeré todo lo que se ha hablado de amor en todo el mundo y lo arrojaré al mar. Te arrullaré con las olas que arrastren esas palabras. Y también arrojaré los silencios. ¿Sabes? Los silencios son las mejores palabras de amor.

Es tan solo una semana para reunir todo el amor que ha existido en el tiempo.

Y te lo daré. Tú haz con él lo que desees. Puedes utilizarlo, guardarlo, arrojarlo al mar para que busque las palabras. Lo que quieras.

Me miras, no es posible ¿Verdad?

No es posible una semana para entender todo lo que siento.

Porque lo que siento es igual a salir del purgatorio para caer en el infierno.

Acabo de leer…

a Kerouack

… dicen que siempre estaba persiguiendo algo que nunca encontró…

“…los únicos que me interesan son los locos, los locos por vivir, locos por hablar, locos por salvarse, deseosos de todo al mismo tiempo, los que nunca bostezan ni hablan de lugares comunes…

… sino que arden, arden, arden cual fabulosos cohetes pirotécnicos que estallan en el firmamento como arañas cruzando las estrellas…”

(Jack Kerouac)

adios1

… que buscó la vida a través del camino que desembocó en la Ruta 66…

Y así regresamos de nuevo a Ítaca…

… donde el fin está en el camino y no en el destino.