Socorro…

Tengo un “pequeño” problema.

No sé lo que me han hecho los señores de WP, pero sólo me deja responder a los comentarios en mi blog. Cuando intento poner alguno en los vuestros, me deja escribirlos y los publica, pero luego veo que  no aparecen. Eso sí, los “me gusta” si que me deja ponerlos.

¿Alguien me puede echar una mano? Porque yo ya no sé qué hacer. He intentado enviarlos desde el Ipad, desde el móvil y nada de nada (bufffff). Así que si de momento solo veis “me gusta” y sin comentario es que estoy en ello.

Gracias y gracias.

Reto de Word Press: Día 3.

Y llegando al tercer día, dejaré dos frase del genial Charlie Chaplin:

“La vida es maravillosa, si no se le tiene miedo” y “Sé tú e intenta ser feliz, pero, sobre todo, sé tú”

La vida, con sus luces y sus sombras, está ahí, esperando ser vivida, pero sería de locos, no pensar que como todas las aventuras, tiene sus riesgos. Lo que se necesita es el valor para asumirlos.
Y nunca, nunca, dejar de ser nosotros mismos.

Disfrutad del tiempo de verano…

Reto de Word Press: Día 2.

Hoy mi frase es de Virginia Wolf…

“Empiezo a desear un lenguaje parco como el que usan los amantes, palabras rotas, palabras quebradas, como el roce de las pisadas en la acera, palabras de una sílaba como las que usan los niños cuando entran en un cuarto donde su madre está cosiendo y cogen del suelo una hebra de lana blanca, una pluma, o un retal de chintz. Necesito un aullido, un grito”

Llega un momento en que la palabreria y las conversaciones desatadas, te hacen desear la simplicidad de un gesto, la rotundidad de una interjección, la liberación de un sonido.
Quizá, el silencio.

Disfrutad del agosto…

Reto Word Press: 3 Días de Frases Favoritas. Día 1

Carmen “Con mucho Garbo” me ha propuesto un reto. Publicar en tu blog una frase, una entrada cada día. La frase puede ser de algún autor o tuya.
Yo, más que una frase, voy a compartir unos versos de John McCrae.

“En los campos de Flandes
crecen las amapolas.
Fila tras fila
entre las cruces que señalan nuestras tumbas.
Y en el cielo aún vuela y canta la valiente alondra,
escasamente oída por el ruido de los cañones.

Somos los muertos.
Hace pocos días vivíamos,
cantábamos, amábamos y eramos amados.
Ahora yacemos en los campos de Flandes. Contra el enemigo continuad nuestra lucha,
tomad la antorcha que os arrojan nuestras manos agotadas.

Mantenerla en alto.
Si faltáis a la fe de nosotros muertos,
jamás descansaremos,
aunque florezcan
en los campos de Flandes,
las amapolas.”

Este poema lo escribió el poeta después de participar durante la primera guerra mundial, en la Batalla de Yprés (Bélgica).

Me pareció un bello y desgarrador poema que nos hace pensar que la guerra sólo trae dolor y desolación.

Debería nombrar a 3 blogueros para que continuarán con el reto, pero, como siempre, que siga el reto quien lo desee.

Aquí os lo dejo para compartir.

Espero…

adios… curarme de ti en unos días.

Tengo que dejar de entenderte, de comerte, de leerte.

Creo que puedo conseguirlo. Sólo necesito tiempo, distancia, soledad.

¿Crees que está bien que te quiera una semana? No es demasiado, pero tampoco es poco, es suficiente.

En esa semana recogeré todo lo que se ha hablado de amor en todo el mundo y lo arrojaré al mar. Te arrullaré con las olas que arrastren esas palabras. Y también arrojaré los silencios. ¿Sabes? Los silencios son las mejores palabras de amor.

Es tan solo una semana para reunir todo el amor que ha existido en el tiempo.

Y te lo daré. Tú haz con él lo que desees. Puedes utilizarlo, guardarlo, arrojarlo al mar para que busque las palabras. Lo que quieras.

Me miras, no es posible ¿Verdad?

No es posible una semana para entender todo lo que siento.

Porque lo que siento es igual a salir del purgatorio para caer en el infierno.

Acabo de leer…

a Kerouack

… dicen que siempre estaba persiguiendo algo que nunca encontró…

“…los únicos que me interesan son los locos, los locos por vivir, locos por hablar, locos por salvarse, deseosos de todo al mismo tiempo, los que nunca bostezan ni hablan de lugares comunes…

… sino que arden, arden, arden cual fabulosos cohetes pirotécnicos que estallan en el firmamento como arañas cruzando las estrellas…”

(Jack Kerouac)

adios1

… que buscó la vida a través del camino que desembocó en la Ruta 66…

Y así regresamos de nuevo a Ítaca…

… donde el fin está en el camino y no en el destino.