Háblame, un poema en julio…

No volveremos a caminar bajo la luz de la luna
y aunque el corazón siga latiendo
y la madreselva nos regala su perfume
nuestros pasos no marcarán más caminos.

Pero háblame como entonces,
cuando las huellas en nuestra piel eran suaves
y las almas, vagaban inquietas por paisajes de sombra
buscando un amparo para la inocencia.

Háblame cuando la luna se filtre silenciosa
entre parajes de ensueño y las palabras dichas
sólo sean un recuerdo
que se pierde entre el ayer y el mañana.

Háblame cuando nos volvamos a encontrar
y las esquinas de nuestra vida nos rocen con dulzura
porque entonces,
sólo entonces, nos bañaremos juntos en el azul del cielo.

María G. Vicent ©

(Imagen Pixabay)

Un poema en mayo…

A ti,

Que te soñé

A golpe de acrílico y puntero.

Cuando rompía en rojo la mañana

Y el sabor ácido, inundaba mi boca.

A ti,

Que abriste puertas y ventanas

Para dejar entrar la luz que besa los cristales.

Y los dibuja a fuego.

A ti,

Que rompes la estructura de mis versos

Cuando me abrazas fuerte en la penumbra.

Y cruzas mis umbrales,

Sembrando mi cuerpo con tu huella.

A ti,

Que me reinventas cada día en tu mirada,

Con la escritura liviana de los sueños,

Mientras el azul de mi rima,

levanta el vuelo. 

(María G. Vicent ©)

 

Felices días de mayo a todos los que os asomáis a mi ventana!!!

 

Hoy es lunes… y un poema.

Silencio,

Mi alma se despierta con un suspiro nuevo,

el mar, como un amante incierto,

lame las orillas de un día de invierno tardío.

Hoy las aguas visten un azul profundo

y las gaviotas en vuelos rasantes,

salpican la arena con gotas de nostalgia.

La luz envuelve mis pasos,

me lleva a todos esos cielos que me quedan por descubrir.

La vida, no es otra cosa

que volar cada vez más alto.

Feliz lunes, lunero… para todos!!!

En noviembre…


DOLOR

A veces, cuando rompe la noche,

el brillo enciende tus ojos,

el regalo de un dios desconocido.

A veces, cuando rompe la noche,

me inunda un mar turbulento

que me obliga a vagar por el olvido.

A veces, cuando rompe la noche,

se quiebra la lágrima,

en el cristal de mi impotencia.

A veces, y sólo a veces,

cuando rompe la noche,

se apaga la llama del dolor.

Y resucito en tu cuerpo.

(Imagen de Pixabay)

 

Poema de la tristeza…

La tristeza es un juego en la risa infantil
Una sombra, un susurro en la tarde de invierno
Un recuerdo buscando su espacio en el tiempo
Es la ola en un mar de emoción
Un grito en la garganta que rompe el silencio

La tristeza es el alma dibujando un anhelo
Un espacio en blanco cuando huye el aliento
Una historia escrita en los brazos del viento
Es la música que dibuja la lágrima en suspenso.
Un deseo de atrapar lo que vuela ya lejos.

La tristeza es la niebla que rodea los sueños.

Empieza la semana y llueve… el agua alejará la tristeza.

Sed felices!!!!

Poema en otoño…

Añoro la luz, el sol caliente y los días largos del verano, pero ahora llega la estación de los proyectos, los comienzos, los membrillos y las castañas frente al hogar, la lluvia, los ocres, dorados y rojos y la melancolía… Disfrutemos del otoño.

Cuando amanezca estarás aquí, conmigo
El pájaro, el viento y las nubes esponjosas
Esperarán la llegada del otoño
Momento de cambio,
suave color dorado de promesas,
que se convierten en lluvia.
Te acercas y me inunda,
Un sonido de hojas secas,
Quisiera perderme en tu mirada.
Vivir el silencio de un tiempo que soñamos.
Pero  sólo la brisa me acompaña
Y el otoño, como un compañero casual
Deja ocres en los senderos que pisamos.

Feliz tiempo de otoño con Natalie y la dulzura!!!

Un poema en julio…

Acaba julio con las lluvias en el norte y el calor en el sur. Me he rodeado de árboles y soledad mientras mi mente y mis manos buscaban un respiro en la tarea de vivir cada instante y ser capaz de disfrutarlo.

Le digo adiós a julio y regreso al mar, allí donde está mi casa, pero antes de que se acabe os dejo con el sabor de la música y la poesía.

Tus ojos hablan de ti, de mi,

de un verbo posesivo,

de un infinito declinado.

de deseos escapados,

de luchas en territorios devastados,

de heridas marcadas por el tiempo.

Hablan de pensamientos encontrados,

de sueños sin futuro, ni pasado,

de caminos perdidos y evitados.

de ti, de mi,

del tiempo rescatado,

de otra vida que hemos olvidado.

Un poema…

Quédate conmigo y pintaré de carmesí las flores del jardín,  dejaré versos entre tus manos en las tardes de verano y entre luna y luna escribiré una canción.

Quédate conmigo junto al mar, y cuando las verdes olas digan tu nombre, lo lanzaré al viento y sembraré el espacio con tu risa loca.

Quédate conmigo y entre las sábanas que recuerdan tu aroma y tu pasión, mis piernas se enredarán en tu cintura.

Quédate conmigo y vibrará la tierra, porque el destino nos eligió unidos y cruzó nuestros caminos mientras la vida soñaba.

 

Llegó el lunes… y la poesía.

Hundió los pies en la arena

mientras el agua tocaba una canción.

Sus huellas dibujaron la esperanza

y no sintió remordimientos

por haberle robado un suspiro al tiempo.

Tan sólo abrazó la soledad que la rodeaba

con la suavidad de los recuerdos

y siguió su camino.

La luna,

dejó una lágrima tras ella.

!!!Feliz lunes de primavera, amigos!!!