Me viene a la mente…

Una frase de Max Weber…

“Cuando el ser humano pierde el sentido de las cosas, los viejos dioses se levantan de sus tumbas”

Una cita muy especial y apropiada a propósito de la aparición de la agobiante irracionalidad que nos envuelve y amenaza con devorarnos en un pozo de sin sentido e inhumanidad.

¿Qué fue de nosotros? ¿En qué momento vendimos nuestra alma al diablo?

Ni siquiera los viejos dioses creo que tengan respuesta.

Anuncios

Dejarse llevar…

Ya casi hace un mes que empezó el nuevo año y con él se han puesto en marcha los proyectos, los planes, las nuevas ideas que se escribieron en una lista cuando los últimos días del año saltaban del calendario.

Este año va a ser diferente. Hablo de mí ¡Claro! Porque este año me voy a dejar llevar. Nada de esperar grandes cosas, ni hacer muchos planes.

Que fluya la vida sin poner ninguna traba en su camino.

Dejaré que los amigos que quieran quedarse conmigo, se queden y los seguiré queriendo como lo he hecho hasta ahora. O quizá más, si es posible. Me resignaré a la pérdida de aquellos que decidan marcharse después de haberse dado un paseo por mi vida y  los seguiré queriendo, sino como un presente, como un bonito recuerdo.

Escribiré con la misma pasión y entusiasmo, pero no me pondré plazos, ni entregas, ni obligaciones. Disfrutaré con la creación, con el personaje, con la página en blanco y con la inspiración y sin ella. Escribiré porque es parte de mi.

Voy  a disfrutar de cada día, con la sensación de que estreno sus horas y que ellas están llenas de momentos para vivir sin que yo tenga que buscarlos.

Me dejaré llevar por el río de la vida disfrutando de la suavidad de la corriente y sin oponerme a ella.

Sí, sin planes, sin proyectos, sólo disfrutando del viaje.

Este año…

Este año, recordando al poeta, quiero despedir el año con vosotros y sólo un poema.

PORQUE YA ES TIEMPO

De olvidar la tristeza,
De fundir tus miedos,
De elevar el rostro,
Y mirar al cielo.
De saltar barreras,
De reír por dentro,
De hilvanar palabras,
Y morder el viento.
De morir luchando,
Por lo que creemos,
De inventar mil mundos,
Y agotar el tiempo.
De buscar caminos,
De expresar deseos,
De amar sin medida,
Y querer queriendo.

Brindemos por el año que empieza y, mientras las burbujas asciendan por mi copa, os dedicaré el mejor de mis recuerdos.

¡¡¡Un gran abrazo lleno de cariño y toda la felicidad que podáis desear!!!

De nuevo que suenen las campanas…

Y de nuevo que suenen, que suenen por todos nosotros…

Pero sobre todo por los que no podrán o no les dejarán celebrar estas fiestas, por los que no tienen un techo,  por los que han perdido sus hogares y vagan por los campos de refugiados, por los que han dejado atrás a sus seres queridos.

Por los que creyeron  en la paz y les ha estallado en plena cara la certeza de que no es fácil encontrarla pese a doblar muchas esquinas.

Por los que luchan por un mundo justo y aunque chocan contra la injusticia, la incomprensión, la prepotencia, la violencia y la insensatez, siguen en su lucha.

A todos y cada uno, os deseo toda la felicidad no sólo hoy, sino en cada minuto, segundo, días, de vuestra vida.

Que disfrutéis al lado de las personas que habéis elegido y que no os olvidéis de quererlas como si fuese siempre el primero y último día.

Y os dejo mil sonrisas para que suenen al tiempo que esas campanas. Porque sí, porque os las merecéis… y porque todos nos merecemos que suenen por nosotros.

De invierno…

Desde la loma veo la suavidad del crepúsculo que se enreda en la dureza de las ramas.

Todo arde.

La tierra, vestida de invierno, guarda en su seno la esperanza de la primavera.

Todo vive.

La noche, abre sus puertas para acogerte en su cálido regazo.

Todo duerme.

(Imagen de Pixabay)

Ya sé…

Que el negro no me favorece, pero así me estoy poniendo cuando veo que WP sigue haciendo desaparecer mis mensajes en blogs amigos.

Así que, de nuevo, ya sabéis buscadme en Spam mientras vuelvo a intentar que estos señores me hagan caso.

Y pensad que os recuerdo a todos porque aunque no veáis mis palabras,  si “mi ojo” 😃😃😃

 

¡¡¡Sed felices!!!

Leer con amigos…

Esta vez en Leer con amigos, os traigo a una autora a la que he seguido desde que empezó sus primeros pinitos en esto de la escritura. Con ella hice cursos de escritura e incluso hemos colaborado en ese libro que se publicó hace tiempo y que se llama “Así os ponemos los cuernos las mujeres”

El libro que os presento es “Ulises con alma ajena“.

Reyes García-Doncel (https://universointroito.wordpress.com),  autora de dos libros más “Sin noticias de Acuario” y “No soporto tu luz”, nos deja aquí la bitácora de un viaje muy personal. 

El viaje de una muchacha sevillana que, como tantos otros, se han visto obligados a abandonar su casa buscando la oportunidad que en su país no encuentran. Es el diario íntimo y personal de Candela. Su incertidumbre, nostalgia, esfuerzo y desesperación se plasman en este libro que nos hace vivir junto a ella todos los sentimientos que arrastra tras de sí, como aquella pequeña maleta roja.

En su viaje a Edimburgo, Candela se da cuenta, junto a sus muchos compañeros, que el futuro no es como lo había imaginado y que sus raíces se desdibujan mientras ella busca su lugar en el mundo a miles de kilómetros.

Un libro muy real que la autora trata con delicadeza y con una prosa poética, en algunos momentos, que te lleva a viajar con Candela y vivir sus experiencias.

Os invito a leer y a disfrutar de este diario que, por ser muy real os enganchará.

Suerte, Reyes, amiga mía!!!

Ficha Técnica. Título: Ulises con alma ajena. Autora: Reyes García-Doncel Editorial: Triskel Ediciones Diseño cubierta: Triskel Ediciones S.C. Ilustración Verónica Navarro.

 

Sensaciones

He cerrado la puerta tras de mi. Las calles se extienden mojadas por la lluvia y tapizadas por las hojas de los árboles. Parecen alfombras interminables que prestan un color dorado al paisaje. El aire aún es limpio y la cacofonía de ruidos se siente lejana. La ciudad aún no ha despertado. Camino despacio, sin prisas recreándome en la contemplación de su despertar. Las ventanas a mi paso se iluminan, como ojos que me observan.

Paso por delante de un banco de madera pintado con todos los colores de arco iris y un gato de piel negra y mirada redonda salta a mis pies. Camina un trecho a mi lado. Me ha elegido como su acompañante. Al poco se restriega contra mi pierna y me abandona. ¿Me habrá querido decir adiós?

El olor a pan recién hecho me asalta. Un muchacho con una gran bandeja de croissants sale de una furgoneta cercana. Se cruza conmigo y me sonríe. Sonrisa con croissant. Sólo falta el chocolate. Le sonrío.

Llego a la Gran Vía y me siento bajo los magnolios. Pocas personas pasan frente a mi, pero ninguna, como yo, puede  dejarse llevar por la luz que ya se perfila clara por el horizonte. Todas, caminan rápido.

Cierro los ojos y me pierdo en las sensaciones que me ofrece la mañana cuando aún es virgen.

Feliz semana, después de la lluvia con Eva Cassidy

 

 

 

En noviembre…


DOLOR

A veces, cuando rompe la noche,

el brillo enciende tus ojos,

el regalo de un dios desconocido.

A veces, cuando rompe la noche,

me inunda un mar turbulento

que me obliga a vagar por el olvido.

A veces, cuando rompe la noche,

se quiebra la lágrima,

en el cristal de mi impotencia.

A veces, y sólo a veces,

cuando rompe la noche,

se apaga la llama del dolor.

Y resucito en tu cuerpo.

(Imagen de Pixabay)