EL MUNDO EN TUS MANOS. Información importante para los autores participantes.

Una obra solidaria y muy esperada…

El Llamado

Nos encontramos ya en la recta final del proyecto de Scripto: El mundo en tus manos. Cien textos solidarios. 

Este sueño, ha sido posible gracias a los autores, fotógrafos e ilustradores que, desinteresadamente, han compartido su talento para darle forma a un libro muy especial y lleno de vida, con el que se beneficiará a la organización Médicos sin fronteras.

Sin embargo, no hubiera sido un proyecto completo sin la colaboración de una editorial dispuesta a darle esa forma tangible que haga posible que esté al alcance de todos.

El motivo de esta entrada es el de presentaros a dicha editorial, y el de haceros saber los pasos que están pendientes para que finalmente, El mundo en tus manos, vea la luz.

Por favor, autores, no dejéis de leerlo. Incluye información muy importante. ¡Gracias!

A continuación, una entrevista realizada a Carlos Aponte Gaona, uno de los dos propietarios de 

Ver la entrada original 2.306 palabras más

Anuncios

De dioses y héroes…

A través de la ventanilla veo el color verde de los olivos que se extienden como la marea, para encontrarse con el azul del mar Jónico coronado de espuma. El sol tibio de otoño nos deslumbra rodeando el paisaje de una cualidad casi etérea. La naturaleza, en todo su esplendor me hace sentir, una vez más, que formo parte de ella y ese pensamiento me envuelve como una segunda piel. Me abandono a a la sensualidad de un paisaje casi mágico y  deseo eternizarme en ese segundo.

Rastros de dioses y de héroes me envuelven y me hablan de guerras, misterios y leyendas en tiempos que parecen olvidados y que percibo como vivos todavía. Las piedras cuentan su historia y me dejo llevar por su voz que ya no siento lejana. La ambición, el odio, el poder, la victoria y la muerte lo encuentro grabado en cada peldaño,  columna o templo y la voz errante de la Sibila de Delfos  canta convocando al Oráculo.

Pero no necesito que mastique hojas de laurel, ni que aspire los extraños vapores que surgen de la tierra, porque no creo en su fuerza, ni en sus palabras, ni en la lectura de mi destino ya que sólo yo soy la artífice de ese destino.

Yo soy la que escribe en el libro de mi vida.

Aunque… sigo creyendo en los dioses y los héroes.

Poema en otoño…

Añoro la luz, el sol caliente y los días largos del verano, pero ahora llega la estación de los proyectos, los comienzos, los membrillos y las castañas frente al hogar, la lluvia, los ocres, dorados y rojos y la melancolía… Disfrutemos del otoño.

Cuando amanezca estarás aquí, conmigo
El pájaro, el viento y las nubes esponjosas
Esperarán la llegada del otoño
Momento de cambio,
suave color dorado de promesas,
que se convierten en lluvia.
Te acercas y me inunda,
Un sonido de hojas secas,
Quisiera perderme en tu mirada.
Vivir el silencio de un tiempo que soñamos.
Pero  sólo la brisa me acompaña
Y el otoño, como un compañero casual
Deja ocres en los senderos que pisamos.

Feliz tiempo de otoño con Natalie y la dulzura!!!

Certezas…

Estoy sentada en la terraza pero no veo el mar, el paisaje verde de árboles ocupa mi horizonte. Oigo el rumor del tráfico mientras tomo un café, de esos tan amargos, que casi hacen acudir las lágrimas a los ojos. Respiro su aroma y dejo que el líquido oscuro baje por mi garganta mientras me obligo a reconocer que hay situaciones que han cambiado tanto que no se pueden negar.

Personas a las que te has sentido unidas en tantos momentos de tu vida y que ahora pese a que sigues compartiendo instantes, te das cuenta que no tienen ninguna relación contigo. Sus intereses vitales, sus ideas políticas, religiosas, su vida, está tan alejada de la tuya que te preguntas… ¿Qué ha pasado? ¿Porqué el tiempo y sus encrucijadas nos enviaron por caminos distintos y tan separados? ¿Porqué en este momento y no en otro te has dado cuenta de ello?

Y no sabes, no puedes o en el fondo no te interesa ya encontrar respuestas. Lo único que deseas es pasar página sin melancolía, sin tristeza y aceptar que la vida fluye para todos y que “nadie se baña dos veces en el mismo río” como dijo Heráclito.

Son certezas que en esta mañana disfrutando del verano todavía caluroso, me obligo a reconocer mientras sigo tomando mi café.

Leer con amigos…

Hoy en este pequeño espacio de Leer con amigos, quiero traer le novela de no sólo de una amiga querídisima, sino de una escritora que con el tiempo está llegando a una madurez en su obra que ya me gustaría a mí ser capaz de emular.

Ayer fue la presentación de Violeta mara… mara… maravilla!!! Y su autora no es otra que VioletaFelicitas Rebaque (/https://felicitasrebaqueblog.wordpress.com).

En esta ocasión Felicitas nos regala una historia difícil de tratar, porque difícil es plasmar los sentimientos de esas personas que llamamos “diferentes” pero cuyos deseos son los mismos que los nuestros, aunque el camino para conseguirlos sea mucho más complicado.

Es la historia de Jacobo y Violeta, una niña afectada por el Síndrome de Down y que marca un antes y después en la vida de él, pese a no darse cuenta hasta pasados los años.

Los personajes salen de las letras de Felicitas claros y definidos, parecen creados para estar allí justo en aquel momento y aquel lugar y así se comunican con nosotros, desde la naturalidad y la realidad.

Un libro tierno, a veces duro, sincero y que a mi, por lo menos, no me ha dejado indiferente. Os lo recomiendo.

Suerte, amiga mía, con esta obra que es una de las más bonitas que has escrito.

Regreso y ella… se queda.

Si, ella, la veleta, la que te abandona en el momento más inesperado. La inspiración, a la que crees haber convencido para que camine a tu lado. ¡Pues no! Ella se ha quedado por ahí tonteando mientras tú preparabas el equipaje.

Aunque no le reprocho que se quedara, porque en ese otro tiempo el cielo tenía unos tintes de azul que atrapaban tu mirada, el mar rizado de espuma seguía contando historias de barcos y de piratas y la sal, sobre la piel, creaba caminos imposibles mientras el mirlo de pico amarillo, fiel a su cita de cada año, te provocaba con su trino desde la palmera que es su hogar.

Pero por su culpa, yo le había prometido a Paloma (https://palomamzs.wordpress.com) dejarle por aquí un poema de agosto y, ya veis, se lo dejo en septiembre y además, tamaño “mini”.

En la mañana la mar duerme
Sinfonía de suspiros al sol
En la quietud de la tarde
El aire huele a mariposas
La noche respira
Bajo un manto de estrellas
Todo es calma
En los días de agosto.

Sé que volverá en cualquier momento, igual que he regresado yo, pero de momento la página frente a mi, luce un blanco que me deslumbra.

Regresé contenta de encontraros por aquí.

Un poema en julio…

Acaba julio con las lluvias en el norte y el calor en el sur. Me he rodeado de árboles y soledad mientras mi mente y mis manos buscaban un respiro en la tarea de vivir cada instante y ser capaz de disfrutarlo.

Le digo adiós a julio y regreso al mar, allí donde está mi casa, pero antes de que se acabe os dejo con el sabor de la música y la poesía.

Tus ojos hablan de ti, de mi,

de un verbo posesivo,

de un infinito declinado.

de deseos escapados,

de luchas en territorios devastados,

de heridas marcadas por el tiempo.

Hablan de pensamientos encontrados,

de sueños sin futuro, ni pasado,

de caminos perdidos y evitados.

de ti, de mi,

del tiempo rescatado,

de otra vida que hemos olvidado.

El solsticio de verano y la magia…

Venid, acercaros, las llamas inundan el aire y ya se anuncian Las Puertas de los Hombres que se abrirán para descubrirnos la magia y la fantasía que despertaran para mostrarnos que los deseos se pueden realizar en esta noche mágica.

Se encenderán las hogueras y mientras arden, el fuego consumirá todo lo antiguo y desaparecerá purificado por él.

La luna desde lo alto alumbrará a los espíritus puros que iluminaran nuestro camino y nos transmitirán su luz.

La tierra se verá bendecida y las puertas de la tierra nos mostrarán algunos de sus secretos mientras que las muchachas enamoradas se bañarán en el rocío.

Saltaremos la hoguera por tres veces y el fuego no nos alcanzará porque la leyenda nos protege.

Feliz verano a todos y dejaros llevar por la magia!!!

Yo creo…

Creo que hay personas que llenan tu vida y hay otras que incluso la llenan cuando no están.

Sentada en una cafetería me he entretenido viendo como el sol pálido de esta primavera tardía, desaparecía perseguido por las nubes negras de tormenta. La oscuridad también ha empañado mis pensamientos y he regresado a tu memoria como tantas veces lo he hecho desde que te fuiste, con esa despedida tan terrible, como definitiva.

La lluvia, sigue dibujando los recuerdos de aquellas tardes de primavera madrileña cuando el agua dibujaba senderos sobre los cristales y la vida parecía eterna o quizá pensábamos que lo éramos nosotros. No queríamos creer que nada era eterno y si, en algún momento, pensamos que sí,  nos reímos porque nuestra amistad se vestía con los mismos hilos con los que se tejen los sueños cumplidos.

Llenaste mi vida de amistad, de risas, de discusiones, de sueños, de lluvia brillando  en el asfalto mientras recorríamos las calles sin ningún destino. Le echamos un pulso al destino y perdimos. Me dejaste, mientras caminabas hacia ese lugar del cual dicen que no se vuelve nunca, pero cuando la lluvia cae con la misma intensidad que se dibujaba en tu mirada, vuelves para soplarme al oído lo que intento no olvidar.

Que sigues viviendo en mi vida igual hoy que entonces, amigo mío.

 

No hay tristeza, sólo algo de nostalgia,  sensación física de lo efímero, doblar esquinas envuelta en recuerdos que se diluyen como la niebla de esta primavera tardía.

 

 

Que no existe…

Hay mañanas que merecen ser recordadas, algunas veces no sabes porqué pero hay otras veces que ese recuerdo resulta tan evidente que, sin que te lo propongas vuelve a tu mente a lo largo del día.

Hoy, es una de esas mañanas.

He abierto la puerta de la terraza al mar, al sol, al día y lo que he contemplado tenía una belleza tan serena que la sensación física de placer me ha empezado en las uñas de los pies y ha llegado en oleadas hasta la nuca.

Y es ahí cuando casi deseo morir por no poder trasladar al  papel todo lo que siento, veo, disfruto. No soy capaz de atrapar tanta belleza y la comunión perfecta que experimento ante los tonos maravillosos del azul, del aire limpio que transparenta las hojas de las palmeras, del trino que, como una canción, se desliza por mis oídos.

Y entonces, llega ese instante mágico por lo imprevisto, en el que haría un pacto con el diablo por encontrar ese vocabulario perfecto, ese instante inexistente en el que todo está permitido. Quizá descubrir el acorde desconocido, practicar sexo con quien no está permitido, viajar a la luna en un rayo de sol mientras suena la música de Norah Jones, invocar a las musas para que me confiesen su secreto.

Luz de sol que me acaricia, aroma de café, voces que me llaman. Se ha roto la magia… volverá otro día.