Yo creo…

Creo que hay personas que llenan tu vida y hay otras que incluso la llenan cuando no están.

Sentada en una cafetería me he entretenido viendo como el sol pálido de esta primavera tardía, desaparecía perseguido por las nubes negras de tormenta. La oscuridad también ha empañado mis pensamientos y he regresado a tu memoria como tantas veces lo he hecho desde que te fuiste, con esa despedida tan terrible, como definitiva.

La lluvia, sigue dibujando los recuerdos de aquellas tardes de primavera madrileña cuando el agua dibujaba senderos sobre los cristales y la vida parecía eterna o quizá pensábamos que lo éramos nosotros. No queríamos creer que nada era eterno y si, en algún momento, pensamos que sí,  nos reímos porque nuestra amistad se vestía con los mismos hilos con los que se tejen los sueños cumplidos.

Llenaste mi vida de amistad, de risas, de discusiones, de sueños, de lluvia brillando  en el asfalto mientras recorríamos las calles sin ningún destino. Le echamos un pulso al destino y perdimos. Me dejaste, mientras caminabas hacia ese lugar del cual dicen que no se vuelve nunca, pero cuando la lluvia cae con la misma intensidad que se dibujaba en tu mirada, vuelves para soplarme al oído lo que intento no olvidar.

Que sigues viviendo en mi vida igual hoy que entonces, amigo mío.

 

No hay tristeza, sólo algo de nostalgia,  sensación física de lo efímero, doblar esquinas envuelta en recuerdos que se diluyen como la niebla de esta primavera tardía.

 

 

Anuncios

Que no existe…

Hay mañanas que merecen ser recordadas, algunas veces no sabes porqué pero hay otras veces que ese recuerdo resulta tan evidente que, sin que te lo propongas vuelve a tu mente a lo largo del día.

Hoy, es una de esas mañanas.

He abierto la puerta de la terraza al mar, al sol, al día y lo que he contemplado tenía una belleza tan serena que la sensación física de placer me ha empezado en las uñas de los pies y ha llegado en oleadas hasta la nuca.

Y es ahí cuando casi deseo morir por no poder trasladar al  papel todo lo que siento, veo, disfruto. No soy capaz de atrapar tanta belleza y la comunión perfecta que experimento ante los tonos maravillosos del azul, del aire limpio que transparenta las hojas de las palmeras, del trino que, como una canción, se desliza por mis oídos.

Y entonces, llega ese instante mágico por lo imprevisto, en el que haría un pacto con el diablo por encontrar ese vocabulario perfecto, ese instante inexistente en el que todo está permitido. Quizá descubrir el acorde desconocido, practicar sexo con quien no está permitido, viajar a la luna en un rayo de sol mientras suena la música de Norah Jones, invocar a las musas para que me confiesen su secreto.

Luz de sol que me acaricia, aroma de café, voces que me llaman. Se ha roto la magia… volverá otro día.

Un poema…

Quédate conmigo y pintaré de carmesí las flores del jardín,  dejaré versos entre tus manos en las tardes de verano y entre luna y luna escribiré una canción.

Quédate conmigo junto al mar, y cuando las verdes olas digan tu nombre, lo lanzaré al viento y sembraré el espacio con tu risa loca.

Quédate conmigo y entre las sábanas que recuerdan tu aroma y tu pasión, mis piernas se enredarán en tu cintura.

Quédate conmigo y vibrará la tierra, porque el destino nos eligió unidos y cruzó nuestros caminos mientras la vida soñaba.

 

Una semana negra…

Si pudiera escoger un color para pintar la semana pasada,  sin duda sería el negro. Igual de negro que veo el horizonte sin no cambian las cosas y pronto. Porque si no es así, las mujeres empezaremos a saber lo que significa la palabra miedo. Miedo de vestir de una determinada manera, de sonreír a un extraño, de decidir con quien estamos o no, porque sino sentimos ese miedo, podemos acabar en una tumba.

Alguna vez desconecto e intento pensar en todo aquello que es bello y me serena, pero la realidad se obstina en interferir cuando leo un periódico, veo la televisión u oigo una conversación de sobremesa.

No deseo alejarme de lo que me rodea, pero en algunos momentos lo que ocurre es tan sórdido y deprimente que necesito un esfuerzo añadido para aferrarme a la esperanza que sé que existe. Quizá la próxima vez que vea el vuelo de una mariposa…

El miedo, 

despertó en la mañana

y buscando su sentido,

las palabras viajaron

por oscuras oquedades.

La furia,

intento encontrar a la razón,

en vano,

y el corazón extendió sus manos

para encontrar la nada”

Espero, confío y deseo que la semana que empieza tenga otros tintes.

WordPress… y yo.

Esto parece la historia interminable. Sigo pidiendo una solución a WP y no me hacen ni caso. Primero en castellano y luego en ingles. Me siento como una amante abandonada e ignorada (bueno, quizá no tanto, pero si muy fastidiada).

Los comentarios que hago en algunos blogs, ni aparecen y aunque pueda ser una tontería, eso me molesta. Poner un “me gusta” (eso si me lo permite) está bien, pero yo prefiero algunas veces ese comentario que va más allá y que hace sentir a la persona a la que va dirigido que te ha provocado una reacción.

De esta forma no le puedo decir a Julie Sopetran que su poesía me conmueve profundamente, a Johan Cladheart que me resultan muy interesantes sus entradas, a María Bilbao que sus fotos y como describe lo que ven sus ojos, me fascina, a Laacantha que sonrío cuando le leo, a el corazón del mar que me conmueve, a María Miguez que la sigo con entusiasmo, a Icástico que me enganchan sus escritos, a Carlos Montalleri y sus historias de caballeros y damas…

Y así una lista importante de blogueros a los que sigo. Por eso y aunque sé que en algunos casos, no sirve de nada, buscarme en spam hasta que WP decida honrarme con su atención.

Ahora, queridos, os dejo con Bowie y Wild is the Wind, una canción maravillosa.

Llegó el lunes… y la poesía.

Hundió los pies en la arena

mientras el agua tocaba una canción.

Sus huellas dibujaron la esperanza

y no sintió remordimientos

por haberle robado un suspiro al tiempo.

Tan sólo abrazó la soledad que la rodeaba

con la suavidad de los recuerdos

y siguió su camino.

La luna,

dejó una lágrima tras ella.

!!!Feliz lunes de primavera, amigos!!!

Palabras disidentes.

Israel (eldestrio.wordpress.com) me hace un regalo. Sólo fue un, como dice él, comentario escueto, pero ha captado todo el sentido de lo que yo le proponía. Pasión, sensibilidad, disidencia… Gracias, Isra!

Historias a Medida

La llamada le sobrevino mientras arrastraba su vieja pluma Parker por otro erial nevado al que sabía que nunca le llegaría la primavera del éxito. Palabras sembradas en otro folio más predestinado a terminar de ocupa en una papelera, ya fuera arrugado en la que había bajo la mesa, o puede que encuadernado para abultar con clase en alguno de esos vertederos de ilusiones que vacían cada noche las limpiadoras de las editoriales.

Ni siquiera recordaba haberse presentado a ese concurso, tan solo uno entre docenas. O cientos tal vez, boletos de una lotería inútil de la que los continuos fracasos no lograban rehabilitarla. Ni desde luego esperaba el imposible que ahora le estaban contando. Colgó. Tardó unos cuantos minutos en poder cambiar la Parker por un teclado.

Los pasajes llegaron por mensajero antes de que bajara de la nube, quizás para impedir que los pies hollaran de nuevo el…

Ver la entrada original 455 palabras más

Tú que escribes…

Esa es la frase con la que empiezan. Sí, tú que escribes podrías expresar esto o aquello con más facilidad…

Y esta vez, me pidieron que escribiera sobre la amistad.

Me quedé pensando y me pregunté… ¿como decirles que…?

La amistad es tiempo, dedicación, cariño. Que igual que le abres la puerta para que entre, tienes que volverla a abrir cuando quiere salir por ella. Y que duele y te resistes, pero que no deja de ser importante el tiempo que le has dedicado porque esos instantes siguen siendo bellos. Que hay amistades que se desatan en un segundo, con una mirada, el contacto de una mano, una frase y que hay otras que se labran después de mucho tiempo. Que las hay que duran  muy poco pero contienen mucha intensidad y las hay que duran toda una vida. Las que se van y regresan. Las que se van y no lo hacen. Las que no has mirado nunca a los ojos, pero sabes como son. Las que te buscan y te encuentran siempre. Las que buscas y encuentras, también. Las que volverás a encontrar en otra vida que pudiera existir…

¿Cómo decirles que…?

Es difícil escribir sobre la amistad, porque la amistad se siente, se experimenta, se vive!!!

 

Acepta…

Acepta solo…

Acepta que, algunas veces las cosas se acaban, porque realmente no tienen futuro o no son lo suficientemente auténticas para sobrevivir.

Sabia recomendación para empezar la semana con optimismo!!!