De la misma materia de los sueños…

Y dice Shakespeare en La Tempestad,  una obra llena de magia:

Ahora, nuestro juego ha terminado. Estos actores, como les dije, eran sólo espíritus y se han fundido en el aire, en la levedad del aire; y, al igual que la ilusoria visión que representaban, las torres que coronan las nubes, los lujosos palacios, los solemnes templos, el gran globo mismo, sí, con todo lo que contiene, se disolverán y, como estos desvanecidos pasajes sin cuerpo, no dejarán rastro.

Estamos hechos de la misma materia de los sueños y nuestra breve vida cierra su círculo con otro sueño.

¿Estamos hechos de esa misma materia?, me pregunto. Quizá lo que pensamos que es la realidad, tan solo es un sueño en el que sufrimos, amamos, respiramos y reímos y su fragilidad es tal, que al desaparecer el sueño desaparecemos con él.

Los sueños son demasiados etéreos, frágiles, leves. Nubes pasajeras, inquietas, que se desvanecen como los suspiros.

Prefiero hacer de mi vida un sueño y no vivir soñando.

 

 

 

 

Leer con amigos…

Antes de leer el libro que os traigo hoy, tuve que buscar la definición  de chamuyo en el diccionario castellano y allí encontré que su significado es: palabra que tiene el propósito de impresionar o convencer, un susurro.

En este caso, impresionarme me ha impresionado profundamente y es que el “Chamuyo poético (Puro verso) de Verónica (https://veronicaboletta.wordpress.com) te deja con la sensación de haber probado una fruta entre dulce y amarga, pero sobre todo con ganas de dejarte seducir.

Verónica maneja las palabras con una sonoridad de agua que repiquetea sobre el cristal, con unaVeronica Boletta intensidad que atraviesa la piel para anidar en nuestros sentimientos.

“Contundente

tu cuerpo

impone sueños.

Mis cadenas

rotas

aprenden a volar.

Dice la poetisa.

Y yo, después de haberlo leído, os lo dejo como un regalo para todos los que amáis la poesía y para los que queréis acercaros a ella.

 

Regreso hilvanando recuerdos…

Sí, poco a poco, igual que cuando reúnes esos trocitos de colores en un patchwork. Recuerdos que sabías no olvidados, pero que se habían relegado a lo más profundo de la mente. ¿Para no sufrir? Quizá!!!

Porque así llegaron aquella tarde, en que bajo las columnas del pórtico acudieron como conjurados por no sé qué espíritu.

Volvía el atardecer. Yo, con mi  libro entre las manos y tú con tu eterno sombrero sobre los ojos, haciendo la siesta sobre la hamaca  El aire era leve, tan leve, que todo podía parecer un sueño en blanco y negro. Las moscas revoloteando y las rosas lanzando su imposible olor a primavera.

Hubiera querido alargar mi mano y guardar la esencia de aquel instante en mi puño. Pero, en ese momento no lo hice, y ahora pasado el tiempo, regreso a ese lugar y compruebo que tu hamaca se balancea impulsada por la brisa, que mi libro está cerrado,  que las rosas siguen frescas pero ya no me emociona su olor.

Cierro los ojos y en mi recuerdo la hamaca se hunde por tu peso, mi libro se abre de nuevo y el sombrero se impulsa al ritmo de tu respiración.

Y entonces, entonces, el dolor me recuerda que tu ausencia es tan definitiva como lo son todas las muertes.

Y me cubro con esa manta hecha de recuerdos y sonrío de nuevo, porque sé lo que a ti te gustaba mi sonrisa.

Y así os la regalo… a mi regreso.

El Año de Paul Auster…

Siempre ha sido uno de mis autores favoritos desde que hace tiempo leí su libro “El libro de las ilusiones”

libro de las ilusiones

En  su 70 aniversario nos llega su nuevo libro 4321 y con él su regreso después de siete años de silencio.

Ya sabéis que me gusta leer y que todos los géneros me fascinan, pero en el caso de Auster, cuando leo, siempre tengo la sensación de bucear en lo más profundo del alma humana. De sus sentimientos más íntimos y en algunos casos, inconfesables.

El autor deja en su obra sus obsesiones sobre el papel del azar y sus coincidencias.

Poeta profundo, escribió versos como estos:

De sombra a sombra

“Contra la fachada del atardecer:
sombras, fuego y silencio.
Ni siquiera silencio, sino su fuego,
la sombra
que arroja un respirar.

Para entrar en el silencio de este muro
debo dejarme atrás a mi mismo”

Paul Auster nos lleva a disfrutar, de nuevo, del placer de la Lectura. De las tardes largas cuando con un libro en la mano, nos dejamos llevar por la historia y por los personajes, creados por un escritor sin igual., que cuando le preguntaron qué era para él escribir, dijo.

“Para mí, escribir no es una cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia”

Aquí os dejo mis impresiones y si he conseguido que os enamoréis un poco de Auster, me encantará.

La tarde…

La luz desciende como oro líquido y arranca un susurro de las hojas que duermen. Oigo el sonido de la tarde que despide el día suavemente, como un cuchillo caliente penetrando en la mantequilla.

La vida que, hasta ese momento, bullía a mi alrededor, se ha recogido en si misma y el sueño con pasos lentos ha llegado hasta mi cama.

Me pregunto si tu llegarás con el sueño o quizá, solo formas parte de él. No sé si fue la distancia o las letras lo que me acercó a ti, pero la realidad de tu existencia es tan avasalladora, que la siento como una huella indeleble en mi piel.

Cuantos fueron los caminos que recorrí para encontrarte, las heridas que tuve que cerrar para llegar a conocerte, a que oscuro rincón de mi mente me alejé intentando olvidarte.

Todo se recoge en esta tarde incendiada, que me habla de ti y me recuerda que no es suficiente con amarte para que te conviertas en realidad.

“Y allí, detrás de la sombra de la luna,

Nos encontraremos.

Te regalaré los caminos que construimos,

Los hilos invisibles que nos unieron,

La certeza de que te amo,

Y la locura de saberlo”

María G. Vicent ©

 

(Imagen de Pixabay)

Leer con amigos…

Hacía días que no os dejaba por aquí uno de esos libros que voy leyendo y que me llegan a través de amigos blogueros que deciden lanzarse a la publicación de sus obras.

Son muchos y muy buenos, por eso me encanta cuando puedo dar aquí mi opinión sobre su obra, que, dicho de paso, es la mía y no quiere decir nada más que… me ha gustado de una manera u otra.

El libro de hoy es un libro de poemas muy especial escrito por Libe Li (http://libelia.blogspot.com.es/) una buena amiga y una excelente poetisa, que deja el alma y la piel en cada verso de sus poemas.poetame_libe_li

“No encontré mi norte,

ni recé, ni soñé, ni lloré.

Viví.

Y en ese corto instante sentí,

sentí la vida entera”

Dice la autora.

Y con estas palabras nos ata a su poesía que envuelve con una sensualidad que deriva en deseo, en pasión descrita en verso y en erotismo que traspasa la piel.

Ha dicho su editor:

“Después de muchos años, este poemario sale a la luz y en él se recogen aquellas hojas sueltas y cuadernos manuscritos que han permanecido guardados hasta este momento en el que se abre al mundo y su alma se desnuda para todos nosotros”

Un estupendo desnudo el que nos ofrece Libe y que tiene que ser leído.

Os lo recomiendo… disfrutaréis.

Buena lectura, amigos.

 

Te apetece un libro…?

Esta entrada fue publicada por un buenísimo amigo, Josep, (https://diariodepalabras.wordpress.com/) allá por el 2013.

Hoy, años después vuelve a publicarla de nuevo y eso me lleva a pensar que…

Dicen que por las redes, te puedes encontrar de “todo”, pero yo  puedo decir que si han llegado personas a mi vida a través de este medio, han sido siempre buena gente. Y no solo eso, algunos se han convertido en personas indispensables en mi vida.

Y ese es el caso de Josep. Un imprescindible amigo, una persona interesante, divertida, culta y tierna.

Gracias, Josep, si la vida es interesante se debe a que en cada vuelta de esquina, tienes la posibilidad de encontrar personas como tú.

 

 

Entrada publicada originalmente el  1 de agosto de 2013.

Mañana empieza mi periodo, no mujer, me refiero al periodo vacacional y me llevo algún libro para leer, este además lo tengo firmado por su autora, cosa que lo hace mucho más interesante… Te recomiendo que leas a esta escritora, verás que te va bien para la vista, para la mente y para el corazón… 

.

…me preguntas por un libro…? Para cuando, para leer este verano…? Pues podría recomendarte cualquiera de los autores de primera fila, tengo las últimas novedades tanto en relato como en novela… O tal vez prefieras una de esas eróticas… de cualquiera de las muchas que están en esa estantería… sí, esas. Pero también podría recomendarte una autora novel, aunque ya haya firmado como suyo más de un libro… te cuento…

Título:En clave de Pasión desde Marylebone.

Autora: García Vicent, Maria José
Editorial: Letra…

Ver la entrada original 392 palabras más

Agradecida…

Sí, muy agradecida a La Guarida del Lápiz y Papel (https://laguaridadellapizypapel.wordpress.com), un blog en el que participo, por este bonito premio que me regala.

Los premios son, para mí, además de una muestra de cariño, un empuje para intentar hacer mejor las cosas.

Gracias a Greg, Mía… y a todo el equipo que está tras él y que ha trabajado para nosotros. Y, como no, a todos los que han concursado conmigo.

Aquí os lo dejo, amigos míos…

Infinito perfecto

Te quiero,
en cada letra de tu nombre,
en el suspiro de tu sueño,
en cada paso que dibujas, como un eco.

Te quiero,
en ese momento único
antes de que desaparezca,
engullido por el tiempo.

Te quiero,
cuando amanece la mañana y su velo,
en el atardecer dorado como un sueño,
en la noche fundida con mi verso.

Te quiero,
rozando tus líneas con mis dedos,
fundido contigo y tu deseo,
ardiendo más allá de nuestros cuerpos.

Te quiero,
ocho letras, y un infinito perfecto.

Autor: María G. Vicent

Poetizo en un miércoles…

Cayó la noche,

me iluminó la luna, 

Sonrieron los hombres de mi vida.

Encontraste el amor?, me preguntaron.

Sí, entre vosotros lo dejé.

Ahora,

estoy desnuda”

Un día para oír la voz deliciosa de Natalie Merchant.

 

 

Mira mis manos, lo necesito todo, la dulzura, la luz, la oscuridad, las promesas rotas pronunciadas como plegarias. El abrazo, una canción de cuna, un beso…

Para Carlos (https://bymoya.wordpress.com/) que le gusta Natalie.

Lo que impacta y Todorov…

Buscar las noticias que más impactan, vomitarlas con sensacionalismo barato para reflexión de quien lee y escucha, pero… y después, ¿qué pasa después cuando la noticia que levantaba ampolla y sigue levantándola, se olvida y se busca otra porque la anterior ya no es de actualidad?

Pues ocurre que la tragedia, el dolor, el sufrimiento siguen vivos mientras la vida continúa.

Y os preguntaréis a qué viene esta reflexión mía.

Veo esos campamentos llenos de refugiados que se han jugado la vida cruzando el mar  y buscando nuestra solidaridad. Que han dejado su país, su familia en muchos casos, sus bienes, su vida entera y me invade una sensación de rabia que no puedo controlar al comprobar que les hemos dado con la puerta en la nariz. ¡Qué pena! Y nos llamamos humanos.

Pero siempre aparece un salvavidas para esa sensación de rabia e impotencia.

Oigo, a través del blog de Cristina, el discurso de agradecimiento por el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en el 2008, que recibió Tzvetan Todorov y, de alguna manera, me reconcilio con nuestro género porque veo que aún hay personas públicas que pueden mover conciencias y que lo hacen.

Leo frases como estas:

 “El extranjero no solo es el otro, nosotros mismos lo fuimos o lo seremos, ayer o mañana, al albur de un destino incierto: cada uno de nosotros es un extranjero en potencia”,

“Por cómo percibimos y acogemos a los otros, a los diferentes, se puede medir nuestro grado de barbarie o de civilización”

“Ser civilizado significa ser capaz de reconocer plenamente la humanidad de los otros, aunque tengan rostros y hábitos distintos a los nuestros; saber ponerse en su lugar y mirarnos a nosotros mismos como desde fuera”

La tristeza es la misma, pero cuando sientes como piensa Todorov, sabes que pasará el tiempo y seremos capaces de entender que la persona diferente no es nuestra enemiga, sino que nuestra enemiga es la incomprensión, la cerrazón mental y la intolerancia.

Yo, por lo menos, necesito tener fe en que eso ocurrirá.

Por si os interesa, aquí os dejo el enlace:

http://verne.elpais.com/verne/2017/02/08/articulo/1486561307_927301.html?id_externo_rsoc=FB_CM